Giacomino logró concertar con Edisur y ahora insistirá con un marco regulatorio

El Concejo Deliberante aprobó finalmente ayer el primer proyecto de concertación público-privada entre la Municipalidad de Córdoba y el grupo desarrollista Edisur.
La iniciativa que modifica el patrón de uso de suelo, permitirá a la empresa convertir en loteos abiertos tres emprendimientos tipificados como countries. A cambio, deberá invertir parte de la ganancia extra o plusvalía que genere ese cambio en la normativa, en obras públicas por un valor de unos $10 millones.
El proyecto considerado clave por el intendente Daniel Giacomino para avanzar en la ejecución de obra pública, logró el apoyo de 23 concejales y el rechazo de seis en una sesión en donde se reiteraron las acusaciones cruzadas tras las denuncias de presuntas irregularidades por parte del bloque Eva Duarte.
En tanto, Giacomino anticipó que analiza reingresar al Concejo un proyecto de marco regulatorio para ese tipo de mecanismos.

Acuerdo con cambios

La jornada había comenzado temprano para los ediles y la presencia del intendente Giacomino y buena parte de su gabinete en la sesión fue clara muestra de la importancia del proyecto en discusión. A primera hora, un plenario de comisiones había aprobado el despacho final del proyecto con la inclusión de dos addendas con condiciones que, según el oficialismo, habían sido acordadas ya el viernes. La iniciativa ingresada hace tiempo al Concejo luego de un preacuerdo entre el Municipio y Edisur, parecía encaminarse a una aprobación cuando la concejal Olga Riutort denunció públicamente irregularidades el fin de semana último.
Ayer, en ausencia de Riutort (tampoco estuvo el concejal Ramón Mestre), su par de bloque Miguel Siciliano fue el encargado de defender las críticas en el recinto. Previa presentación y defensa del proyecto por parte de la oficialista Alejandra Del Boca, Siciliano cargó contra la iniciativa al señalar que, además del acuerdo original sobre un predio de 33 hectáreas, se incluían otras 60 hectáreas, la mayoría de las cuales recibía un cambio de norma de uso de suelo que generaba una plusvalía para Edisur, uno de los propietarios de esos terrenos.
“Es un mamarracho, poco transparente, debería haberse discutido con mayor plazo”, señaló luego de recordar que los cambios fueron introducidos apenas horas antes.
En ese marco, fundamentó su rechazo y, ante los medios, anticipó la posibilidad de ir a la Justicia.

La postura fue refutada luego en el recinto por Del Boca y después por el propio Giacomino.
Las addendas, indicaron, incluyen entre otros puntos dos parcelas catalogadas de Reserva Verde (RV) y que, en caso que Edisur las adquiera, serán tipificadas como H1 (lotes de 360 metros). Esa plusvalía que se generará, deberá ser destinada a completar obras viales (la Ronda Urbana) junto a dos dispensarios, con una inversión de $4,6 millones.
En cuanto al resto de las parcelas propiedad de Edisur y ubicadas en esas 60 hectáreas, Del Boca explicó que las zonas K7 (industrias y loteos de 360 metros) que pasarán a H1 (lotes de 250 metros) no generarán plusvalía porque requieren de mayor desarrollo de obras públicas y además, los lotes de 360 metros pueden subdividirse en duplex.
Siciliano había asegurado previamente que esa modificación derivaría en una ganancia extra para la empresa sin que ésta debiera solventar obra alguna para el municipio.
Por lo demás, todos los bloques apoyaron el concepto de concertación pese a algunas

Artículos destacados