Mientras dure este modelo, habrá tasas que “harán quebrar a muchos sectores»

Lo aseguró el ex presidente del Banco Central, Aldo Pignanelli, en diálogo exclusivo con Comercio y Justicia, en el que que se refirió -entre otros temas- a las alianzas para las próximas elecciones y a la prolongada caída del consumo interno. Además, destacó la labor del gobernador Juan Schiaretti

Por Cecilia Pozzobon- cpozzobon@comercioyjusticia.info

En el marco de la presentación en sociedad del Instituto de Estudios en Derecho, Economía y Sociedad (Iedes), que pretende ser un espacio para la difusión, promoción y construcción de conocimiento vinculado con problemáticas jurídicas, económicas y sociales, disertó ayer en la ciudad de Córdoba el ex presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA), Aldo Pignanelli, quien se refirió a los desafíos de la economía argentina y desarrolló sus perspectivas respecto del escenario actual y el que se viene en 2019.
En diálogo con Comercio y Justicia, que auspició el conversatorio, Pignanelli se refirió a sus proyecciones sobre la actividad económica, la tasa de interés que fija el BCRA y las alianzas con vistas a las próximas elecciones.

-Hay economistas que prevén que la recuperación comenzará en el segundo trimestre de 2019; otros, los más optimistas, dicen que ya comenzó por las provincias limítrofes, y que el turismo y la cosecha harán el resto. ¿Cómo lo analiza usted?
-Los economistas que hablan de la recuperación en el segundo trimestre de 2019 son los mismos que vienen sosteniendo desde enero de 2016 que se va a reactivar la economía en el segundo semestre, y ya “se comieron” tres segundos semestres en la gestión de Mauricio Macri. Hablar de que se va a reactivar gracias al campo y al turismo es desconocer la situación, o tener mala intención, porque el campo representa algo así como 10% del PBI y, si bien es bienvenida una recuperación del campo, no es suficiente, porque la población urbana, que es más de 80% de la población argentina, no va a sentir los beneficios.

En segundo lugar, el turismo representa algo así como uno por ciento del PBI, porque tenemos que hablar del turismo receptivo, el de los extranjeros, que ellos suponen que se va a reactivar por la devaluación, pero eso es mucho más lento. Si bien va a mejorar la balanza deficitaria del turismo -que este año va a mostrar un rojo de 8.000 millones de dólares y se prevé para 2019 un déficit menor-, es un rubro que representa un porcentaje mínimo en el PBI.
En cambio, los grandes sectores -que representan 80%, como el consumo interno, junto con las pymes y los comercios- van a tener una fuerte caída durante todo el año que viene porque hay un problema de retraso salarial; va a haber un problema con el tipo de cambio y una fuerte fuga de capitales y también una fuerte caída en las inversiones que representa 16% del PBI, no sólo las privadas sino también las públicas que van a contraerse 20%. Argentina no tiene por dónde crecer lo suficiente. Por eso las estimaciones para el año que viene dan una caída de dos por ciento del PBI que se debe sumar a la baja de tres por ciento que sucederá en este 2018.

-¿Qué proyección hace respecto de la tasa de referencia del BCRA a la que las pymes y las grandes industrias le achacan gran parte de la responsabilidad de esta recesión?
-La tasa de interés es un elemento más de un modelo económico que le da prioridad al negocio financiero por sobre el productivo. En la teoría monetaria, la tasa de interés esperada es la inflación estimada para los próximos meses más una renta de entre ocho y nueve por ciento anual. Por lo tanto, si en 2019 se estima una inflación del orden de 30% a 35% y se le suma la renta, la tasa de interés va a dar por sobre 40%. Ahora, esta tasa es la pasiva que pagarán los bancos a los ahorristas, o el BCRA y las letras de la tesorería de la Nación a los bancos del mercado. Si una pyme, un comercio o empresa mediana recurre al crédito, esa tasa prácticamente se duplicará, producto del spread bancario, más los costos de encaje y las comisiones bancarias, por lo que debemos prever para el año que viene y todo el tiempo que dure este modelo que privilegia lo financiero, altas tasas de interés que van a mandar a la quiebra a muchos sectores.

-Ya se van definiendo algunas alianzas para las próximas elecciones ¿cuál cree que será el resultado?
-Por ahora veo dos candidaturas firmas: una es la del oficialismo, con Mauricio Macri. Pero creo que, a medida que nos acerquemos a la fecha de fijación de alianzas -que será en marzo o abril del año que viene-, si sigue la caída tan estrepitosa de la imagen del Presidente, Cambiemos va a buscar otra candidatura que podría ser la de actual gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, aunque también está sufriendo la caída en su imagen, porque la arrastra Macri. Por otro lado, tenemos la alianza del Peronismo Federal en donde importantes gobernadores se acaban de reunir con Miguel Ángel Pichetto y Sergio Massa y seguramente se van a agregar más gobernadores e intendentes de todo el país, para ofrecer un peronismo que sin dudar, puede ser la opción que termine con la grieta que está quebrando al país.
En el caso de Córdoba, la veo con un rol importantísimo en este Peronismo Federal, no sólo por su gobernador Juan Schiaretti -quien está haciendo una excelente gestión y ojalá lo tuviéramos como candidato a Presidente aunque lo veo difícil- sino también por todo su equipo, en el que hay excelentes profesionales a los que me parece que ya les queda chica la gobernación y pueden apuntar a un gobierno de unidad nacional que signifique una opción clara que pueda darle una alternativa de victoria y cambio en serio a esta Argentina.

Artículos destacados