Entidades buscan esclarecer precios

Las entidades agropecuarias denunciaron, bajo la consigna “Basta de Mentiras”, la diferencia de precios entre lo que ellos perciben por su producción y el valor que el alimento muestra en góndola, que en algunos casos supera el 1.700 por ciento.
A través de afiches y volantes cargados de color y con un diseño que emula el estereotipo publicitario de las cadenas de supermercados, las cuatro entidades denunciaron el “desfase” entre lo que paga un consumidor y lo que el productor recibe por su producción. De esta forma, buscaron alejarse de posibles vinculaciones entre el incremento de los precios y el conflicto agropecuario.

“¿Quién se queda con la diferencia? El campo no es responsable de la inflación. En esta cadena perdemos los productores y los consumidores”, sentencian las entidades mediante una campaña nacional que emprendieron.
Entre algunos de los casos denunciados, enumeran que ellos perciben 0,80 pesos por el litro de vino fino que luego se vende a 15 pesos; es decir, una diferencia de 1.770 por ciento.
O el kilo de carne de ternera a 3,50 pesos y que el consumidor paga 18,90; es decir, un aumento de 440 por ciento. No obstante, no incluyen en los cálculos expuestos los subsidios que el Estado otorga en muchos de estos alimentos y que se suman a la ganancia del productor.

De todas formas, la “política de subsidios” estatales es uno de los puntos que los dirigentes rurales denunciaron durante el conflicto porque -alegan- lo perciben en mayor cantidad las industrias que los productores. Las vinculaciones del conflicto agropecuario con la inflación comenzaron luego que el paro agropecuario generara desabastecimiento y posterior aumento de los precios.

Artículos destacados