Estiman que campaña agrícola reportará US$34 mil millones

El valor final puede ser 28% mayor al de la campaña anterior. Incidirán la buena cosecha (pese a “La Niña”) -que puede superar 90 millones de toneladas-, y los altos precios internacionales. Suben márgenes de rentabilidad. Córdoba representa 25% del total.

La campaña agrícola 2010/11 en el país puede superar 90 millones de toneladas, con un valor estimado en 34 mil millones de dólares, 28 por ciento por encima de la campaña anterior. Así, los productores recibirían ingresos por 5 mil millones de dólares extra, mientras que por retenciones ingresarían 8.700 millones de dólares, 1.600 millones adicionales a los del año en curso.

Los datos fueron enumerados por Juan Manuel Garzón,  economista jefe del Ieral de Fundación Mediterránea, en el marco del almuerzo de trabajo organizado por la entidad.

Para el caso de Córdoba, la provincia participa en promedio con 25 por ciento del total, según indicó el economista.

Garzón fue ciertamente optimista respecto a la campaña 2010/11 y fundamentó su perspectiva. Desde el punto de vista climático, el profesional recordó que, si bien se esperan los efectos del fenómeno “La Niña”, caracterizado por generar altas temperaturas y lluvias por debajo de las normales en buena parte de América del Sur, en la actualidad los suelos de la región pampeana en Argentina tienen muy buenas reservas de agua.

Al respecto, exhibió un mapa al 21 de octubre pasado que muestra a Córdoba con reservas hídricas sustancialmente mejores respecto al promedio de la misma fecha desde el año 1970 a 2009.

En ese marco, Garzón estimó que la cosecha podría situarse por encima de 90 millones de toneladas -cifra apenas por debajo del récord de la campaña 2007/08-.

El otro elemento clave serán los precios internacionales de las commodities agrícolas. En ese sentido recordó que la soja, por caso, vale hoy 100 dólares más que hace cinco meses, 30 por ciento por encima. Asimismo, los valores confirman una tendencia a precios altos por tercer año consecutivo.

Finalmente, los precios futuros (mayo de 2011) se encuentran en niveles similares a los actuales, explicó. Entre las razones de la suba de precios citó las “malas” campañas por problemas climáticos -por caso, en Rusia-; campañas no tan buenas respecto a las esperadas, como en Estados Unidos; respuestas de política que potencian el efecto a la suba, por caso el cierre de exportaciones; una demanda firme para energía y alimento; factores financieros como el dólar débil, tasas bajas y fondos de especulación volcados a commodities, todo en un contexto de bajos stocks de granos y en un mercado muy sensible.

En ese marco, Garzón consideró que el escenario para la campaña en curso se presenta favorable al país. Al respecto, pronosticó que aún con el efecto de “La Niña”, la campaña podría alcanzar 92 millones de toneladas entre soja, maíz, trigo, girasol, sorgo y maní.

Con precios internacionales en niveles cercanos a los actuales, habrá inclusive una importante mejora en los márgentes de rentabilidad ajustados por inflación en todos los cultivos, con particular incidencia en maíz y trigo.

En ese contexto, la campaña  2010/11 quizá se aproxime a 34 mil millones de dólares, 28 por ciento más que la actual campaña. Así, los ingresos de los productores pueden incrementarse en 5 mil millones de dólares (neto de retenciones), sin contar la suba de costos que, según Garzón, será sensiblemente menor al aumento de los ingresos.

Finalmente, el Estado nacional podría recaudar en concepto de derechos de exportación (retenciones) unos 8.700 millones de dólares, 1.600 millones extra respecto a los de este año.

Por lo demás, Garzón consideró que Argentina puede dar “un gran salto de calidad y cantidad” en su producción agroalimentaria y que ese impulso estará “inexorablemente asociado al mercado exportador”.

El economista consideró que a mediano y largo plazos no debería haber conflictos entre el mercado interno y el externo. En esa línea, enumeró una serie de puntos para avanzar con ese objetivo, entre ellos evitar limitar las exportaciones, reformular las retenciones y simplificar regulaciones, entre otros.

Avance de la siembra de maíz ya cubre 69% del área estimada

El avance de siembra alcanzó a cubrir 68,7 por ciento del área agrícola nacional de maíz, estimada en tres millones de hectáreas: más de dos millones fueron sembradas, con un progreso intersemanal de 6,2 por ciento.

El adelanto interanual es de 5,4 puntos porcentuales en comparación con similar período del ciclo previo.
Así lo informó el Panorama Agrícola Semanal (PAS) de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

La siembra del cereal con destino grano comercial se extiende actualmente con gran fluidez sobre regiones sureñas de la provincia de Buenos Aires.

Simultáneamente, la franja central del área agrícola nacional, comprendida por las provincias de Entre Ríos, Santa Fe, Córdoba, Norte y Oeste bonaerense y norte de La Pampa, mantiene una superficie próxima a 550.000 hectáreas que serán implantadas en fechas tardías.

De esta superficie,  50 por ciento se concentra sobre el centro-norte de Córdoba, sector que incrementó en los últimos años su participación de siembras tardías en detrimento de la superficie implantada desde fines de agosto a septiembre inclusive.

La condición general de los cuadros nacidos es “buena/muy buena” sobre gran parte del área sembrada.

Artículos destacados