La recaudación de Córdoba volvió a caer pero IIBB subió después de 19 meses

Alcanzó en febrero $24.027 millones, 3% menos que un año atrás en términos reales. Se trata de la vigésima baja consecutiva. Sin embargo, en el caso de los recursos propios, Ingresos Brutos
creció 1% a valores constantes, la primera suba desde julio de 2018. También aumentó el aporte de los patrimoniales, tras subas de bases imponibles o de alícuotas. Creció la deuda

 

Alfredo Flury aflury@comercioyjusticia.info

La recaudación de la Provincia de Córdoba alcanzó en febrero 24.027 millones de pesos, 45 por ciento mayor que la del año pasado en términos nominales pero 3 por ciento menor a valores constantes.
En tanto, si se la compara con la registrada en febrero de 2018, esto es previo a la crisis, la caída real alcanza 20 por ciento.
Con todo, febrero mostró una buena noticia. El impuesto a los Ingresos Brutos (IIBB), principal sostén de los recursos propios y termómetro de la marcha de la economía, mostró una suba a valores constantes por primera vez en 19 meses.
Efectivamente, ese tributo, que aporta siete de cada 10 pesos que recauda Rentas, mostró en febrero pasado un alza real de uno por ciento.
Hay que remontarse a junio de 2018 para observar un incremento de ese impuesto por encima de la inflación.
Entonces, la crisis -que en el caso de IIBB siempre golpea con un retraso de 30 días- impactó ya de lleno en los ingresos de Córdoba que, en su conjunto, ya habían comenzado a menguar un mes antes.
No hay una explicación única respecto a la mejora de ese impuesto. No habría que buscarla por el lado de una mejora de la situación económica, que de hecho sigue mostrando signos negativos. Al menos así lo interpretan en el Ministerio de Finanzas. Sí hablan de diferentes factores. Controles más exhaustivos también influyeron. No hubo suba de alícuotas. Sí puede haber incidido, en parte, que la Provincia subió muy por debajo de la inflación los techos de facturación para tributar alícuota reducida.
En ese marco, prefieren no hacer proyecciones respecto a si la suba real registrada en ese tributo será ya definitiva. No obstante, sí está claro que la caída de la recaudación de IIBB y en definitiva de la recaudación en general ya parece haber pasado su pico. La tendencia de los últimos meses muestra claramente que, si bien aún en terreno negativo, los ingresos vienen mejorando progresivamente con relación al mes inmediato anterior, con bajas cada vez más atenuadas.
Claro que las bases de comparación son ciertamente magras. En febrero del año pasado, la crisis ya estaba instalada de lleno en el país.
Más allá de IIBB, también en febrero hubo una mejora de los impuestos patrimoniales. En el caso del Inmobiliario, subió 0,8 por ciento a valores constantes. Igual Automotor, que creció 2,6 por ciento.
En ambos casos tallaron las subas de las bases imponibles o eventualmente de alícuotas -por ejemplo, en el Inmobiliario-. Así, para los vehículos, el incremento de las valuaciones fue superior a 70 por ciento en el último año.
No obstante, más allá de ese dato, Finanzas asegura que se verifica un importante cumplimiento en los pagos a la hora de analizar los objetos regularizados, esto es propiedades y rodados.
Por el contrario, el impuesto de Sellos siguió mostrando una caída real que en febrero fue de 20 por ciento. Allí talló la importante baja en la inscripción de vehículos y de inmuebles.
Más allá de la mejora circunstancial de febrero, todos los impuestos muestran fuertes caídas en relación con igual mes pero de 2018, previo a la crisis. En el caso de IIBB, la baja desde entonces, siempre a valores constantes, llega a 19 por ciento; y a 35 por ciento en el caso de Sellos.
Si bien los números finales de la recaudación de febrero se conocerán en las próximas horas, los ingresos propios aún pueden estar en terreno negativo -aunque apenas unas décimas por debajo de la inflación-.
En cuanto a los envíos nacionales a Córdoba, en el segundo mes del año llegaron a 12.469 millones de pesos, 44,21 por ciento mayores que un año atrás pero aún por debajo de la inflación minorista. La pérdida real llegó a 5 por ciento, producto de la merma de 5 por ciento en la coparticipación del impuesto al Valor Agregado (IVA) y de 9 por ciento en Ganancias.

Volvió a subir la deuda
La deuda financiera de la Provincia de Córdoba alcanzó al 31 de enero pasado 162.470,5 millones de pesos, 515,4 millones por encima de la registrada un mes atrás.
En tanto, comparada con enero del año pasado, el pasivo se incrementó en 60.000,41 millones de pesos.
El fuerte aumento con relación a un año atrás se originó principalmente en la suba del tipo de cambio y en menor medida en la toma de nuevos préstamos en moneda extranjera, particularmente en dólares, pero también en euros y en dinares kuwaitíes.
Con relación al tipo de cambio, en enero de 2019 el dólar se ubicaba en 37,35 pesos por unidad, según informó la Provincia en la web oficial al momento de informar el pasivo.
Ahora, la divisa estadounidense super 60 pesos. De hecho, ayer se situaba en 62,30 pesos. Lo mismo ocurrió con el euro.
La contundente devaluación del peso fue clave para comprender la escalada de la deuda. Es que, según los números oficiales, 92,65 por ciento del pasivo está nominado en dólares. En tanto, otro 1,43 por ciento está en euros y 0,12 por ciento en dinares kuwaitíes.
De esta forma, casi 95 por ciento del pasivo provincial está en moneda dura. El resto son pesos y en algunos casos ajustados al Índice del Costo de la Construcción.
Por lo demás, el alza respecto a un año atrás también se debió a la toma de nuevos préstamos, entre ellos de la OFID, el organismo de crédito de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Ese préstamo alcanzaba en enero pasado 369,3 millones de pesos. En rigor, es en dólares pero traducido en este caso a moneda argentina al tipo de cambio de enero último.
En paralelo, también se tomaron préstamos del Deutsche Bank y del BBVA. En el primer caso, son dos líneas: una para financiar la construcción de Escuelas Proa, por 1.721,79 millones de pesos, y otra para la edificación del Hospital del Suroeste, de 165,84 millones de pesos.
Asimismo, del BBVA se concretaron también dos préstamos: el relativo a la construcción del Hospital de Río Tercero, que al 31 de enero pasado computaba un pasivo de 183,43 millones de pesos, y el destinado al Hospital de Villa Dolores, que alcanzaba 246,45 millones de pesos. En todos los casos, la deuda es en euros traducida a pesos al tipo de cambio del momento.
Finalmente, la Provincia gestionó y logró un crédito del Fondo Kuwaití, para la construcción de acueductos. Al 31 de enero pasado, la deuda por ese préstamo tomado en dinares alcanzaba 190,3 millones de pesos.
El peso de la deuda fue creciendo de manera sostenida desde fines de 2015 en adelante en función, en primer término, de las sucesivas devaluaciones del peso y, particularmente desde mediados de 2016, por la toma de crédito externo luego de la apertura de los mercados a raíz de la salida definitiva del default.
Actualmente, el pasivo informado por la Provincia representa 46,93 por ciento de los ingresos corrientes previstos para este año, según el Presupuesto 2020.
En noviembre de 2015, previo a la primera devaluación, el pasivo provincial alcanzaba 15.122,2 millones de pesos. Respecto del Presupuesto que rigió en 2016, ese pasivo representaba apenas 24,18 por ciento de los ingresos corrientes. Sin embargo, con la devaluación de diciembre de 2015 y de los meses sucesivos, rápidamente se ubicó por encima del 25 por ciento.
Por lo demás, el Gobierno provincial insiste en que este año los pagos de servicios e intereses de deuda son ciertamente manejables. De hecho y según se informó en el Mensaje de Elevación del Presupuesto 2020, apenas 0,7 por ciento del gasto previsto para este año se destinará al pago de deuda.
El Presupuesto 2020 previó un uso del crédito de 90.843 millones de pesos, de los cuales casi 6.600 millones corresponden a emisión de Letras del Tesoro de Administración Central y el equivalente a 725 millones de dólares para destinar a un eventual rescate del título de deuda internacional que vence en 2021. Además, se presupuestaron 14.198 millones de pesos de endeudamiento transitorio de la Caja de Jubilaciones, Pensiones y Retiros de la Provincia con la Administración Central, y de la Agencia Córdoba Inversión y Financiamiento (ACIF) por 69.955 millones de pesos.

Artículos destacados