Llaryora también emite bonos por $2 mil millones para proveedores

Serán a 36 meses, pagarán tasa Badlar y amortizarán de manera semestral desde la mitad del período. Permitirán cancelar deuda tributaria hasta 2018 inclusive, sin intereses por mora. Buscarán darle liquidez en el mercado secundario. El título es similar al que anunció Schiaretti. Moody´s bajó calificaciones

La Municipalidad de Córdoba oficializó ayer la decisión de emitir títulos por 2 mil millones de pesos para pagar deudas con proveedores y contratistas.

La decisión, adelantada el jueves pasado por Comercio y Justicia, apunta a cubrir compromisos generados principalmente durante la gestión de Ramón Mestre.

La estrategia es similar a la que el lunes hizo pública el gobernador Juan Schiaretti. En ambos casos, la intención es oxigenar las cuentas públicas en el marco de la abrupta caída en el nivel de actividad y su consiguiente impacto sobre la recaudación, producto del parate por el coronavirus.

Los bonos que emitirá el intendente Martín Llaryora serán a 36 meses de plazo, pagarán tasa Badlar bancos privados que ayer y según el Banco Central, se ubicaba en 25,13 por ciento nominal anual.

Pagarán intereses trimestrales y amortizarán capital de manera semestral, recién desde el mes 18 en adelante.

El instrumento ya fue inscripto en el Mercado de Valores y, a diferencia del que anunció la Provincia, suma como incentivo la posibilidad de cancelar deuda tributaria anterior al 31 de diciembre de 2018 sin intereses por mora.

“La idea es dotar de mayor apetito a la propuesta”, graficó una fuente del Ejecutivo municipal consultada por este medio.

La intención oficial es que el bono tenga mercado y sea atractivo para que pueda negociarse en el mercado secundario en un valor cercano al nominal.

La decisión de avanzar con el título se produjo luego de comprobar que la entrega de cheques a 180 días no iba a resultar efectiva en medio de la estrechez financiera cuyo final hoy es aún incierto.

Por lo demás, el bono podrá utilizarse también como garantía para la obtención de crédito bancario, entre otros usos.

Mientras, ayer, el titular de la Cámara de la Construcción de Córdoba, Luis Lumello, avaló la posibilidad de recibir el instrumento como forma de atender la deuda, en este caso de la Provincia, con el sector. Con todo, también recibirán el bono que emita Llaryora.

“Ante la alternativa de no cobrar, esta es mejor”, dijo en tono resignado aunque atendiendo a la particular coyuntura económica por la que atraviesa la economía en general.

En tanto, ayer, el viceintendente Daniel Passerini, admitió que la recaudación del municipio también acusó una fuerte caída en marzo. Sin embargo, a diferencia de la Provincia, la comuna no difunde datos oficiales sobre la marcha de los ingresos.

Ante esta circunstancia, la Municipalidad de Córdoba ya avanzó días atrás con la emisión de Letras del Tesoro por 466 millones de pesos. La administración de Llaryora tiene un programa de Letras autorizado por el Presupuesto de 2 mil millones de pesos. La intención era utilizar ese instrumento como forma de recomponer posiciones de caja. Sin embargo, un mercado convulsionado por la coyuntura pone reparos a cualquier emisión que, en todo caso, sería de cortísimo plazo, incluso menor a los 91 días de la Letra que emitió días atrás.

Moody´s bajó nota

En tanto, la calificadora Moody’s Investors Service bajó ayer las calificaciones de emisor y de deuda (escala global, moneda extranjera) de ocho provincias, una ciudad y una municipalidad de Argentina, entre ellas la provincia y la Municipalidad de Córdoba

La perspectiva de las calificaciones se cambió a negativa desde calificaciones en revisión. Moody’s también bajó las evaluaciones del riesgo crediticio base de todos los emisores afectados, indicó la agencia y señaló que “esto concluye la revisión para la baja iniciada el 3 de septiembre de 2019”.

La decisión de Moody´s surge de la baja de las calificaciones de bonos soberanos en moneda local y extranjera del gobierno de Argentina a Ca desde Caa2 anunciada el 3 de abril de 2020.

En el caso de la Provincia de Córdoba, se bajaron las calificaciones de emisor en moneda local y extranjera y de deuda en moneda extranjera a Ca desde Caa2 (escala global). En paralelo, la perspectiva cambió a negativa desde en revisión para una posible baja.

La misma decisión se tomó con la Municipalidad de Córdoba.

Asimismo, señaló que “dadas las fuertes interrelaciones macroeconómicas y financieras entre el gobierno de Argentina y los subsoberanos, una baja en las calificaciones de los bonos soberanos de Argentina o un mayor deterioro del riesgo sistémico podrían ejercer presión a la baja en las calificaciones. Alternativamente, el aumento de los riesgos idiosincráticos podría traducirse en una baja. Moody’s también bajaría las calificaciones en caso de que una reestructuración de la deuda produjera pérdidas inconsistentes con las calificaciones actuales”, consideró.

Finalmente, la agencia indicó que “no espera presiones al alza en los subsoberanos calificados de Argentina en el corto a mediano plazo. Sin embargo, Moody’s consideraría estabilizar las perspectivas si las condiciones financieras se estabilizaran y las pérdidas esperadas para los acreedores privados por la reestructuración de la deuda fueran inferiores a las proyecciones actuales”.

 

 

Artículos destacados