Las ventas minoristas pyme cerraron 2019 con una retracción de 11,6%

Aun con la incidencia de las fiestas de fin de año, la baja durante diciembre llegó a 3,8%, según indicó la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Las ventas minoristas cayeron 3,8% anual en diciembre, de acuerdo con un informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) publicado ayer.

En tanto, según la medición sectorial, las ventas en locales al público disminuyeron 8,4% interanual y en la modalidad online subieron 2,1%, mientras que para todo el año, el comercio cierra con un declive anual de 11,6%.

Aún con el impacto de las fiestas de fin de año, en el último mes del año pasado todos los ramos medidos descendieron en la comparación interanual y las menores bajas ocurrieron en alimentos y bebidas (-0,2%), bazares y regalos (-1,2%) e Indumentaria (-1,8%).

Mientras que en todo el año, los 12 rubros relevados tuvieron desplomes muy fuertes, especialmente calzado y marroquinería (-15%) y bijouterie, relojerías y joyerías (-15,1%).

No obstante, en el caso de la venta por internet, aumentaron 8 de los 12 sectores relevados en la comparación anual.

Como dato a destacar, según CAME, 35,8% de los comercios pymes relevados asegura que se verá beneficiado por la actual moratoria con quita de intereses y multas de la AFIP, que dispuso el Gobierno nacional en el marco de la ley recientemente sancionada por el Congreso de la Nación e impulsada por el Ejecutivo.

Para la medición, la entidad que agrupa a las pequeñas y medianas empresas del país, realizó un relevamiento entre el lunes 30 de diciembre y el pasado sábado 3.

En total, según consignó el comunicado, se cubrió un universo de 1.100 comercios pymes de Ciudad de Buenos Aires, Gran Buenos Aires, y el interior del país, en los principales rubros que concentran la venta minorista familiar y tanto con modalidad de venta física como online.

Salarios
Mientras tanto, también durante este fin de semana, CAME se refirió al aumento de salario determinado recientemente por el Gobierno nacional para el sector privado.

En este sentido, la entidad solicitó que “los aumentos sean diferenciales por región, tamaño y tipo de empresa, porque hay sectores más afectados por la crisis”, según se precisó en un comunicado. “No es lo mismo el sector textil que el aceitero, ni se puede comparar la rentabilidad de un pequeño comercio ubicado en grandes ciudades que en el interior profundo”, agregó la misiva.

«La mayoría de las pymes estamos pagando dos cuotas del bono de cinco mil pesos -que eran cinco cuotas de mil- y ahora el decreto establece un incremento salarial de tres mil pesos más y mil extras en febrero, y a todo esto hay que sumarle también los compromisos anteriores de paritarias», precisó el documento dado a conocer el sábado pasado.

A modo de propuesta, CAME consideró que “los incrementos determinados por el Gobierno deberían ser absorbidos no sólo para ‘futuras negociaciones paritarias’ (como establece el inciso A del artículo 2 del decreto 14/2020) sino también en las escalas vigentes”, atentos a la coyuntura actual”, y precisó que esta iniciativa se debe a que “pequeñas y medianas empresas les preocupa enfrentar más incrementos de costos cuando ya la rentabilidad y competitividad están comprometidas desde hace meses”.

Además, la confederación reiteró su solicitud respecto de “créditos especiales con tasas diferenciales de disponibilidad inmediata y sin trabas burocráticas, para poder enfrentar estos compromisos, y un sistema de asistencia Repro express para firmas con dificultades”.

AUTOS
El año pasado finalizó con una leve contracción de 0,40%

Las operaciones de compraventa de autos usados registraron en 2019 una leve caída de 0,40% respecto al año previo, al marcar un total de 1.717.158 vehículos comercializados, informó ayer la Cámara del Comercio Automotor (CAC).

Este resultado se dio luego de que en diciembre las ventas crecieran 14,33% frente a igual mes de 2018, con 140.468 unidades.

“Terminó un año 2019 que no pintaba bien en los papeles para el mercado de autos usados, pero finalizó prácticamente con las mismas cifras que en 2018: 1.700.000 vehículos. Si lo comparamos con la caída estrepitosa de la producción y la venta de 0km, los empresarios del sector tendrían que estar por demás satisfechos, si se tiene en cuenta en el contexto económico en que está sumergido el país”, dijo el presidente de la CAC, Alberto Príncipe, en un comunicado.

El directivo aludió de esta forma a los números informados la semana pasada por la Asociación de Concesionarios de Automotores (Acara), en el que se dio cuenta que el patentamiento de vehículos cero kilómetro durante 2019 finalizó con 459.592 unidades, 42,7% menos que el total alcanzado en 2018, el nivel de ventas más bajo desde 2006.

Príncipe advirtió que en el sector “desde hace tiempo que se está trabajando con prácticamente nula rentabilidad. Y esto hace que cualquier volumen pase desapercibido en estas instancias. Además, la presión tributaria es acuciante”.

Además, el dirigente empresarial agregó que “en los últimos meses del año una gran cantidad de concesionarias de autos usados cerraron sus puertas. Y esta sí es una muy mala señal”.

Por marcas y modelos, los primeros cinco lugares en el podio de las ventas correspondieron a Volkswagen (Gol), Chevrolet (Corsa), Renault (Clio), Toyota (Hilux) y Ford (Fiesta).

 

Artículos destacados