Fondos buitres proponen “modelo Club de París”

ELOGIO. Un alto funcionario de Elliot Manangement referenció el acuerdo con el Club de París.

Mientras Argentina termina de decidir su propuesta para llevar el lunes próximo a la mesa de negociación, un alto funcionario del principal holdout dejó abierta la puerta a un acuerdo que incluya un anticipo en efectivo y bonos.

Cuando se reinicien el próximo lunes las negociaciones con representantes de los fondos buitres -momento cuando al país le quedarán sólo tres semanas para evitar el default-, Argentina podrá ofrecer un pago en bonos.

El Ministerio de Economía comenzó a analizar la propuesta que elevará a los fondos Elliott Management Corp y Aurelius Capital Management, que reclaman un pago al contado de 1.330 millones de dólares con fallo judicial favorable.

Economía no decidió aún quién integrará la delegación, que podrá estar encabezada por el secretario de Finanzas, Pablo López, y partiría el próximo viernes hacia Nueva York.

Si no se lograre alcanzar un acuerdo el 30 de julio, el país caería en default de la deuda reestructurada, ya que el juez de Nueva York Thomas Griesa rechazó el pago que Argentina intentó realizar a los tenedores de bonos que ingresaron en los canjes de 2005 y 2010.

Pago con bonos
En ese marco y dadas las complicaciones de una negociación que todavía no ha mostrado avances concretos, el gerente de cartera en Elliott Management, Jay Newman, abrió este martes la posibilidad de un acuerdo por la vía de un pago con bonos.

Newman afirmó que los acuerdos que Argentina alcanzó con Repsol y el Club de París son “muy buenos modelos de cómo se vería para un arreglo para los bonistas impagos”. Lo hizo en declaraciones a la cadena cadena televisiva norteamericana CNBC.

“En el caso del Club de París -y esto es muy importante e ilustrativo- Argentina, después de más o menos el mismo tiempo que nosotros venimos lidiando con nuestros reclamos, reconoció el reclamo total del Club de París y acordó pagar una porción en efectivo y la mayoría en bonos”, añadió.

El directivo se mostró optimista sobre que los funcionarios argentinos “vengan a la mesa” de negociación. “Hemos sido claros y públicos sobre la idea de que somos flexibles en cuanto a sentarse a negociar”, ratificó, mostrando interés por el acuerdo con Repsol, en el que “Argentina colocó una obligación de 5.000 millones de dólares en emisión de bonos”.

De este modo, los fondos buitres que habían protestado alegando un virtual desacato de Argentina para presionar al juez de la causa, parecen haber cambiado su postura al admitir la posibilidad de un pago en bonos.

No obstante, Argentina no puede voluntariamente ofrecer mejores términos que los que concedió en la reestructuración de la deuda a los holdouts por la cláusula llamada RUFO (Rights upon Future Offers), que expira el 31 de diciembre.

Si los titulares de bonos en default reclamaren un beneficio mayor, deberán aguardar hasta enero próximo para poder cobrar y cancelar el litigio judicial.

La delegación, en veremos
El ministro de Economía, Axel Kiciloff, que estará este jueves en Washington para participar de una reunión de la Organización de Estados Americanos (OEA), tendrá también un nuevo contacto con los abogados que representan a Argentina. Entonces decidirá si permanece en Estados Unidos hasta el lunes próximo -aunque esa posibilidad, por ahora, fue desechada en el Palacio de Hacienda-.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, afirmó que “se define en el transcurso de esta semana”, al ser interrogado sobre quiénes integrarán la comitiva argentina.

Entiende que hay 50% de chances de pago
S&P empeora su perspectiva de la deuda

La agencia de calificación de riesgo Standard and Poor’s empeoró su perspectiva de la deuda soberana argentina, por considerar que existe al menos 50% de probabilidades de que el país caiga nuevamente en default. S&P colocó la deuda argentina en observación “como reflejo de la evaluación de que existe al menos una probabilidad sobre dos” de que los pagos que el país debía hacer el lunes no sean honrados dentro del período de gracia de 30 días.

Esa probabilidad era de uno sobre tres hace dos semanas cuando la agencia rebajó la nota de la deuda de Argentina y le dio una perspectiva negativa, dijo a la AFP un vocero de la calificadora.

Ésta recordó que Argentina aún tiene por delante un “período de gracia de 30 días” para “realizar estos pagos sin estar en default”.
La agencia había rebajado el 17 de junio la deuda argentina en dos escalones, pasando de CCC+ a CCC- después que la Corte Suprema estadounidense ratificó el fallo favorable a los fondos especulativos.

Según el Gobierno argentino, ese fallo empuja al país a un nuevo default. Una amplia mayoría de acreedores del país había aceptado una reducción de casi 70% de las deudas mediante dos operaciones de canje en 2005 y 2010, pero esos pagos fueron bloqueados hasta que el país pague a los fondos NML y Aurelius.

Artículos destacados