“En los últimos 10 años, Griesa siempre falló a favor; ésta fue una reprimenda”

Es la lectura que realizó el especialista en la materia respecto del fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos. Consideró que lo beneficioso del tema es que se va a resolver rápidamente el regreso o no a los mercado internacionales.

Invitado a disertar en el 7º Congreso del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF): “Pensando la Argentina que viene”, justo después de que se conoció el rechazo de que la Corte Suprema de Estados Unidos a replantear fallos de la Justicia de ese país a favor de los fondos buitres, Javier González Fraga, economista y ex presidente del Banco Central de la República Argentina dialogó con Comercio y Justicia y aseguró que el “revés” no es más que “una reprimenda” a la negativa de Argentina de “hacerle caso” en cuanto a las opciones que él había planteado para negociar previo al fallo de la Corte. “Hay que hacer una reflexión. En los últimos diez años el juez (Thomas) Griesa siempre decidió a favor de Argentina. Ahora decidió en contra, cuando se le dijo que no se le iba a hacer caso. Hay que tomar nota de eso”, sostuvo.

-¿Usted quiere decir que el fallo adverso es una venganza?
-No diría que una venganza, sí que es una reprimenda, es la reacción al haber dicho que no le íbamos a hacer caso. Eso en la Justicia americana es mucho más habitual que en la argentina. Aquí ese tipo de dichos no son considerados por los jueces. En Estados Unidos sí. Pero hay que recordar que Griesa defendió al Gobierno argentino durante diez años.

-Griesa, concretamente, criticó las declaraciones de la presidenta Cristina Fernández. ¿Usted coincide?
-Las palabras de la Presidenta fueron mejores de lo que yo esperaba. Yo pensé que tomaría una actitud de rebeldía frente a lo decidido por la Corte y me da alegría ver que está prevaleciendo la sensatez y la responsabilidad. Es fundamental para el futuro de los argentinos que esto se resuelva. Si bien salió peor de lo que esperábamos -porque salió seis meses antes-, tampoco hay que exagerarlo, porque tiene su parte positiva y es que seguramente en las próximas semanas -o dos meses a más tardar- se va a resolver este tema, lo que nos va a dar la posibilidad de llegar a los mercados internacionales antes de fin de año.

-¿Cómo ve la posibilidad de pedir que la Corte revea la medida?
-Yo creo que más allá de los artilugios legales, lo que está claro que se puede negociar es la moneda de pago y la forma de pago, es decir, cuánto al contado y cuánto en bonos, qué bonos y a qué plazos, y eso es lo que deberíamos hacer cuanto antes para despejar estas incertidumbres que no le ayudan al país. Creo que hay que generar condiciones para acceder a financiamiento porque esa necesidad es también del sector privado, de las provincias tanto opositoras como oficialistas y eso a la larga es empleo. El país necesita generar empleo y para lograrlo hacen falta inversiones, para lo cual necesitamos estar insertos en el mundo de las finanzas. Y si hay que pasar por esto porque nos han obligado, hay que hacerlo. Por supuesto, creo que no es bueno caer en default. Cambiar el lugar de pago es caer en default, por eso entiendo que no hay que usar esa estrategia sino, por el contrario, hay que dejarse asesorar por la gente que más conoce de este tema y tratar de evitar los errores de dos o tres años atrás cuando se dijo muy sueltos de cuerpo “ni un peso para los buitres”. Esto creo que una de las consecuencias de esa afirmación.

-La situación económica no ayuda demasiado en este momento. ¿Cuál es su análisis?
-Creo que Argentina tiene seis o siete meses difíciles por delante en los que va a tener que ir construyendo políticas de a parches a los efectos de no perder reservas, de que no haya corridas cambiarias, de que no haya corrida inflacionaria. En ese contexto creo que vamos a manejarnos durante estos meses que vienen. Cuando lleguemos al otro lado de la orilla, en el sentido de que podamos acceder al financiamiento externo, entonces creo que todo esto se va a solucionar muy rápidamente.

-¿Qué es lo de la solución a parches para el caso de la inflación?
-Conseguir plata del FMI, del Banco Mundial, de YPF, de estos organismos desde acá y hasta que se llegue a lo que mencionaba como “la otra orilla”. Ahora hay unas semanas en las que hay que abocarse sí o sí a resolver lo de los holdouts para poder llegar luego que estos otros organismos nos presten. Por eso es que yo digo que lo bueno de este fallo adverso es que los plazos se acortaron y que la resolución del tema va a venir más rápido. Hay que pagar, abrir los ojos y ser prudentes.

Artículos destacados