Higiene urbana: apuran definición y prestatarias van por otro ajuste

En 15 días se conocerá la precalificación y, a fines de mayo, se abrirá el sobre con las ofertas económicas. La comuna pretende iniciar las nuevas concesiones en agosto. Lusa y Cotreco preparan un nuevo pedido de aumento. El contrato hoy ya se ubica en $70 millones mensuales.

La Municipalidad de Córdoba acelera los plazos para la precalificación de las empresas oferentes en el proceso de licitación para concesionar por ocho años el servicio de higiene urbana en la ciudad.

En ese marco, fuentes consultadas por Comercio y Justicia admitieron que la calificación de las tres empresas en competencia se conocería en 15 días y a fines de mayo se procedería a la apertura de las ofertas económicas, siempre que los grupos hayan superado la instancia anterior.

La intención oficial es firmar contrato y iniciar la nueva concesión el 1 de agosto.
Con todo, aún restan pasos claves en el proceso de llamado a concurso que, junto a la licitación del servicio de transporte urbano, son pilares estratégicos de la gestión de Ramón Mestre.

Por lo pronto, todas las fuentes consultadas admiten que el servicio que originalmente presentó el municipio como eje de la futura prestación, hoy insumiría costos muy por encima de sus chances económicas.

Al respecto, recordaron el impacto de la devaluación sobre diferentes costos, no sólo los que incluyen insumos importados.

La comuna apuntaba a un servicio que incluyera la contenerización gradual, en reemplazo del sistema actual por el que se depositan los residuos en el ingreso de cada vivienda, a excepción de las construcciones en altura.

En ese marco, habrá que evaluar el nuevo escenario y las ofertas económicas que se presentan para la ocasión.

De hecho, desde el propio municipio se había admitido ya a fin del año pasado -al momento de abrir la licitación- que probablemente se avanzara en una primera instancia en un servicio muy parecido al actual y que se dejaría para una segunda etapa la inclusión de agregados.

La licitación que se abrió el 13 de diciembre, concluyó con la participación de tres oferentes: las actuales prestatarias Lusa y Cotreco y la empresa Transportes Olivos del grupo Urbaser.

El futuro esquema de higiene urbana contempla la división de la ciudad en tres sectores (norte, sur y centro), la contenerización en los barrios y la automatización de la recolección con camiones especiales. Asimismo, los pliegos exigían que cada compañía presentara ofertas por al menos dos zonas, una de ellas el área céntrica como propuesta obligatoria.

Con todo, el municipio se reserva la potestad de contratar “por renglones”, esto es no todos los servicios que las empresas deben cotizar.

Esa posibilidad le da margen para manejarse con un presupuesto más austero respecto a un costo que, de acuerdo a los servicios originales, hoy se ubicaría por encima de los $100 millones mensuales.

Sí está plenamente confirmado que el municipio avanzará con la disminución de una frecuencia semanal para la recolección de residuos húmedos, frecuencia que será reemplazada por una destinada a recoger residuos secos, esto es basura reciclable.

La intención oficial es comenzar en breve una campaña de concientización sobre ese punto.

De todas formas, desde la comuna admiten que el cambio va a ser “difícil y de largo aliento”. “Hoy el municipio no está en condiciones de sumar un nuevo problema a los varios frentes que tiene abiertos”, reconoció una fuente a este medio.

La idea era en principio que ese sistema debutara a comienzos de año.

Párrafo aparte para el acuerdo que deberá rubricarse con el Surrbac, gremio que nuclea a los trabajadores que prestan servicio para las actuales prestatarias. Según el convenio vigente, cada vez que vence una concesión, los empleados deben ser indemnizados aún si su continuidad está garantizada, como es el caso. El monto en juego es varias veces millonario.

Otro ajuste en puerta
En tanto, en las próximas horas, las empresas Lusa y Cotreco presentarán un nuevo pedido de ajuste de tarifas en función de la suba de costos.

De acuerdo al contrato de tercerización vigente, las prestatarias de los servicios en la zona norte y sur, respectivamente, podrán solicitar un reajuste de valores cuando se detecte un aumento de costos superior a 2,5%.

En este caso, la presentación de ambas empresas tendrá que ver con el último escalonamiento salarial del convenio de Camioneros para 2013.

Concretamente, ese acuerdo estipulaba un incremento del 26% escalonado en tres tramos, el último en marzo pasado, de seis por ciento.

El ajuste que solicitarían las compañías rondaría ese porcentaje, en parte por el impacto salarial que talla de manera importante en la estructura de costos, pero también por la suba de diferentes insumos tras la devaluación.

Actualmente, el contrato se ubica en torno a los $70 millones. A ese monto, hay que sumarle mas de $10 millones mensuales de la Crese residual.

La cifra para las privadas es prácticamente el doble que los $37,2 millones originales, de marzo de 2012. De hecho, al momento de cotizar y mejorar las ofertas para luego adjudicarse el servicio, Lusa y Cotreco habían incluido $14,18 millones y $23 millones para el año 2012 y $15,58 y $25,28 millones, respectivamente, en concepto de facturación mensual desde el 1 de enero de 2013 y hasta el cierre de la concesión, el 31 de diciembre de ese año.

Luego, los plazos se extendieron hasta que se resolviera la licitación en marcha.

En tanto, de acuerdo con la ejecución presupuestaria al 31 de diciembre último, en 2013 se terminaron comprometiendo erogaciones por $1.281,7 millones en el rubro Servicios. Los gastos a Lusa y Cotreco figuran como parte de Servicios Públicos Ejercidos por Terceros que se llevan más de 60% del total del rubro Servicios.

De acuerdo con el Presupuesto 2014, el rubro Servicios pasará a $1.671,3 millones.

Artículos destacados