Fernández sugirió que no habrá quita de deuda pero que pagará cuando el país crezca

Afirmó que el pasivo no se cancelará a costa de los que menos tienen. Pidió un compromiso social para resolver los problemas de Argentina e insistió en la creación de un Consejo Económico y Social para buscar los consensos necesarios

El presidente electo, Alberto Fernández, condicionó el pago de la deuda que mantiene Argentina con organismos y acreedores internacionales al crecimiento del país. Al respecto, aseveró que las acreencias no se van a saldar a costa de “los que menos tienen y dan empleo” y les propuso a los empresarios “decidir entre todos” para resolver los problemas del país.
Así lo afirmó ayer al disertar en la XXV conferencia anual de la Unión Industrial Argentina (UIA), que se desarrolló en Parque Norte, en la ciudad de Buenos Aires.
“Vamos a pagar el día que hayamos crecido, producido más, exportado más y hayamos conseguido los dólares para pagar esa deuda; así va a ser esta vez”, dijo Fernández al hablar de la deuda y agregó enfático: “Esa deuda no la van a pagar los que menos tienen y dan empleo”.
En el mismo sentido, manifestó que no se va a dejará convencer por “cantos de sirena”.
Fernández agregó que las obligaciones externas fueron acordadas de un modo “delirante” y prometió respaldar a la industria de aquellas.

Luego precisó: “No quiero hacerle quitas a nadie, no quiero dejar de pagar lo que debemos, pero esta vez esa deuda no lo van a pagar los que menos tienen, los que producen, los que dan empleo. Vamos a pagarla luego de que los que producen produzcan más”.
En ese marco, el mandatario electo sostuvo que la solución no es excluir argentinos que sobran sino que consideró que para resolver los problemas del país es necesario un compromiso social “de todos y cada uno”. Reafirmó su compromiso de crear un consejo económico y social para pasar de la política que impone medidas a la política que busca consensos y piensa en un futuro, y agregó: “Estoy renunciando a mi capacidad de decidir solo y les propongo decidir entre todos”.
Al dirigirse a los industriales, dijo que tienen que hacer un “aporte” y un compromiso, algo van a tener que dar y algo tendrán que resignar”.

“Se equivocan quienes piensan que el debate es ver por cuánto congelamos precios y salarios. El debate es ver lo que tenemos que hacer para que Argentina se ponga de pie y vuelva a producir”, añadió Fernández.
Por otro lado, consideró que recibirá cuentas fiscales en un “estado deplorable” y reservas “para seis meses” al cuestionar la gestión de Mauricio Macri.
“No sé cuáles son las bases sólidas que nos dejan. Yo siento que camino en un pantano”, expresó el mandatario electo, que asume el próximo 10 de diciembre.
“Llegamos un punto de caída que debería asombrarnos. Fueron cuatro años de especulación financiera y ustedes son víctimas de la situación”, reflexionó.
Por otro lado, al hablar de Brasil y el presidente Jair Bolsonaro -quien ahora afirmó que quiere tener una “relación pragmática” con Argentina con respecto al Mercosur- Fernández afirmó que tomó con satisfacción el anuncio del mandatario brasileño. “Porque el Mercosur va a superar a los Bolsonaro y a Alberto Fernández”, sostuvo.
Al respecto, prometió profundizar el acuerdo con los países integrantes del bloque para que no se pierda de vista la importancia del Mercosur a pesar de las diferencias de pensamiento de los presidentes de los distintos países que lo integran.

Macri destacó logros
Por su parte, el presidente Macri consideró que su gestión alcanzó “conquistas” que marcaron “un antes y un después para todos” y le pidió al próximo gobierno seguir trabajando para lograr el equilibrio fiscal y avanzar en un sistema macroeconómico sostenible que beneficie a ciudadanos, emprendedores, pymes y grandes empresas.
Macri expresó que su administración “sanó” el vínculo del país con el mundo y destacó el acuerdo comercial del Mercosur con la Unión Europea.
Al respecto, calificó a ese convenio como una “oportunidad única” y una “hoja de ruta para profundizar el compromiso con la productividad y la competitividad”.
“Estamos convencidos de que apostar a un modelo exportador es la mejor manera de fortalecer nuestro mercado interno. Y, para lograrlo, necesitamos seguir profundizando muchos de los logros que alcanzamos en estos años”, enfatizó.
El mandatario admitió que tuvo “dificultades que aún quedan por resolver en una nueva etapa”.
“Nos hubiese gustado contar con más tiempo para ver los frutos de todo el esfuerzo”, añadió.

Artículos destacados