La industria presume segura prórroga del Plan Lula para sostener a automotrices

El denominado Plan Lula -de incentivo a la demanda de vehículos en Brasil- sería extendido más allá del 30 de junio próximo, situación que permitirá a las automotrices y autopartistas radicadas en Córdoba mantener su producción en el tiempo a raíz del alto grado de dependencia respecto al mercado del socio mayor del Mercosur.
La posibilidad de extender el plan diseñado por el presidente brasilero Luis Inácio Lula Da Silva, que reportó tan buenos resultados, fue considerada como “muy probable” por parte de industriales y gremialistas consultados por Comercio y Justicia.
En esa línea coincidieron el titular de la Cámara de Industriales Metalúrgicos, Juan Grundy, y referentes de Fiat Argentina.
También se pronunciaron en el mismo sentido el secretario general de la UOM Córdoba, Augusto Varas, y el secretario de Interior del Smata nacional, Daniel Dragún.

En tanto, fuentes del Gobierno provincial admitieron su expectativa sobre la prórroga, aunque dijeron desconocer si efectivamente se extenderá más allá del plazo original.
El plan dispuesto por Lula Da Silva a poco de despuntar la crisis global, permitió a Brasil sostener las ventas de cero kilómetros respecto al año pasado, pese a que 2008 había sido un año récord para ese mercado, según datos de la consultora Abeceb.com.
En primer lugar, Brasil estableció un paquete de asistencia de US$4.000 millones. En ese marco, impulsó una reducción impositiva en dos gravámenes relacionados con la comercialización de autos nuevos: se redujo a la mitad el impuesto que se aplica sobre todos los contratos financieros cuando las personas adquieren cualquier tipo de bien (IOF). El impuesto pasó de 3% a 1,5% y, por otro lado, se aplicó un esquema de reducciones sobre el impuesto a los productos industrializados (IPI) cuya cuantía depende de la motorización del vehículo y que tendrá vigencia hasta el próximo 30 de junio, entre otros beneficios.

Paralelamente, hubo una inyección directa de fondos para garantizar que el crédito destinado a la compra de vehículos se mantuviera.
El paquete surtió efecto no sólo en Brasil. En Córdoba, buena parte de la “reactivación” del sector automotor y de las autopartistas se vio favorecida por la mayor demanda de aquel mercado.
De hecho, Fiat, por caso, exporta el 80% de sus modelos a Brasil. En menor medida, Renault también coloca buena parte de sus unidades en ese país. Ese impulso derivó en la consiguiente mayor demanda a las autopartistas locales.
“A diferencia del plan diseñado por el Gobierno argentino, en el caso de Brasil provocó un shock de demanda que repercutió en Córdoba y fue responsable de que la industria local no haya caído de manera más contundente. De hecho, si el plan no se prorroga, la situación será impredecible”, señaló Grundy.
Por su parte, desde Fiat, como desde los gremios Smata y UOM, aseguraron contar con información según la cual Brasil prorrogaría los beneficios del plan en marcha. “Probablemente no se mantengan todos los incentivos, pero es prácticamente un hecho que se va a postergar, atento a los buenos resultados que reportó”, indicó una fuente de Fiat Argentina.

Al final, Renault aco

Artículos destacados