Las medidas proteccionistas ayudaron a la industria local

El freno a las importaciones de calzado chino y brasilero es un reclamo que los industriales del sector formulan desde hace años. Hasta el momento, los empresarios cordobeses valoran positivamente las acciones oficiales para contener el ingreso de mercadería extranjera. “Los acuerdos con los fabricantes de Brasil y la fijación de un precio referencial para el calzado chino ayudaron a la industria local”, sintetizó a Comercio y Justicia Miguel Hames, titular de la Cámara de la Industria del Calzado de Córdoba.
Tras la profundización de la crisis mundial a fines de 2008, que alteró el intercambio comercial, los gobiernos de Argentina y Brasil propiciaron rondas de negociación entre los empresarios afectados, para encontrar soluciones a las alteraciones del comercio bilateral.

Los industriales del calzado acordaron allí un cupo de 15 millones de pares anuales para las exportaciones provenientes de Brasil, por un plazo de tres años (hasta 2011 inclusive). De esta manera, los fabricantes brasileros aceptaron un cupo menor que los pares ingresados a Argentina en 2008. “Acordamos una reducción de 20%, que para la industria nacional es muy importante”, explicó Hames.
La negociación dio sus frutos durante los últimos meses, pues se redujo el ingreso al mercado local, en contrapartida de los pronósticos que anticiparon un aumento por la restricción de la demanda interna.
Según la consultora Investigaciones Económicas Sectoriales (IES), las importaciones de calzado se contrajeron 18,7% entre enero y mayo de 2009 respecto de igual período del anterior. Lo mismo sucedió con los volúmenes, que pasaron de 10 a 8 millones de pares en la comparación interanual.

De todas formas, Brasil sigue como principal proveedor, aunque redujo su participación en el total: en los primeros cinco meses ocupó 44,4% de los valores de importación, mientras que el año pasado alcanzó 51,5% y en 2007, 60,7%.
La otra gran competencia para la industria local proviene de China, que en lo que va de 2009 ocupó 39,6% de los valores de importación en el rubro calzado. Por ello, la semana pasada, el Ministerio de Producción de la Nación resolvió aplicar un precio mínimo de US$15,50 a cada par no deportivo que ingrese al país proveniente del gigante asiático. Así, estos productos deberán entrar con ese valor mínimo y tributar con base en ello.
De acuerdo con datos oficiales, los fabricantes nacionales de calzado no deportivo representan 88% de la producción argentina de calzado y ocupan 75% de los puestos directos del sector. Dada esta envergadura, según Hames, la aplicación de un precio mínimo “ayudará a combatir parcialmente las importaciones chinas con dumping”.

Artículos destacados