La Provincia volvió a incurrir en déficit, tras siete años

Las cuentas provinciales cerraron el primer semestre con un déficit financiero de $102 millones, y de esta forma incurrieron en rojo fiscal tras seis años de superávit.
En tanto, la falta de envíos nacionales correspondientes al Programa de Asistencia Financiera (PAF) determinó que la Provincia deba cubrir con recursos del Tesoro el pago de amortizaciones de deuda. La situación derivó en un quebranto de $277,7 millones que, sumado al déficit operativo, determinó un resultado de $379,7 millones.
El rojo se financió con deuda flotante. Efectivamente, en el mismo período, las Obligaciones del Tesoro cerraron en $931,9 millones, con fuerte alza en la deuda por transferencias para erogaciones corrientes.
Los datos que reflejan la preocupante situación de las cuentas públicas, y principalmente de la situación financiera, aparecen reflejadas en la ejecución presupuestaria al primer semestre que, con importante retraso, ingresó ayer a la Legislatura.
Efectivamente, hay que remontarse al primer semestre de 2002 (en rigor, todo ese ejercicio cerró en rojo) para observar un déficit financiero de la Provincia. En aquel semestre, el quebranto alcanzó a $188,5 millones. Desde entonces, las cuentas siempre cerraron con superávit, hasta el rojo informado ayer.

Gasto menor, pero alto
El déficit financiero al 30 de junio se produjo a partir de un aumento de los ingresos corrientes del 21,8%, que apenas si alcanzaron a sustentar la suba del gasto corriente que trepó 31%.
El ajuste fue evidente (el Gobierno anunció un ahorro de $200 millones a comienzos de año), aunque no alcanzó a frenar la inercia producto del componente salarial. En 2008, la suba del gasto corriente había alcanzado 40%.

La partida salarial al primer semestre trepó a $3.091 millones, 39% mayor que igual período de 2008. Esa erogación ya alcanza 57% de los gastos corrientes.
El ahorro corriente fue, finalmente, de apenas $173,5 millones, 60% menor que en 2008.

En tanto, los ingresos de capital crecieron 52% mientras que las erogaciones de capital lo hicieron 30%. Las partidas para obra pública apenas subieron 5,2%, por debajo de la inflación, y sólo se ejecutaron $199 millones sobre $837 millones presupuestados para todo el año.
De esta forma, el resultado financiero fue de 102 millones negativo, $147,9 por debajo de 2008.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

Complicación financiera
Pero más allá de la preocupante situación corriente, el problema ahora para la Provincia se supone financiero y queda evidenciado en el denominado “bajo la línea”.
Según datos oficiales, las fuentes financieras fueron de $93,9 millones, mientras que las aplicaciones financieras alcanzaron a $371,7 millones. El rojo neto de las fuentes fue entonces de $277,7 millones, los cuales sumados a los $102 millones del rojo financiero, llevó el resultado final a $379,7 millones negativo. La falta de envíos por el PAF explica la escacez de fuentes financieras. El aporte que debió hacer la Provincia para cubrir vencimientos de capital por la no cobertura de Nación justifica el rojo en las aplicaciones.

El quebranto se financió con deuda flotante, pagos postergados que alcanzaron $931,9 millones de pesos, récord en años.

La Nación remite $125 millones para la Caja y el PAF</font

Artículos destacados