La economía subió 10,2% en enero, a partir de la industria

La actividad económica creció durante enero un 10,2 por ciento en relación con igual mes del año pasado, según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).
En la variación intermensual, el Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE) aumentó un 0,5 por ciento respecto a diciembre de 2007.
Ya la semana pasada, la presidenta Cristina Fernández había adelantado que el nivel de actividad económica había crecido durante el primer mes del año pasado por encima del 10 por ciento.
Cabe destacar que este indicador mide la variación mensual de la producción de bienes y sevicios, que se utiliza para confeccionar la evolución del Producto Interno Bruto (PIB), que la entidad oficial da a conocer trimestralmente.
El comportamiento que registró el PIB durante el año anterior mostró una suba del 8,7 por ciento respecto de 2006, y se ubicó en los 806.648 millones de pesos.
Según consideraciones de diversos economistas, este nivel de incremento arroja un piso de crecimiento del cuatro por ciento para todo 2008.
La marca del 10,2 por ciento registrada en enero es la mayor suba desde agosto de 2005.
Según el Indec, la mejora del EMAE fue impulsada por la actividad industrial, que creció durante enero 12,6 por ciento en términos interanuales, merced a la buena performance de la actividad automotriz, las industrias metálicas básicas y las aceiteras.
Este aumento se colocó como uno de los más importantes de los últimos doce meses, y demuestra una aceleración que comenzó a registrarse entre octubre y diciembre del año pasado. Justamente diciembre cerró con un alza del 9,9 por ciento en términos interanuales, la más alta de 2007.
También el consumo continuó su marcha ascendente, tal cual quedó reflejado en las ventas de los supermercados que aumentaron durante enero 24,9 por ciento en relación con igual mes del año pasado, medido a precios constantes.
No obstante, algunos especialistas destacaron que la crisis financiera internacional podría afectar el nivel de crecimiento, provocando una desaceleración en la economía, en el marco de la polémica instalada sobre si la volatilidad de los mercados puede afectar a los países emergentes.

Artículos destacados