Estudian radarizar Córdoba para controlar varias infracciones

La Municipalidad de Córdoba analiza la puesta en marcha de un mecanismo de control electrónico de infracciones de tránsito en las principales avenidas de la ciudad.
En ese marco, estudia avalar una licitación adjudicada durante la gestión de Rubén Martí, aunque nunca operativizada y que incluía la instalación de al menos 50 arcos eléctrónicos en calles y avenidas de la ciudad para el control de diferentes infracciones.
De acuerdo a información a la que tuvo acceso Comercio y Justicia, la intención oficial de implementar un control electrónico del tránsito en puntos claves de la ciudad excede el pedido puntual de la empresa Rubén Villemur -adjudicataria del proyecto- cuyo objeto es resultar beneficiaria de la iniciativa.
“Los funcionarios de Tránsito están analizando el expediente (de Villemur) y ver si encuadra con las normas legales vigentes (ley nacional de Seguridad Vial aún no reglamentada) para evaluar la alternativa presentada”, indicó una fuente, quien admitió que el intendente Daniel Giacomino está al tanto del proyecto.

De cualquier manera, el informante aclaró que “alguna salida habrá que tomar”, en relación con esa adjudicación, conciente de un posible juicio contra el municipio.
En tanto, fuentes de la empresa consultadas por este medio aseguraron tener “la mejor predisposición” para comenzar a trabajar, aunque advirtieron sobre posibles acciones legales futuras en caso de desecharse el expediente.
“Esta empresa resultó adjudicataria en la última etapa de la gestión Martí y luego ni (Germán) Kammerath ni (Luis) Juez avanzaron en la puesta en marcha del proyecto”, reveló el informante pese a las “múltiples presentaciones administrativas” efectuadas en ambas administraciones.

Pórticos electrónicos

El proyecto de Villemur incluía una inversión de cinco millones de pesos (dólares durante la convertibilidad) para la instalación de 55 pórticos electrónicos en las principales avenidas de la ciudad.
El mecanismo que contemplaba una conexión on line con el Tribunal de Faltas, incluida un sistema de fotomulta que permitía no sólo el control de velocidad sino también de, por ejemplo, la circulación por carriles restringidos, entre otras infracciones.
Como contraprestación por la inversión, la empresa recibiría un canon estipulado como porcentaje de cada multa efectivamente percibida por el Tribunal de Faltas.
“El sistema es interesante, aunque aún hay que evaluar aspectos legales para su implementación. Todavía no hay decisión tomada”, aseguró por su parte una fuente de la Secretaría de Transporte.

En tanto, la titular del área, Laura Villalba, había asegurado a este medio que se estaban analizando diferentes alternativas para el control del tránsito en la ciudad, entre las que no descartó mecanismos eléctrónicos.
“Seguramente antes de fin de año habrá definiciones”, había revelado 10 días atrás.
Según trascendió, la principal traba que atentaría contra la puesta en marcha del sistema impulsado por Villemur sería el mecanismo

Artículos destacados