Letras: Mestre acusó “efecto buitres” y debió acotar plazos

COSTO. El municipio recordó que la sobretasa pagada fue menor que la de la última colocación, en febrero.

Para el tramo corto tomó $40 millones a Baldar más 4,5%, sobrecosto incluso menor que el de la última colocación. No obstante, debió resignar el segmento de largo plazo y lo declaró desierto. Las pocas ofertas implicaban convalidar un alto costo del dinero. “Salimos en un contexto difícil”, admitió el secretario de Economía.

La Municipalidad de Córdoba declaró desierta, por primera vez desde el debut del programa de Letras del Tesoro, dos años atrás, una de las series que ofertó al mercado luego de comprobar el escaso número de interesados y las altas tasas que debería haber convalidado.

La salida a emitir deuda se produjo en un contexto de alta volatilidad producto de las idas y vueltas que generó el fallo de la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos en el conflicto entre Argentina y los fondos buitres.

En esa línea, el municipio sólo concluyó con la colocación de la serie IX de Letras y tomó fondos por 40 millones de pesos, pagaderos en 130 días.
En total pretendía colocar deuda por 60 millones de pesos mediante dos series de letras.

Para la única emisión activa, convalidó una tasa Badlar bancos privados (ayer 22,438%) más 4,5%.

El sobrecosto es levemente inferior al convalidado en la última emisión, a fines de febrero pasado. Concretamente, la serie VIII a 120 días emitida el 19 de febrero último pagó Badlar más 4,98 puntos porcentuales. Por entonces, la tasa referencial se ubicaba en 25,09 por ciento, en suba, luego de la devaluación ocurrida menos de un antes.

“Hemos convalidado una tasa menor que aquella emisión que terminamos de cancelar en los últimos días”, recordó a Comercio y Justicia Hugo Romero, secretario de Economía del municipio.

En cuanto al tramo largo de la Serie X a 220 días de plazo, fue declarado desierto en función de la falta de ofertas razonables.

“Las condiciones para una emisión más larga eran complejas en función de los últimos hechos vinculados con el litigio entre Argentina y los holdouts”, justificó Romero.

Respecto al uso de los fondos, el funcionario indicó que servirán para equilibrar flujos de caja, uso habitual para este tipo de colocaciones.

Por lo demás, Romero admitió que, por ahora y hasta tanto no se “aquieten las aguas”, no se avanzará en la gestión de nuevos fondos en el mercado mediante instrumentos ya habilitados por ordenanza, como la emisión de títulos a cuatro años de los que sólo se emitió una serie a fines del año pasado, bajo la modalidad dolar linked, que la administración de Ramón Mestre afectó, al menos en parte, al pago de obras públicas.

Tampoco se piensa en otro instrumento de fondeo atado, por ejemplo, a los fideicomisos que tiene constituidos el municipio con recursos provenientes de diferentes vías.

En rigor, esas alternativas están plenamente vigentes como herramientas para posibles recursos, pero cualquier decisión de activarlas estará atada a la coyuntura financiera del país, hoy anclada por el “efecto buitres”.

En cuanto a las tasas pagadas por la comuna, no difieren de colocaciones similares de otros emisores, por ejemplo la Provincia de Chaco, la semana pasada, o Entre Ríos el miércoles, tal como informó este medio. Chaco pagó Badlar más 4,5 puntos para una emisión a 155 días.

En tanto, Entre Ríos fijó una tasa de corte de Badlar más 3,75% para el segmento a 119 días.

 

Artículos destacados