Grundy: «Corremos el riesgo de desindustrialización»

Ayer por la tarde tuvo lugar el almuerzo por los 61 años de la Cámara de Industriales Metalúrgicos y Componentes de Córdoba. Con la presencia de funcionarios, legisladores, además de empresarios del sector e invitados, no pasó desapercibido en el encuentro la compleja situación nacional de la coyuntura.
“En año 2005 nuestra cámara comenzó a alertar sobre situaciones que hacían perder la competitividad”, disparó Juan Grundy, presidente de la entidad, a la hora de dar su discurso. “Pasan los años y vemos que avanzamos lento, nos estancamos o retrocedemos. Es necesario que avancemos rápido, el progreso del mundo no espera”, dijo el dirigente.

Modelo de crecimiento

Grundy habló luego de que el economista Marcelo Capello presentara un trabajo elaborado por el Centro de Estudios Aplicados en Economía y Finanzas de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Córdoba. Capello expuso, en líneas generales, sobre la creciente pérdida de las ventajas competitivas generadas tras la convertibilidad. Una de las conclusiones del trabajo es que el problema de los modelos de desarrollo local fue siempre intentar crecer “hacia adentro”. De esta manera, las exportaciones se mantienen a niveles récord más por el efecto de los altos precios que por las cantidades.

La pérdida de la competitividad es visualizada por el sector como un problema ya instalado. “De la forma en que se están presentando los acontecimientos, y de persistir las situaciones vigentes, en poco tiempo corremos el riesgo de desindustrialización de nuestro sector”, dijo Grundy en su discurso.
“No podemos ser ajenos al conflicto entre el Gobierno Nacional y el campo: el cambio deliberado de reglas, sus consecuencias económicas y con ello la pérdida de confianza, impide planificar, no sólo al sector agrícola, sino también a otros sectores de nuestra economía. La inflación, la pérdida de competitividad, la falta de previsibilidad y las alteraciones de los índices comienza mucho antes del mes de marzo. No es responsabilidad de los productores agrícolas”, dijo Grundy. “En ese marco, es destacable el protagonismo que ha tomado el Gobernador de Córdoba”, agregó.

“El Gobierno Nacional no considera que un pedido de más del 32 % de incremento salarial, sobre un acumulado desde la caída de la convertibilidad del 324 %, es peligroso para la estabilidad económica del país o la supervivencia de las empresas”, sostuvo Grundy en relación con la discusión paritaria del sector. “Si sumamos que desde la Nación ya se están enviando las multas por mayor consumo eléctrico durante el año 2007, la pérdida importante de mercado reflejada en el déficit comercial que se observa con productos que ingresan de otros países, la caída de actividad por la crisis del Gobierno con el sector agrícola, etc. vemos con preocupación el futuro”, sostuvo.
“No podemos bajar las persianas y apagar la luz hasta que se clarifique el camino de nuestro país, es necesaria la unión entre todos los sectores para que podamos revertir las situaciones que hacen peligrar la estabilidad y el crecimiento”, remató Juan Grundy.

Artículos destacados