Higiene urbana: confirman suba de 48,5% a LUSA, LAM y UrbaCórdoba

El importe total pasó de $ 162,68 millones a $241,67 millones a precios de septiembre de 2018. A ese monto hay que sumarle $156 millones del Esyop, a cargo del barrido. El monto no incluye los costos de la Crese residual ni de Cormecor. El acuerdo obliga a las empresas a desistir de eventuales reclamos por determinación a la fecha

El servicio de higiene urbana en la ciudad de Córdoba, que desde el 1 de diciembre pasado está a cargo de las empresas LUSA, LAM y UrbaCórdoba, sufrió un ajuste en las tarifas de 48,55 por ciento luego de que en las últimas horas el intendente Ramón Mestre firmó los decretos correspondientes que homologan los acuerdos de reterminación de precios con las tres prestatarias privadas.
De esta forma, el costo mensual del servicio, originalmente pautado en 162,68 millones de pesos a valores de octubre de 2017, se incrementó ahora a 241,67 millones de pesos a valores de septiembre de 2018.
El aumento aparece reflejado en los decretos 134, 136 y 136 del 25 de enero pasado, rubricados por el intendente Mestre y por el secretario de Servicios Públicos, Pablo Farías.
En tanto, las actas específicas incluidas como anexo en cada decreto están suscriptas por representantes de cada una de las prestatarias. A esos montos hay que sumarles el costo del servicio de barrido, a cargo del Ente de Servicios y Obras Públicas (Esyop), que alcanza 156 millones de pesos, por lo que el servicio completo tiene un valor superior a 397 millones de pesos por mes, sin contar con los costos de la Crese residual ni de la Corporación Intercomunal para la Gestión Sustentable de los Residuos Sólidos Urbanos del Área Metropolitana de Córdoba (Cormecor), parte de cuyas erogaciones son cubiertas por la Municipalidad de Córdoba.

El aumento operado en el servicio obedece a la fortísima suba de costos que operó entre el momento en que las empresas cotizaron en la licitación pública convocada por el municipio para adjudicar la concesión del servicio, y cuando comenzaron a operar de manera efectiva.
En cuanto a los nuevos valores, para Logística Ambiental Mediterránea (LAM), la empresa del grupo Solvi-Caputo que opera el micro y macrocentro, pasaron de 26,65 millones a 44,04 millones de pesos, 48,53 por ciento mayor que la cotización original.
La nueva tarifa se compone de 23,3 millones de pesos por la recolección de residuos húmedos, 13,12 millones de pesos por la recolección de la fracción seca, 2,21 millones de pesos por restos verdes y 2,68 millones de pesos por voluminosos, restos de obra y demoliciones.
En el caso de LUSA, la empresa del grupo Romero, pasó de 70,05 millones a 102,4 millones de pesos, 46,18% superior que la de 2017.
La cifra se descompone en 68,05 millones de pesos por la recolección de residuos húmedos, 6,83 millones de pesos por la recolección de secos, 6,99 millones de pesos por voluminosos, 5,93 millones por verdes y 14,59 millones de pesos por “prestaciones complementarias”.
Finalmente, en el caso de UrbaCórdoba, compañía originalmente conformada por la española Urbaser y la local Cotreco que se apartó de la sociedad a poco de asumir la prestación, el valor del servicio se disparó desde los 62,98 millones de pesos originales a 95,13 millones de pesos ahora, esto es un 51,04 por ciento más.

La tarifa incluye 70,40 millones de pesos por recolección de residuos húmedos, 10,46 millones de pesos por recolección de secos, 4,75 millones por voluminosos, 5,70 millones de pesos por verdes y 3,80 millones de pesos por “prestaciones complementarias”.
Los aumentos, por cierto, no serán los únicos del año.
UrbaCórdoba cuenta con 380 empleados, LAM con 164 y LUSA, con 406. En tanto, el Esyop tiene 1.184 trabajadores. Con todo, los sueldos de los barrenderos son sustancialmente inferiores a los que perciben los recolectores o choferes de camiones. El costo salarial de las prestatarias explica cerca de 80 por ciento del total.
El contrato suscripto entre las partes refiere a la posibilidad de revisión de precios en función de la variación de costos. De hecho, desde septiembre de 2018 a esta parte ya hubo cambios sustanciales. Si bien la inflación se desaceleró en el último trimestre del año, siguió elevada. Sólo entre octubre y diciembre inclusive, el acumulado del Índice de Precios al Consumidor que mide la Dirección de Estadísticas y Censos de la Provincia alcanzó 11,71 por ciento. En enero, en tanto, se estima que la inflación se ubicará entre 2,5 y 3 por ciento.

En ese marco, es inevitable un reajuste en el corto plazo. La suba impactará en el presupuesto destinado a higiene urbana, la principal erogación que tiene el municipio luego del pago de sueldos que exige más del 50 por ciento de los ingresos de la comuna.
Por lo demás, las tres empresas “aceptan los valores acordados (…) renunciando a cualquier reclamo, a otros eventuales mayores costos, como así también a compensaciones, gastos improductivos, supuestos perjuicios de cualquier naturaleza por los períodos y cambios operados reclamados en este expediente (..) con fundamentos en las distorsiones producidas por los precios derivados de los cambios registrados en la economía…”, según consta en la Claúsula Tercera de cada uno de los acuerdos.
Oficializan a Sapp en el Esyop
En tanto, Alfredo Sapp quedó oficialmente designado nuevo presidente del Ente de Servicios y Obras Públicas (Esyop), luego que el viernes se publicó el decreto de nombramiento a partir del 1 de febrero. Saap venía desempeñándose como subasesor letrado del municipio. Estará acompañado por Enrique Imberti y por Lucas Samamé. La intención oficial es dotar al Esyop de otra impronta y que tenga un mayor control de los empleados, luego que se difundió que la mayoría de la comisión directiva del Sindicato Único de Recolectores de Residuos y Barrido de Córdoba (Surrbac), que nuclea a los trabajadores del servicio de higiene urbana en la ciudad, se desempeña en el Esyop.

 

Artículos destacados