Impuesto al cheque: advierten que cambios no aumentarán los recursos netos

Tras la fallida sesión de la semana pasada -que fue levantada porque la ausencia de la oposición impidió la obtención del quórum-, el Senado se apresta a tratar finalmente hoy la propuesta de cambios en la distribución del Impuesto al Cheque, una iniciativa que permitiría a Córdoba obtener 700 millones de pesos más por año, provenientes de transferencias automáticas de la Nación. De todas maneras, un estudio privado alertó sobre el impacto general que tendría la aprobación de estos cambios en la caja provincial y consideró que, al menos en el actual marco fiscal del país, no generaría necesariamente mayores recursos netos para las provincias, aunque sí un avance desde el punto de vista de la “previsibilidad” y la “institucionalidad”.

Según un trabajo realizado por el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) que conduce el economista Nadín Argañaraz, el año pasado el envío de recursos automáticos a través del Fondo Federal Solidario (conocido como la coparticipación de las retenciones sojeras), permitió a la Nación cumplir con el piso del 34% establecido por ley como proporción mínima de los recursos tributarios transferidos a las provincias. De acuerdo con el trabajo, esa situación no se daba desde 2001 y recién en 2009 volvió a cumplirse el requisito legal, gracias a la distribución de los derechos de exportación.

De todas maneras, la Nación también gira recursos a las provincias de manera discrecional, por medio de transferencias corrientes o de capital. Éstas constituyeron 23% de los fondos provenientes del Gobierno nacional en 2009, 23.000 millones de pesos, frente a los casi 79.000 millones que llegaron por coparticipación, incluyendo aquí el Fondo sojero.
Incluso, estos recursos no automáticos subieron mucho el año pasado, bastante por encima de las transferencias automáticas: mientras los fondos por coparticipación crecieron 13% en 2009 -incluyendo el Fondo Federal-, los giros corrientes aumentaron 43% y los de capital 64%. En ello pesó seguramente el calendario electoral, pero también la fuerte intervención del Ejecutivo nacional para paliar el impacto de la crisis internacional.

De acuerdo con el trabajo del Iaraf, justamente estos recursos girados por fuera de la coparticipación podrían ser reducidos por el Gobierno nacional en caso de aprobarse los cambios en la distribución del Impuesto al Cheque, de manera de mantener la situación fiscal del país, pues la iniciativa le implicaría un recorte de recursos de más de 8.000 millones de pesos, que irían a parar a las provincias.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

“No puede ignorarse que la primera fuente de financiamiento de la resignación de fondos que tendría la Nación son las transferencias corrientes y de capital de carácter discrecional que hoy envía a las provincias”, señaló el informe, al tiempo que anticipó que “dada la situación fiscal del Gobierno nacional, resulta difícil pensar que el cambio de la ley del cheque implique mayores fondos netos para las provincias, al menos consideradas como conjunto”.

Jornada clave
Los senadores opositores intentarán hoy darle media sanción al proyecto de ley que prevé coparticipar la totalidad de los ingresos por el Impuesto al Cheque. Esto significaría que las provincias reciban este año 11.500 millones de pesos por este concepto, frente a los 3.500 millones que les llegarían con el esquema vigente. Para Córdoba los cambios significarían entre 600 y 700 millones de pesos má

Artículos destacados