Levantan restricciones contra Argentina y buitres aceptarían postergar cobro

Fijado inicialmente para hoy, día 14, Prat Gay dijo que el pago a los holdouts se hará sólo en 72 horas. El lunes se lanzaría la emisión de deuda por 15.000 millones de dólares. Parte de ese monto es para financiar al Tesoro nacional.

La Cámara de Apelaciones de Nueva York ratificó ayer la decisión del juez Thomas Grisa de levantar las restricciones que pesaban sobre el país, por lo que Argentina quedó habilitada para emitir y pagar deuda externa y cumplir con los acuerdos alcanzados con los fondos buitre.

Esto significa que el Gobierno procederá inmediatamente a emitir deuda bajo ley de Nueva York por 15.000 millones de dólares, monto del cual el grueso irá a manos de los holdouts que acordaron con el país.

El ministro de Economía, Alfonso Prat Gay, festejó en Nueva York la decisión de la Corte y anunció que empezará “cuanto antes el lanzamiento de la operación”, con el siguiente cronograma estimado: “el próximo lunes se lanzará la emisión; el cierre de libros de la misma será al día siguiente, martes; con lo que el pago a los holdouts se concretará a las 72 horas siguientes”.

Es decir, el próximo viernes los buitres recibirán directamente en sus cuentas el pago de lo recaudado por Argentina ya que, según consta en el prospecto de emisión como forma de garantía, los 10.800 millones de dólares acordados hasta el momento se acreditarán directamente en la cuentas de los acreedores -sin pasar por el Tesoro de la Nación-. El fallo “significa poder dejar atrás 15 años de estar desconectados del mundo”, dijo Prat Gay, y agregó que esta noticia “no la esperábamos tan pronto y la estamos festejando”.

La decisión de la Cámara neoyorkina se conoció luego de una audiencia de poco más de una hora que mantuvieron funcionarios de ese organismo judicial con los abogados de Argentina y de los fondos buitre.

Griesa había decidido, el mes pasado, que levantaría los embargos que pesaban sobre Argentina en caso que el país derogara las leyes Cerrojo y de Pago Soberano (exigencia ya cumplida), y pagara los acuerdos con los fondos buitre el 14 de abril. Sin embargo, en las últimas horas el ministro de Hacienda y Finanzas dijo que Argentina estará en condiciones de abonarles “dentro de la semana” en que la Corte de Apelaciones levante las cautelares que impedían cumplir con el pago.

Esperarían
Los fondos buitre, en tanto, anunciaron que no dejarán caer el acuerdo logrado con Argentina aun cuando ésta no reúna hoy los fondos para pagar la deuda defaulteada en 2001.

El abogado de Paul Singer -el magnate propietario del fondo NML Capital-, Robert Cohen, afirmó que si Argentina logra pagar en las próximas dos semanas “será magnífico”, por lo que no dramatizó sobre la fecha.

Así, en declaraciones a agencias internacionales de noticias, Cohen admitió que el fondo buitre que le inició un juicio al país y se lo ganó, no dejará caer el preacuerdo alcanzado con la administración de Mauricio Macri.

Por su parte, otro de los abogados del NML, Matthew McGill, afirmó ante la Corte de Apelaciones que el preacuerdo con Argentina “seguirá en pie más allá del jueves”, al admitir que es imposible que el país pueda pagar en la fecha pactada.

Durante la audiencia de ayer las partes en conflicto admitieron que el pago en 24 horas es “imposible”.

“No pensamos terminarlo mañana” (por hoy), dijo McGill, luego de que el abogado que representa a Argentina, Paul Clement, señaló que el país no sería capaz de “recaudar capitales en una noche”.

Prat-Gay había considerado que la fecha del 14 abril “no es un plazo sino un día para ejercer una opción”, y agregado que “si el pago no ocurre el 14, no creo que se caiga el acuerdo, porque no podemos emitir un bono en un día”. Así, el jefe del Palacio de Hacienda había marcado que la demora en la cancelación debía atribuirse a la decisión de la Cámara de apelaciones, que fijó la audiencia a horas del vencimiento, sin permitirle al país realizar antes la colocación de un bono para poder efectuar los pagos.

Inversiones sí o no
Por otra parte, el expresidente del Banco Central, Aldo Pignanelli, bajó ayer las expectativas relativas a la resolución de la Corte de Apelaciones, al indicar que la salida definitiva del default “ayuda” en el frente externo pero “no es suficiente”.

Y pidió “que nadie crea que se vendrá una ‘lluvia de dólares”.

En ese sentido, aseguró que el escándalo por las cuentas off shore del presidente Macri en el paraíso fiscal de Panamá “dificultaron” la obtención de los fondos para pagar a los holdouts y financiar el Tesoro. En declaraciones a radio El Mundo, señaló que sus contactos en la banca internacional le adelantaron que no le será fácil a Argentina conseguir los dólares que pretende.

“Inclusive el caso Panama papers también complica. No digo que sea determinante y no nos den un préstamo. Pero ya un fondo importante que iba a comprar bonos por 1.500 millones de dólares se retiró de la oferta”, aseguró el economista.

Por su parte, Carlos Escalera, presidente de la Sociedad de Bolsa que lleva su nombre y vocal del consejo directivo de la Bolsa de Comercio de Córdoba (BCC), indicó que “salvo que el caso de los Panama papers se complique mucho más, no creo que se frene la llegada de capitales”.

En diálogo con Comercio y Justicia, explicó que “esto de hoy (por el fallo de la Corte) significa que prácticamente Argentina deja el default. El caso de los Panama papers afecta a varios países y en ellos sigue entrando dinero vía inversiones”.

Y aseguró: “Los capitales van a países donde hay más o menos corrupción. Más allá de que eso no sea bueno, a los capitales no les interesan los casos de corrupción, les interesa que les paguen. Las inversiones se mueven por codicia”.

Respecto a la posible llegada de dinero al país, Escalera dijo: “Hay dinero pendiente de entrar. Hay plata en el mundo buscando rentabilidad”.

Asimismo, explicó que los capitales buscan buenas tasas de interés. “Hoy por hoy los bonos en Argentina rinden entre 6 y 7,5% anual. Esto en el mundo no existe. En el mundo el rendimiento es igual o muy cercano a cero. Para dar una idea, en Japón las tasas se ubican en -0,25% anual”.

Para concluir, indicó: “Yo creo que son más los efectyos positivos de la salida del default que los negativos de los Panama papers”.

Con tasas en baja

– Luego del fallo, los bonos de deuda Argentina comenzaron un rally “interesante” -según los analistas-, y cotizaron por encima de 125 dólares la lámina de 100 del Discuont, el título del canje que vence en 2033. Esta suba de precio se traduce automáticamente en una baja de la tasa de interés debido al mayor “apetito inversor” por el país. Así las cosas, los inversores comenzaron a hacer cálculos y consideraron que, por ejemplo, un bono a 10 años -como sería uno de los tres que emitirá Argentina el lunes próximo- podría estar en el orden de 7,5% y 7,75%, según el rendimiento de ayer de los bonos argentinos.

Artículos destacados