“Los términos beneficiosos del nuevo acuerdo va a determinarlos el mercado”

Isabel MartÍnez. La titular de los metalúrgicos aseguró que buscarán disminuir las diferencias existentes entre las empresas nacionales y las brasileñas.

Isabel Martínez, presidenta de la CIMCCb se expresó así respecto del nuevo pacto que firmaron los gobiernos de Brasil y Argentina por la industria automotriz. En 2013, la participación de los autos locales en el mercado del mayor socio del Mercosur era de 8,6%. Hasta 2015 podrá ser de 11%.

El miércoles pasado, los gobiernos de Argentina y Brasil extendieron por un año más el acuerdo automotriz ya existente (desde el 1 de junio hasta el 30 de junio de 2015). Además, se comprometieron a preservar “un mínimo” de 11% del mercado brasileño para autos argentinos, y de 44,3% del mercado local para los productos del socio mayor del Mercosur.

Para llegar a esos márgenes mínimos también se dispuso un término del intercambio (lo que en la jerga técnica se denomina flex) de 1,5, que implica que por cada millón de dólares que Argentina exporta a Brasil, el vecino país puede vender a la plaza local productos por 1,5 millón de dólares.

En diálogo con Comercio y Justicia y consultada sobre la conveniencia de la prórroga, Isabel Martínez, presidenta de la Cámara de Industriales Metalúrgicos y de Componentes de Córdoba (CIMCC), explicó que lo más o menos beneficioso del acuerdo va a determinarlo el mercado.

-Los industriales brasileños aseguran que los nuevos términos del acuerdo son ventajosos para los argentinos debido al nuevo flex, ¿es así?
-Claro, es así, porque el acuerdo anterior fijaba el flex en 1,90. Ahora esto se redujo a 1,50, pero históricamente nosotros no hemos superado 1,40.

-¿Cómo es eso?
-Por más que hubiera margen e incluso durante este tiempo en el que el acuerdo estuvo vencido y estábamos como en un virtual libre comercio, desde que se instaló el tema del flex, el pico máximo que se alcanzó fue de 1,40. Osea, en términos de acuerdo sí es ventajoso para Argentina comparativamente con el acuerdo anterior. Pero en términos reales, por más que esté el nuevo flex, si ellos no nos compran más, o nosotros más a ellos, estamos en la misma. Que los hayamos bajado es beneficioso para nosotros porque significa que vamos a recibir menos productos, menos autos provenientes de Brasil.

-O sea, no va a tener incidencia…
-Estábamos sin acuerdo automotriz porque se había vencido. Lo que se hizo fue renovarlo pero bajándole la cuota al flex e incrementándole la participación de autos argentinos en el mercado brasileño, que históricamente era menor. Por ejemplo, en 2013 era de 8,6% la participación de autos argentinos, y ahora, a partir de este nuevo acuedo, el tope está en 11%. Este hecho puede implicar que se genere un poco más de ventas. Además, se fijó un año, desde ahora y hasta junio del año que viene, para ir elaborando de manera conjunta un nuevo programa automotriz común que va a durar hasta 2020. Ahora, sobre la pregunta puntual, por más que hayamos conseguido un poco más de cuota de mercado, si el mercado brasileño sigue caído, si el nuestro sigue caído, podemos llegar a fabricar más autos porque lo tenemos permitido, pero si nadie nos los va a comprar no nos servirá de nada. Este año se está hablando de que vamos a llegar a fabricar 600 mil autos; el año pasado se fabricaron cerca de 791 mil. Es decir, en 2014 va a estar más caído el mercado, por más que podamos fabricar más autos, porque eso no quiere decir que se va a poder vender más, ya que el mercado no lo resiste.

-Se está trabajando en un nuevo plan con una meta a cinco año, ¿lo arman los gobiernos o participan las empresas?
-Se trabajará durante todo este año. Lo van a firmar los gobiernos pero invitaron a participar a las automotrices. Algo bueno que ha sucedido este año es que también convocaron a participar a las autopartistas mediante la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC) y la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (Adimra), donde estamos representados nosotros. Incluso, desde Adimra nos consultaron a los miembros de la CIMCC sobre este nuevo convenio. Eso quiere decir que ya tenemos una silla en ese comité para pensar en el nuevo acuerdo automotor.

-¿Cuál es la idea sobre la que se va a trabajar?
-Lo que se va a hacer es ver lo que se importa extra Mercosur y ver la forma de establecer aranceles o cotos para tratar de avanzar en el modo de reemplazarlo por partes fabricadas en el Mercosur. La idea es poder reemplazar partes que hoy provienen de terceros países, además de ponerle un marco al convenio entre las empresas, y lo que vamos a hacer nosotros es tratar de que incluyan las autopartes en esos nuevos acuerdos que hasta ahora se resuelven directamente entre las automotrices.

-Supongo que hay partes que son dificultosas de reemplazar
-Sí, hay algunas que sí, pero hay muchas oportunidades entre las piezas que sí se pueden reemplazarse. Hay algo que sí se puede corregir y es que Brasil tiene un plan “Innovar Autos”, que otorga beneficios a las automotrices que se instalan allá y que nosotros no tenemos, lo que marca una gran disparidad además de la que ya existe en cuanto a la pérdida de competitividad que tenemos las empresas en Argentina. Si no se corrige ese tema, las inversiones se van a instalar en Brasil.

-¿Los beneficios son exenciones impositivas?
-Fundamentalmente. Son para las empresas que se instalan en Brasil y que nacionalizan o integran partes o piezas nacionales. Hasta ahora, este programa contempla sólo partes de origen brasileño, es decir, están excluidas las partes argentinas.

-¿Y la idea es que se extienda?
-Eso es algo que nosotros quisimos imponer en esta consulta que nos hicieron para este acuerdo, pero Brasil se negó. La idea es aprovechar este año que tenemos por delante para corregir esas diferencias de cara al próximo acuerdo.

Artículos destacados