Griesa impone condiciones y trasciende primera oferta: US$300 millones

Luego de reunirse con los abogados que patrocinan a Argentina, el juez criticó el discurso de la Presidenta y fustigó el país. Al final de la jornada, se conoció extraoficialmente la propuesta que el país pondrá en la mesa de negociación.

Los abogados que representan a Argentina ofrecieron finalmente comenzar a negociar con los fondos buitres el pago de la deuda en una audiencia en la que el juez de Nueva York, Thomas Griesa, advirtió al país de que no cambie el lugar de pago de los bonos y hasta dijo que el último discurso de la presidenta Cristina Fernández no le generó “confianza”.

Así, el anuncio del ministro de Economía, Axel Kicillof, de poner en marcha un mecanismo para lanzar un nuevo canje de deuda con jurisdicción argentina pareció perder rápido impulso y terminó víctima de una dura reprimenda del juez norteamericano.

“El swap de Kicillof viola las sentencias previas”, alertó Griesa en la audiencia, quien hasta calificó de “ofensivo” el último discurso por cadena nacional pronunciado por Cristina.

“Argentina en los últimos 12 años se ha reído de las sentencias judiciales; no quiero que se vuelva a reír de una sentencia judicial”, advirtió, según declaraciones reproducidas por la agencia Reuters.

Evitar el default
Si bien la información no es de carácter oficial, trascendió anoche que Argentina planea ofrecer un pago inmediato en efectivo que oscilaría entre 200 y 300 millones de dólares, como manera de evitar el default y posibles embargos de los pagos por la deuda reestructurada.

La versión, que trascendió con fuerza en Nueva York y en Wall Street, incluiría un pago adicional con bonos a partir de enero próximo.

Con ese pago, el fondo NML, de Paul Singer amortizaría el gasto del juicio y la inversión realizada para comprar los bonos. A cambio de ello, los fondos buitres levantarían el pedido de embargo de bienes, el país evitaría el default y podría pagar con tranquilidad el vencimiento del bono Discount, que vence el próximo día 30.

Esta alternativa permitiría ganar tiempo crucial, ya que la resolución final del conflicto se posterga para el año próximo, cuando ya esté vencida la cláusula Rights Upon Future Offers (RUFO), que le da derecho a los demás acreedores a reclamar una solución similar a la que se ofrezca a los buitres.

El desacato
La audiencia, de una hora y media, fue encabezada por Griesa y participaron no sólo los letrados de Argentina -quienes habían solicitado la reunión- sino también los del fondo NML.

En la reunión Griesa lanzó duros conceptos y adelantó que presentará una orden que establezca que la propuesta del ministro Kicillof de abrir un nuevo canje de deuda bajo ley argentina “viola” sus decisiones previas, y habló de “desacato”.

El magistrado neoyorkino sostuvo, no obstante, que “aquí hay que encontrar un mecanismo legal para que esto funcione”, con lo que dejó abierta la puerta para que las partes alcancen un acuerdo posible, pese a su permanente postura rígida hacia el país.

Ante la propuesta argentina de iniciar negociaciones, el abogado representante de los fondos Elliot y NML, Robert Cohen, respondió: “Si quieren hablar sobre un acuerdo, ellos ya saben dónde encontrarnos”.

Dos días después de la decisión de la Corte de Estados Unidos de no tomar el caso judicial que enfrenta a Argentina con los fondos buitres, el Gobierno se vio obligado a negociar, ante la inminencia de embargos contra bienes que el país tiene en el exterior y la posibssilidad de caer en default.

Así, buscará una salida a la problemática y preocupante situación que compromete a pagar una suma que ronda US$1.500 millones.

Cautelar caída

– La Corte de Apelaciones del Segundo Circuito de Nueva York levantó la medida cautelar que impedía a fondos buitres trabar embargos contra bienes y fondos argentinos en el exterior.

– Con ello, dio vía libre a la posibilidad de embargar los fondos que el país envíe a fin de mes para cubrir los 900 millones de dólares de un nuevo vencimiento de deuda.

– La solicitud para levantar la cautelar había sido presentada el 15 de octubre de 2013 por los acreedores encabezados por los fondos de riesgo NML Capital Ltd, de Elliott Management Corp y Aurelius Capital Management LP, los mismos que el lunes ganaron el juicio contra el país en la Corte Suprema estadounidense.

Artículos destacados