La jubilación promedio de la Caja llegó a $38.841, 190% más que Anses

En tanto, en las pensiones, la brecha es del 119%. La distancia obedece a la diferencia de cálculo de
haberes pero principalmente a que mayoría de pasivos de Anses cobra la mínima. Nación giró fondos para atender parte del déficit, que sigue creciendo

Por Alfredo Flury – aflury@comercioyjusticia.info

La jubilación promedio que paga la Caja de Jubilaciones de Córdoba alcanzó en noviembre pasado a 38.841 pesos, 38,1 por ciento más que el monto desembolsado un año atrás. La cifra se ubica un 189,87 por ciento por encima de los 13.399,5 pesos que paga en promedio la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses).
En tanto, la pensión promedio de la Caja se ubicó en 26.884 pesos, 118,96 por ciento superior a la del organismo previsional nacional.
Los datos compendiados por Comercio y Justicia surgen del informe del Movilidad de noviembre difundido por la Caja de Jubilaciones y cifras recabadas de la página de Anses.
La brecha que se incrementó este año, obedece a la diferencia de incrementos que recibieron uno y otros beneficiarios: los de Córdoba, en rigor los empleados públicos provinciales que son la mayoría, por aplicación de la claúsula gatillo que, en esta ocasión, fue muy superior al aumento de Anses por aplicación de la movilidad previsional que desde este año supuso un nuevo mecanismo de cálculo.
Así, mientras las prestaciones de Córdoba crecieron 38,1 por ciento interanual a noviembre, las de Anses aumentaron sólo 22,2 por ciento entre septiembre del año pasado -última suba- y septiembre de este año.

En cualquier caso, tanto las provinciales como las nacionales treparon por debajo de la inflación que a noviembre y en la comparación interanual superará el 45 por ciento.
Con todo y más allá de las diferencias de incrementos que ayudaron a aumentar la brecha, la principal explicación de enorme distancia entre un haber y otro obedece al cálculo de la prestación inicial pero, principalmente, a que en Anses, el 65 por ciento de los jubilados cobran la mínima mientras que en la Caja sólo el 2,7 por ciento. En el caso del organismo previsional nacional, buena parte de quienes perciben la prestación mínima son aquellos que ingresaron en la denominada moratoria previsional instrumentada durante la gestión de Cristina Fernández y que permitió de personas que no tenían los aportes suficientes pero sí la edad para jubilarse, accedieran a un beneficio.
Actualmente, Anses paga 5.268.616 jubilaciones y 1.657.503 pensiones.
En tanto, la Caja atiende 80.912 beneficios jubilatorios y 22.534 pensiones. Ambos organismos tienen un elevado déficit para poder atender esos pagos. Ese rojo se genera a partir de la diferencia entre los ingresos producto de los aportes y contribuciones y las erogaciones por el pago de prestaciones. En el caso de la Caja de Jubilaciones, el rojo a septiembre pasado alcanzaba a 7.828 millones de pesos. Parte de ese déficit es cubierto por Anses y el resto debe afrontarlo la Provincia.

De hecho, este año se estima que el quebranto rozará los 11 mil millones de pesos. De esa cifra, Anses aportaría unos 7 mil millones de pesos. El resto deberá cubrirlo el Tesoro provincial.
De cualquier manera, la cobertura del déficit por parte de Anses viene ciertamente demorada. Aún no se hizo el cálculo final del rojo a cubrir en 2018 y por ahora se vienen girando pagos mensuales de 171 millones de pesos a cuenta del acuerdo final.
En realidad, recién se están completando los pagos de 2017 que fueron recalculados tiempo atrás y llevaron a cifra final de cobertura a poco más de 5.700 millones de pesos desde los 5.100 millones originales. De esta forma, Anses ya liquidó tres cuotas de 160 millones de pesos cada una mientras que aún resta un último pago en diciembre por el mismo monto para de esta forma completar 2017.
La demora en calcular del déficit y acreditar los fondos exige a la Provincia afrontar con fondos propios esa diferencia que si bien luego la recuperará en parte, tiene un costo financiero evidente en un contexto de alta inflación y pérdida del valor del dinero.

Tasa de sustitución
De acuerdo a datos informados por la Caja de Jubilaciones, la jubilación promedio de 38.904 pesos pagada en noviembre, equivale al 118 por ciento del salario mínimo que paga la Provincia, neto de aportes personales.
Sin embargo, la prestación es ciertamente inferior al salario bruto, aunque ese dato no fue informado.
Con la liquidación de noviembre, se actualizaron los haberes de 93.957 beneficios, 90,8 por ciento del total de la población cubierta por el sistema previsional provincial. Los aumentos generaron una expansión del gasto previsional del orden de los 138,9 millones de pesos mensuales (3,8 por ciento del gasto previsional mensual).
Los aumentos aplicados se originaron en cuatro fuentes distintas. Por un lado, la aplicación de la movilidad sobre los haberes previsionales en función de las variaciones en las remuneraciones de los agentes activos involucró a la mayor cantidad de beneficiarios y explicó más de la mitad de la expansión total del gasto. También en noviembre comenzó a regir un incremento del haber mínimo, garantizando un piso de 10 mil pesos que, para quienes no perciben otra prestación, es de 13 mil pesos conforme el denominado complemento previsional solidario. Finalmente, también subió el tope jubilatorio que alcanzó a 146.655 pesos, 3,03 por ciento por encima del mes anterior.
Actualmente, 515 pasivos están alcanzados por el tope jubilatorio, el 0,5 por ciento del total de beneficiarios.
El límite legal tiene que ver con el 82 por ciento del salario del gobernador, de acuerdo all segundo párrafo del artículo 53 de la Ley 8.024.

Artículos destacados