La Presidenta convocó al diálogo a la producción

Luego del traspié electoral en Buenos Aires, el Gobierno nacional realizó un fuerte gesto a la sociedad y a los sectores de la producción, con la remoción de medio gabinete en los últimos 10 días. En la misma línea, desde Tucumán la presidenta Cristina Fernández convocó ayer “al diálogo a todos los sectores” de la economía para analizar sus propuestas y su impacto en el presupuesto nacional.
En un acto llevado a cabo en la Casa de Gobierno de Tucumán por el 193º aniversario de la Independencia, la mandataria consideró que el país se encuentra “en inmejorables condiciones” para entablar un diálogo intersectorial y anticipó que “vamos a sentar en una mesa a quienes representan a las finanzas, a la industria, a los servicios, al sector de la energía, al campo, y a los trabajadores”.
La jefa de Estado sostuvo, además, que se convocará a quienes integran las cadenas de valor, “desde el que produce hasta el que industrializa y el que comercializa”, y agregó que “es necesario además ver la viabilidad de las propuestas sectoriales que se acerquen al Gobierno y qué impacto tienen en el presupuesto nacional”.

Cristina Fernández admitió que “luego de una crisis terminal en 2001, por la misma dinámica de la crisis íbamos solucionando problemas, y los diálogos eran de carácter parcial”, por lo cual enfatizó que “lo que debemos hacer en esta etapa es juntar a todos los actores sociales, porque no hay posibilidades de discusiones parciales”.
Tras este análisis, la mandataria consideró que en “la etapa que vive el mundo, con una crisis muy profunda y ante la inmensa potencialidad del país frente a un mundo desplomado”, el diálogo entre los sectores de la economía nacional debe servir “para lograr el bienestar de la sociedad y no la prevalencia de un sector mayor poder o de lobby”.
“Es el momento de iniciar esta etapa y lograr definir fríamente el rumbo económico, político y social de la Argentina, porque la historia de frustraciones y fracasos nos obliga a todos a actuar con mucha responsabilidad, escuchando todas las propuestas y siendo escuchados cuando se explican las razones y los números”, resumió la mandataria, tras lo cual agregó que “luego hay que tomar decisiones”.

Hacia una reforma política

Otra propuesta de la mandataria, que también retoma reclamos de la sociedad y de la oposición, fue la de impulsar “una profunda reforma política” para consolidar la democracia y los partidos. Para ello anunció que pondrá a consideración la adopción de un sistema de internar abiertas.
“Estoy hablando de una reforma amplia que en algunos lugares, como la provincia de Santa Fe, ya está vigente, un sistema de doble turno electivo:?en elecciones primarias vota el conjunto social entre los candidatos que tienen los distintos partidos políticos, y en la segunda oportunidad se eligen los cargos”, explicó.
A la hora de argumentar sobre la propuesta entendió que “dejar en manos de los partidos la selección de candidatos no es suficiente garantía de estabilidad de la democracia y de fortaleza institucional de los partidos” y remarcó la importancia de “la participación e involucramiento que la sociedad debe tener en los grandes temas, porque hay decisiones que escapan a la esfera de los gobernantes”.

Artículos destacados