Llaryora cargó contra herencia de Mestre, anunció obras y anticipó amplia renegociación de contratos

Utilizó casi 30 minutos de su alocución para enumerar desaciertos de la anterior gestión. “Córdoba es la capital del abandono con un Gobierno municipal fundido”, dijo.
Aseguró que la deuda con proveedores dificulta la normalización de la ciudad.
No obstante, reseñó un conjunto de trabajos públicos, entre ellos $700 millones para bacheo.
Revisará todos los vínculos contractuales de prestaciones

El intendente Martín Llaryora fustigó en duros términos la gestión de Ramón Mestre por la herencia recibida al tiempo que pidió un “esfuerzo extra” a los cordobeses para poder avanzar con las prestaciones básicas y desarrollar “la ciudad del futuro”.
En ese marco, el jefe comunal anunció una serie de obras y nuevos servicios para los vecinos de la ciudad, en un contexto que apunte al desarrollo de un smart city que posicione a Córdoba como “la capital que debería ser”.
Llaryora habló ayer casi dos horas en el marco de la apertura de un nuevo período de sesiones ordinarias del Concejo Deliberante. El jefe comunal eligió para la ocasión el colegio San Antonio de Padua, del barrio San Vicente.

Ya en su discurso, justificó la locación al recordar que su familia vivió en el barrio. En buena parte de su alocución, Llaryora volvió varias veces sobre el barrio que incluso fue objeto de distintos anuncios, entre obras y demás menciones.
Respecto a las definiciones, el jefe comunal dedicó buena parte de sus palabras a cargar contra la gestión anterior y el estado de situación de la ciudad y de la administración pública comunal.

De hecho, prácticamente un tercio de su discurso, la primera media hora, estuvo dedicada a detallar el panorama recibido.

En ese marco, no ahorró en calificativos a la hora de graficar la situación.

Habló de ciudad “estallada”, “capital del abandono” y de un municipio “fundido”, sólo por citar alguna de las expresiones que enumeró el intendente.

Si bien nunca lo mencionó, claramente la referencia del intendente estaba enfocada en su antecesor, Ramón Mestre.

El ex intendente no estuvo presen- te en el lugar. Allegados al dirigente radical aseguraron a Comercio y Justicia que no fue invitado. Luego, este medio le preguntó al propio Llaryora sobre el tema y dijo no estar al tanto de una decisión a cargo del protocolo.

Más allá de ese detalle, el jefe comunal dejó muy en claro que el panorama con el que recibió la ciudad iba a requerir de un “esfuerzo extra”de todos los cordobeses pero que, en definitiva, iba a redundar en una mejora sostenida en el tiempo.
Los ejemplos de los “desaciertos” de la anterior administración fueron detallados en cada área.

“Nos dejaron una ciudad prácticamente en ruinas. Una ciudad en emergencia ambiental, sanitaria”,
dijo.
“Nos dejaron una ciudad que, cuando se transita por sus calles, pareciera bombardeada. El nivel de baches y deterioro es inaudito”, prosiguió. Los ejemplos siguieron.

La estrategia pareció evidente. Dejar el claro la “línea de base” desde donde partía su gestión y el “ancla” que implicaba tratar de administrar a partir de una deuda de más de 29 mil millones de pesos, de la cual 4.700 millones de pesos era con proveedores.

Esa situación generaba, según indicó, que resultara difícil poner en pleno funcionamiento servicios que, en muchos casos, aparecían discontinuados o en algunos casos directamente interrumpidos por parte de proveedores y contratistas.
De hecho, luego, en conferencia de prensa, este medio le consultó al intendente respecto a una eventual renegociación de contratos, también con las concesionarias del servicio de recolección de residuos.

“Están todos los contratos en revisión”, admitió Llaryora.

Anuncios y apoyos
Luego de castigar a la anterior gestión, el intendente avanzó al fin sobre su estrategia a futuro, incluidos anuncios de obras y mejora y puesta en marcha de algunos servicios.

En ese marco, fue recurrente la referencia al gobernación Juan Schiaretti, administración que de hecho es responsable de parte de los proyectos en marcha o por iniciarse en la ciudad.

Con todo y previo a esas referencias, Llaryora dedicó varios párrafos a hablar de la smart city que pretende hacer de la ciudad, desarrollo que, según indicó, será la impronta de su gestión y que, dijo, ya comenzó con la digitalización de numerosas áreas y servicios.

“Puede ser una potencia tecnológica, una smart city, una ciudad del conocimiento, de la innovación, moderna, amigable, vivible. Córdoba merece estar conectada al mundo y liderar la vanguardia de las ciudades que cumplen hoy con los Objetivos de Desarrollo Sostenible planteados por
la ONU”, planteó.
Por contraposición, dijo que hoy Córdoba “nos da lástima”.
Respecto a la Córdoba digital, dijo que “somos la primera ciudad en tener identidad digital en todo el país.

Eso es una piedra angular para la reformulación de los trámites administrativos. ¡Y no llevamos ni 100 días!”, se entusiasmó.
En forma paralela, recordó que con la puesta en marcha de la subasta electrónica ya se lograron importantes ahorros en la compra de insumos para salud.
En otro orden, el intendente hizo referencia a la situación ambiental.

En ese marco, anunció una inversión de 65 millones de pesos para la mejora de la planta de tratamiento de líquidos cloacales de Bajo Grande.

“Además, ustedes saben los desbordes continuos que sufre la ciudad. Por eso, vamos a trabajar en la construcción de 20 aliviadores cloacales en distintos puntos de la ciudad para aliviar al sistema. Y para eso vamos a invertir, en esta primera etapa, 100 millones de pesos”, señaló.

Ligado a ese punto, ponderó el traspaso de Aguas Cordobesas de la Provincia a la Municipalidad.

“Haciendo números chicos, la Municipalidad se capitaliza. Esto significa contar con un activo de 12 millones de dólares”, reseñó y anticipó que parte del canon de agua se utilizará para invertir 300 millones de pesos en llevar el servicio de agua potable a toda la ciudad.

Entre las obras de Bajo Grande y las vinculadas al servicio de agua, estimó una inversión total de 320 millones de dólares.
Más adelante, Llaryora reservó un párrafo para la situación de las calles.

“A Córdoba la convirtieron en la capital mundial del bache y no hay otra manera para salir de esta situación de emergencia vial, que hacer un gran plan de reparación”, prometió y anunció aportes por 700 millones de pesos para un plan de bacheo.

En otro orden, también anticipó inversiones por 300 millones de pesos en parques y espacios públicos, momento en que aprovechó para destacar la impronta del ex intendente Rubén Américo Martí.

Justamente, en referencia a los CPC, dijo que se creó un fondo de descentralización destinado a financiar la compra de bienes y equipamiento para cada CPC. “Vamos a realizar en los próximos cuatro años la inversión más grande después de la realizada por Martí. Este año decidiremos ,junto a los vecinos de cada jurisdicción de los CPC, el destino 300 millones de pesos”, aseguró.

Con relación al tema transporte, destacó que se mantuvo sin cambios la tarifa, decisión que insumió un esfuerzo de 60 millones de pesos.

Y realizó anuncios para los usuarios. “El ciudadano sólo deberá poseer una caja de ahorro en Bancor, y con eso podrá solicitar una tarjeta de débito contact-less que permitirá abonar los viajes tanto en los urbanos y en futuro también en los interurbanos”,
prometió.
Asimismo, volverán a nominarse las tarjetas de Red Bus para permitir viajes con hasta dos saldos negativos.

También destacó la decisión de reempadronar y instrumentar el pago con tarjeta en taxis y remises. Luego, en rueda de prensa, descartó impulsar el servicio de Uber, luego de una consulta de este medio.

En cuanto a la situación medioambiental, Llaryora fue muy crítico con la anterior gestión y dejó en claro que pondrá particular énfasis en esa tarea.

“La anterior gestión no dio cumplimiento con la implementación del Plan Municipal de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (Girsu). No existe una red informática que vincule generadores con operadores que valorizan Residuos Sólidos Urbanos
(RSU) a través de Cormecor”, explicó.
Prometió la creación del Instituto de Protección Ambiental (IPA), que tendrá la misión de “monitorear” la gestión de residuos, del arbolado y del mantenimiento de espacios verdes.
Pero además se creará el primer juzgado de faltas ambiental de Córdoba. Por lo demás, el jefe comunal avanzó con otros temas.
Así, en materia educativa dijo que atenderá la puesta en condiciones de los edificios escolares con un plan integral de infraestructura y equipamiento, objetivo para el cual se invertirán 60 millones de pesos.

Luego, enumeró otras premisas, como transparentar la gestión en el área de Espectáculos Públicos, avanzar en el apoyo de políticas sociales a través de un fondo de emergencia y el impulso a la economía popular a través de organizaciones de base.

Asimismo, habló de políticas de género para el municipio y adherir a la denominada Ley Micaela.
Finalmente y entre otros puntos, dijo que apoyará toda acción vinculada a la innovación y el conocimiento.

“Crearemos una Unidad de Atención al Inversor que, en cuatro años, contacte a empresas nacionales e internacionales para que inviertan en Córdoba”, prometió y ratificó la creación del Fondo Córdoba y el Fondo de Economía del Conocimiento.

Artículos destacados