La UOM marcha en protesta por despidos y suspensiones

En Buenos Aires. Operarios despedidos de Gestamp tomaron ayer la planta, ubicada en Escobar.

El gremio calcula que en lo que va del año se registraron 200 desvinculaciones “hormiga” en el marco de los PPC. Descartan la realización de piquetes frente a empresas del sector.

Trabajadores metalúrgicos de Córdoba realizan desde las nueve de hoy un paro por 24 horas con movilizaciones por las calles céntricas de la ciudad, en protesta contra los despidos y suspensiones producidos en el sector en lo que va del año.

La medida de fuerza fue convocada por la seccional local de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) que prevé que la movilización se dirigirá desde la sede gremial, en el barrio General Paz, hasta la intersección de las avenidas Colón y General Paz. “Allí seguramente, el secretario del gremio, Rubén Urbano, hará algunas reflexiones a los manifestantes”, explicó una fuente del gremio a Comercio y Justicia.

Urbano explicó: “Los tiempos indican que no es el mejor momento para llevar una medida de fuerza, ya que hay bastante recesión en nuestro sector, pero tenemos que utilizar la herramienta legal de la huelga para decirle basta a los despidos que vienen llevando a cabo muchas empresas”.

Según estimaciones sindicales, en lo que va del año se produjeron 200 despidos y suspensiones, en el marco de los Procedimientos Preventivos de Crisis (PPC) que se han aprobado.

Toma en Gestamp
En tanto, trabajadores despedidos de la autopartista Gestamp en Buenos Aires iniciaron una toma de la planta que la compañía tiene en la localidad de Escobar y reclamaron ser reincorporados, aunque la empresa ratificó la medida y denunció “agresiones” al personal de seguridad.

Los operarios -que según la empresa eran sólo nueve- entraron a la fábrica ubicada en colectora este y calle Victoria de Escobar, en señal de protesta por el reciente despido de 67 obreros, por lo que la producción quedó paralizada.
Roberto Amador, trabajador despedido y participante de la toma, afirmó que los cesanteados están “dando una pelea totalmente justa dado que exigen la reincorporación de todos los compañeros”.

Según Amador, la empresa de capitales españoles “ganó fortunas” en los últimos años y “ahora quiere dejar en la calle a decenas de familias”.

La autopartista Gestamp denunció “el ingreso ilegal y la toma violenta” de la planta, “por parte de un grupo de personas no identificadas”.

Además, rechazó “en forma terminante” que los despidos hayan sido decididos “en forma encubierta o arbitraria”, que es el motivo por el cual los trabajadores de la compañía realizan medidas de fuerza.

La compañía de origen español se instaló en Argentina a finales de los años 90 y se dedica a producir carrocerías, chasis, mecanismos y piezas estampadas de todo tipo, además de soldaduras y otras ramas de la tecnología.

Lecturas políticas
En tanto, el jefe del sindicato de mecánicos Smata, Ricardo Pignanelli, aseguró ayer que tiene una “calentura perra” por la crisis en el sector que afecta a miles de trabajadores.

“Vamos a tener paciencia y cuando se nos termine, tomaremos otro camino. En julio tendremos el verdadero panorama sobre si esta situación se prolonga o no”, dijo quien representa a 100.000 trabajadores.

“Tengo una calentura perra, parece que estamos en un país de sordos y caprichosos. El problema no son los sordos sino los caprichosos, porque es un defecto humano y los peores son los brutos que creen que se pueden arreglar las cosas de prepo”, dijo.

Pignanelli ratificó que no harán por ahora medidas de fuerza, pero estimó que “cuando salga a la cancha” va a ser porque los operarios dilucidaron “con quién se las tienen que agarrar”.

Artículos destacados