La Provincia quiere negociar impuesto al cheque por PAF

El ministro de Finanzas, Ángel Elettore, anticipó que, en caso de aprobarse la coparticipación plena del impuesto al cheque, la Provincia pedirá que esos fondos extra que llegarán a Córdoba se descuenten de los vencimientos de deuda que la Nación refinanciará en el marco del denominado Programa de Asistencia Financiera (PAF).

Elettore graficó la situación: “Si a Córdoba le corresponden $700 millones extra por la coparticipación plena del impuesto al cheque y si por el PAF la Nación nos iba a refinanciar, por caso, $1.200 millones, que sólo nos refinancie $500 millones”.

De esta forma, explicó, “la Nación no se desfinanciaría por el cambio en el esquema de distribución porque esa misma cifra que resignaría, la recuperaría al no refinanciar parte de la deuda con las provincias”.

La estrategia tiene su lógica. Por un lado, se reemplazaría una refinanciación discrecional y siempre arbitraria como es la renegociación a plazo de los vencimientos con la Nación, por un ingreso automático vía coparticipación de fondos frescos a la Provincia.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

Paralelamente, con ese dinero extra de la nueva distribución del impuesto al cheque la Provincia podría cancelar deuda con la Nación y no refinanciarla, con la consiguiente carga futura de vencimientos de capital e intereses. Habría desendeudamiento efectivo.

Esta posición será la que esgrimirá el gobernador Juan Schiaretti en una eventual reunión con la presidenta Cristina Fernández, el lunes próximo. En ese encuentro se debatirá la posibilidad de un nuevo esquema de coparticipación federal de impuestos.

Con todo, la posición de la Provincia parece ubicarse en un delicado equilibrio entre aquellos que pretenden directamente la coparticipación del impuesto al cheque sin más concesiones y, por otra parte, la de gobernadores afines al Gobierno nacional, quienes se manifestaron contrarios a esos cambios al señalar que habría un evidente desfinanciamiento de la Nación.

El Gobierno nacional buscará la semana próxima seducir a los gobernadores con un nuevo reparto de coparticipación y, paralelamente, desactivar los cambios en la distribución del impuesto al cheque, proyecto que buscará ser aprobado por los principales bloques opositores en el Congreso.

Por lo demás, Schiaretti sabe perfectamente que si salen los cambios en el impuesto al cheque, es muy probable que la Presidenta los vete.

Al mismo tiempo, intuye con cierta lógica que la firma del PAF con las provincias no se concretará hasta tanto la Nación tenga en claro que no habrá un reparto distinto del impuesto al cheque y que contará con las reservas del Banco Central para el pago de vencimientos de deuda para este año.

Lo mismo podría ocurrir con los fondos de Anses para la Caja de Jubilaciones. Ayer, fuentes del Ejecutivo confirmaron que sigue pendiente parte de la cuota de febrero.

“Nos preocupa y vamos a hacer gestiones para que el dinero se destrabe”, se limitó a señalar Elettore.

El ministro dialogó con Comercio y Justicia desde Cancún, México, donde en las últimas horas participó junto a autoridades del Banco de Córdoba de reuniones con potenciales inversores para una nueva emisión del título de deuda Boncor (ver aparte). Los encuentros se produjeron en el marco de la Asamblea del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Artículos destacados