Impulsarán el crédito cooperativo y mutual y el fondeo de organizaciones solidarias

Las nuevas autoridades del  Inaes, organismo que regula a todo el sector en el país,  anunciaron medidas de reordenamiento administrativo y de impulso al desarrollo de las cooperativas y mutuales.

Después de varios años de recorridos conjuntos, Estado y organizaciones de la sociedad civil, y ante el recambio de autoridades gubernamentales, el sector cooperativo y mutual argentino vivió desde diciembre pasado una serie de tensiones derivadas de la incertidumbre sobre la continuidad o por el contrario, la discontinuidad de toda una batería de planes, programas, proyectos y acciones impulsados conjuntamente para la promoción de la economía social y solidaria en Argentina.

La designación, en primer término, de Marcelo Collomb como nuevo titular del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes), ocurrida a mediados de diciembre, así como los primeros gestos del nuevo directorio del organismo público regulador de la actividad, fueron despejando dudas sobre lo que ya se postula como una nueva gestión “superadora” de las anteriores y no meramente rupturista sobre el trabajo anteriormente desplegado en Inaes.

Si el cambio llegó, es para bien, es el mensaje que envían las nuevas autoridades. Y es lo que ratificaron la semana pasada ante un auditorio compuesto por más de 700 dirigentes del sector cooperativo y mutual, reunidos en el acto de presentación de autoridades.

Autoridades de las federaciones y confederaciones cooperativas y mutuales de todo el país escucharon el martes pasado el plan de trabajo delineado por la nueva gestión del Inaes, en un acto abierto por la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, a lo que siguió la alocución de Collomb.

El flamante presidente del Inaes dedicó unos 40 minutos a explicar los principales ejes a trabajar y realizó algunos anuncios concretos, tras esbozar un breve diagnóstico de la situación que encontró al hacerse cargo del organismo.

“No creemos que todo empieza cuando nosotros llegamos, pero sí que debemos producir los cambios necesarios para ir, cuanto menos, marcando un rumbo que de seguridad, estabilidad y confianza en el desarrollo de un sector que es esperanza de futuro”, señaló de entrada.

Reorganización
Entre las cuestiones más urgentes se refirió a “una reorganización administrativa acorde a los nuevos desafíos que debe enfrentar el Estado”, apoyada en la utilización de tecnologías de la información y de la comunicación para poder hacer el seguimiento electrónico de expedientes, junto a procesos de digitalización de registros y a “una capacitación permanente” del personal.

“Dispondremos el funcionamiento de mesas de ayuda en todas las áreas del organismo con el objeto de brindar asistencia técnica permanente a las entidades”, enfatizó en relación con la idea de presentar una renovada atención al público, más ágil y eficiente, de parte del Inaes.

Dentro del organismo propiciará también la participación del sector por medio del Consejo Consultivo Asesor Honorario y de la ampliación y dinamización de las comisiones temáticas, incorporando las de Medio Ambiente y de Legislación a las ya existentes.

Collomb subrayó, además, la decisión de continuar impulsando junto al Ministerio de Educación el programa de investigación que vienen desarrollando cooperativas y universidades hace dos años y comprometió nuevos esfuerzos para lograr la aplicación del artículo 90 de la Ley Nacional de Educación.

Desarrollo
En cuanto al desarrollo productivo del sector, anunció una flexibilización normativa para impulsar el crédito cooperativo y mutual destinado a proyectos en ese sentido, tomando en cuenta que hay unos 15 mil millones de pesos ahorrados en el sistema. Asimismo, celebró la naciente Central de Compras virtual propuesta por la Federación Argentina de Cooperativas de Consumo, que traccionará una oferta integrada y transparente hacia los consumidores, por parte de cooperativas de trabajo de todo el país.

“En las cooperativas y mutuales se debe conjugar el pensamiento sobre lo comunitario, conjuntamente con la eficiencia, porque salen al mercado a pelear poder económico real, con solidaridad y con una ética de la responsabilidad que las diferencian claramente de las empresas con fines lucrativos, lo cual las debe convertir en más competitivas y eficientes porque el capital sigue a las personas.”

En esa dirección, anticipó el favorecimiento de la ayuda económica de parte de mutuales y cooperativas de crédito para aquellas entidades que atiendan obras de infraestructura comunitaria, tales como luz, agua, cloacas y otros servicios esenciales, en proyectos integrados que involucren también a cooperativas de trabajo y de servicios públicos.

Finalmente, tal como lo había expresado días atrás en su visita a la sede de Cooperar, convocó al autocontrol y a la articulación entre las entidades representativas y el Instituto para prevenir el lavado de activos y el narcotráfico, a los que definió como “un flagelo que se expande de la mano de organizaciones criminales y a los que no les permitiremos que se valgan de instituciones y organizaciones sanas”.

La apertura del acto estuvo a cargo de la ministra Stanley, quien auguró un trabajo conjunto entre las cooperativas, las mutuales y el Instituto para elaborar políticas que “sirvan a las necesidades de todos los argentinos”.

Artículos destacados