La recesión y la caída de las importaciones elevan el superávit comercial a US$314 millones

Aun así, el intercambio comercial adquirió un valor de US$9.712 millones, 13,5% inferior respecto al del noveno mes de 2017, según informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec)

La balanza comercial concluyó septiembre con un superávit de US$314 millones, el primer resultado positivo desde diciembre de 2016, en el marco de una fuerte retracción del intercambio en general y de las importaciones en particular, informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).
Durante el noveno mes del año, en medio de la volatilidad del dólar en el mercado local que derivó en una fuerte depreciación de la moneda nacional, las exportaciones bajaron 4,8% interanual para sumar US$5.013 millones, mientras que las importaciones, también afectadas por la caída de la actividad económica, se retrajeron interanualmente 21,2% para sumar US$4.699 millones, lo que posibilitó el resultado superavitario.

Desde diciembre de 2016 que el intercambio comercial no mostraba un resultado favorable. En ese mes fue de US$33 millones, en un año que cerró con un superávit de US$1.968 millones.
Al detallar el comportamiento de las ventas al exterior, el Indec precisó que los precios subieron 7,3% y las cantidades cayeron 11,2% interanualmente. Los productos primarios (PP) bajaron 32,3%; las exportaciones de manufacturas de origen agropecuario (MOA) aumentaron 1,2%; las industrial (MOI) decrecieron 4,0%; y las exportaciones de combustibles y energía se incrementaron 122,2%.
Las principales variaciones ocurrieron en los porotos de soja excluidos para siembra (-US$349 millones); aceite de soja en bruto, incluso desgomado (-US$74 millones); mineral de cobre (-US$64 millones); aceite de girasol en bruto (-US$33 millones); y oro para uso no monetario (-US$29 millones). Por su parte, crecieron los egresos de aceite crudo de petróleo (US$172 millones); harina y pellets de la extracción del aceite de soja (US$124 millones); vehículos automóviles, tractores, velocípedos y demás vehículos terrestres (US$105 millones); aceites combustibles (US$39 millones); y carne bovina, deshuesada, congelada (US$37 millones).
Para el caso de las compras al extranjero, el organismo estadístico nacional especificó que los precios registraron un alza de 9,9% y las cantidades se contrajeron 28,3%, también en la relación interanual. En tanto, las importaciones de bienes de capital cayeron 42,3%; las de bienes intermedios, 0,3%; las de combustibles y lubricantes aumentaron 23,3%; las de piezas y accesorios para bienes de capital bajaron 23,8%; las de bienes de consumo, 27,5%, y las de vehículos automotores de pasajeros tuvieron un resultado de -50,2%.
En este segmento de la balanza, las mayores variaciones negativas se registraron en vehículos automóviles, tractores, velocípedos y demás vehículos terrestres (-US$588 millones); computadoras y teléfonos y sus partes (-US$184 millones) y aceites crudos de petróleo (-US$69 millones); gas natural licuado (-US$38 millones). En tanto, crecieron las compras de gasoil (US$110 millones); porotos de soja, excluidos para siembra (US$95 millones); y partes destinadas a motores, generadores, grupos electrógenos y convertidores rotativos (US$40 millones).

Socios comerciales
Por otra parte, el Indec también informó que durante el mes pasado, los principales socios comerciales (tomando en cuenta la suma de exportaciones e importaciones) fueron Brasil, China y Estados Unidos, en ese orden, los cuales absorbieron 34,1% de las exportaciones de Argentina y abastecieron 54,4% de las importaciones.
En el caso de Brasil, las ventas alcanzaron US$933 millones y los productos ingresados, US$962 millones de dólares. Así, el saldo comercial fue deficitario en US$29 millones. En el caso de China, el déficit llegó a US$470 millones, y con EEUU el resultado también fue negativo por US$347 millones
En tanto, también en septiembre, los superávit más importantes de septiembre correspondieron al comercio con Chile (US$184 millones), Vietnam (US$135 millones) e Indonesia (US$107 millones) y Países Bajos (US$98 millones), entre otros.

Análisis
Estiman que 2018 concluirá con déficit comercial cercano a US$5.000 millones

En su análisis sobre el resultado de la balanza comercial argentina de septiembre, la consultora Ecolatina explicó ayer que, “tal como era esperable, la mejora del saldo obedeció a un desplome importador, ya que las exportaciones también cayeron, golpeadas por la sequía. Las principales causas de la recuperación del superávit fueron el salto cambiario, la recesión que se extendió a todas las ramas de actividad y la elevada incertidumbre de los últimos meses”.
Explicaron los especialistas: “Al desagregar a las ventas externas, se observa que los productos agropecuarios continuaron en rojo por la magra cosecha. Sin embargo, este mes se sumaron las manufacturas de origen industrial: motivadas por la incertidumbre de Brasil”, pero marcaron buenas perspectivas a futuro sobre este ítem. “Dado que el impacto de la cosecha se diluye en el cierre del año y que la situación del gigante sudamericano debería estabilizarse superado su proceso electoral, estimamos que las mismas se recuperarían hacia fin de año”, dijo la consultora.
No obstante, advirtió de que “por el lado importador, el apretón monetario que se puso en marcha en octubre, pese a que ayudará a calmar las tensiones en el frente cambiario, agravará la recesión; por lo tanto, la caída de las compras sería una constante en el último trimestre”. En torno a estas observaciones, Ecolatina estimó que este año las exportaciones cerrarán con un crecimiento cercano a 3% interanual, mientras que las importaciones cederán 1% .
Al cierre de 2018, el déficit comercial de bienes se ubicaría en torno a US$5 mil millones, marcando una mejora respecto de 2017.

Artículos destacados