Mañana Cristina recibirá a las entidades del campo

Mañana al mediodía, las cuatro entidades agropecuarias se encontrarán con la Presidenta para comenzar con el diálogo. Se trata del primer encuentro luego de que los productores anunciaran una tregua por treinta días para desarrollar una agenda de trabajo junto al Gobierno.
La comunicación a los ruralistas llegó minutos antes de que los principales referentes del campo participaran de una misa oficiada por el cardenal Bergoglio en la Basílica de Luján. Durante el día se había conocido la impaciencia entre las filas ruralistas; incluso se llegó a afirmar que se rompería la tregua.
La invitación fue la señal que calmó las aguas. “Es un buen gesto de la Presidenta de la Nación, algo que estaba siendo muy esperado por todo el país, por el pueblo”, dijo el titular de la Federación Agraria Argentina, Eduardo Buzzi, y agregó: “Lo que esperamos es que los anuncios para devolver retenciones a los productores tengan más precisiones”.
Por su parte, economistas del Plan Fénix sostuvieron en un comunicado que “el modelo de país a construir debe combinar, necesariamente, las ventajas comparativas naturales del agro con una creciente capacidad industrial”. En el escrito se recalcó que el país debe crecer “apoyado sobre la innovación tecnológica y con la prioritaria reducción de la brecha social”.
Analizó que el debate sobre las retenciones a las exportaciones surge “como consecuencia de la superación de la emergencia económica tras un largo período de exigentes desafíos”. “Es el momento de mirar hacia adelante, hacia el mediano y largo plazo, apuntando a resolver los desafíos estratégicos que debe enfrentar la Argentina”, dijeron. Al respecto de las retenciones: “La apropiación social de la renta proveniente de recursos naturales constituye una práctica universalmente aceptada”. No obstante, reconocieron que el sistema no permite discriminar los diferentes productores según su escala. Además, señalaron que el Gobierno debería asegurar que en la mesa de diálogo “no pueden faltar los trabajadores rurales permanentes y temporarios, tanto formales como informales, las entidades vinculadas con la agricultura familiar, la conservación ambiental y los consumidores”, aseveró El comunicado del Plan Fénix.
El problema a enfrentar es complejo y excede las fronteras nacionales: el aumento de los precios internacionales de las materias primas agrícolas mejoró la situación de los exportadores latinoamericanos en los últimos dos años pero a costa de incrementar el precio interno de los alimentos en toda la región.
Argentina emergió de su crisis económica de 2001 creciendo a tasas promedio de 8%, apoyada en las exportaciones agrícolas, especialmente las de soja. Pero un 20% de los cultivadores de soja concentra el 80% de la producción y, en consecuencia, de las ganancias; la situación no es igual para la mayoría de los 300.000 agricultores argentinos.

AGENDA
Los productores buscan que la agenda de temas no se restrinja a los últimos anuncios formulados. Tratarán de incluír a la mesa de diálogo la situación del sector lechero y ganadero.

Artículos destacados