La industria tiene el menor uso de la capacidad instalada en 17 meses

Durante julio pasado se utilizó 60,1%, cinco puntos porcentuales por debajo de igual mes de 2017, de acuerdo con lo que informó ayer el Indec. Es la tercera contracción interanual consecutiva. Alimentos y bebidas, textil y la producción automotriz aprovecharon sus instalaciones por debajo de la media general

El uso de la capacidad instalada en la industria cayó a 60,1% durante julio, su menor nivel en 17 meses, después de febrero del año pasado, cuando se ubicara en 60%, de acuerdo con lo que informó ayer el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec).
El guarismos se ubicó así cinco puntos porcentuales por debajo del registro de igual mes de 2017 (65,1%), y 1,7 puntos porcentuales menos que el de junio, haciéndose evidente la profundización del desempeño negativo de la actividad fabril.
De acuerdo con el Indec, los bloques sectoriales que presentaron en julio niveles de utilización de la capacidad instalada por sobre al nivel general fueron industrias metálicas básicas (86,3%), papel y cartón (73,8%), productos del tabaco (73,0%), productos minerales no metálicos (71,4%) y refinación del petróleo (66,2%).

En tanto, los bloques sectoriales que se ubicaron por debajo del nivel general de la industria fueron productos alimenticios y bebidas (58,9%), edición e impresión (58,6%), productos de caucho y plástico (54,3%), productos textiles (53,6%), la metalmecánica excepto automotores (51,1%), sustancias y productos químicos (50,8%) y la industria automotriz (48,1%).
A su vez, respecto a igual mes de 2017, los bloques que presentaron en julio una menor utilización de la capacidad instalada fueron: alimentos y bebidas, productos del tabaco, industria textil, papel y cartón, edición e impresión, refinación del petróleo, sustancias y productos químicos, productos de caucho y plástico, productos minerales no metálicos y la metalmecánica excepto automotores.
Por otra parte, en julio las industrias metálicas básicas y la industria automotriz presentan un mayor nivel de utilización de la capacidad instalada, en comparación con julio de 2017.

Según los sectores
El sector de alimentos y bebidas presentó en el séptimo mes del año un nivel de utilización de la capacidad instalada de 58,9%, inferior al de julio de 2017, cuando se había ubicado en 63,9%.
Según la explicación oficial, la caída en el nivel de uso de las instalaciones se origina, fundamentalmente, en las bajas de la molienda de cereales y oleaginosas y de la elaboración de bebidas. En el primer caso, la menor elaboración, principalmente, de aceite y subproductos de soja y girasol produjo la retracción en la actividad de las plantas. En el caso de las bebidas, la disminución de la utilización de la capacidad instalada se vinculó con el menor nivel de actividad de los segmentos de gaseosas, aguas y sodas.

Por su parte, la industria textil -uno de los sectores más afectados por la recesión- presentó un nivel de utilización de la capacidad de 53,6%, inferior al de julio de 2017 (65,5%), a partir de la contracción en los niveles de elaboración de tejidos y de hilados de algodón.
En tanto, por sobre la media general, los productos minerales no metálicos alcanzaron un nivel de utilización de la capacidad instalada de 71,4%, inferior al de igual mes del año anterior, cuando se utilizó 72,3% de las instalaciones. La menor actividad se debió a la disminución de la producción de cemento y de vidrio, según indicó el Indec.
Las industrias metálicas básicas mostraron un uso de la capacidad instalada de 86,3% en julio, en este caso superior al registrado en el mismo mes del año anterior (75,9%), a partir del crecimiento de la producción de acero crudo.
En cuanto a la industria automotriz, ésta utilizó su capacidad instalada en 48,1%, mostrando una mejora respecto de igual mes del año anterior cuando el aprovechamiento llegó a 45,5%. El crecimiento de la cantidad de unidades producidas de vehículos automotores se vincula principalmente, con el aumento de las exportaciones.
En tanto, la industria metalmecánica (sin automotores) presentó en julio un nivel de uso de sus instalaciones de 51,1%, por debajo del registrado en julio de 2017 (59,2%), a partir de la disminución de los niveles de producción de tractores, cosechadoras, sembradoras e implementos agrícolas, de algunos sectores de consumo durable (en particular todo lo que tiene que ver con la línea blanca) y del segmento de envases de metal.

Artículos destacados