Empresarios cordobeses, escépticos frente al adelanto de las elecciones

A diferencia de lo expresado por representantes nacionales de la Unión Industrial Argentina (UIA), los empresarios cordobeses se expresaron -en líneas generales- entre el escepticismo y la disconformidad respecto al impacto que podría tener en sus sectores el proyecto de adelantar las elecciones para el 28 de junio, presentado ayer por el Gobierno nacional.
Al respecto, ayer se difundió la opinión del vicepresidente de la UIA, Osvaldo Rial, sobre la iniciativa oficial. El dirigente estimó que “en un contexto de crisis internacional como la actual, es bueno adelantar los comicios porque los períodos electorales largos siempre complican la gestión. Estos procesos siempre producen inconvenientes que, tal vez, dilatan otras actividades que hay que hacer”. En este mismo sentido se expresaron referentes nacionales de la Cámara de la Construcción y de la Cámara de Comercio, quienes consideraron que adelantar las elecciones “permitirá luego concentrarnos en la búsqueda de soluciones para la crisis” y que “para la economía real es mejor que estos temas se resuelvan lo más rápido posible”.

Sin embargo, consultados por Comercio y Justicia, referentes del empresariado local se diferenciaron de las opiniones de la dirigencia nacional.
Por ejemplo, desde la Bolsa de Comercio de Córdoba, su titular, Carlos Escalera, consideró que el proyecto de adelantar las elecciones “rompe aún más la seguridad jurídica y complica cada vez más las cosas. No es bueno que las normas cambien todo el tiempo, dado que no ayuda a la recuperación económica”. Escalera consideró además que el proyecto “refleja la intensidad de la crisis que está avizorando el Gobierno nacional. Parece que aprecian un problema tan grande que pensaron en adelantar las elecciones”, opinó.
Por su parte Agustín Pizzichini, de la regional local de la Federación Agraria, consideró que el adelanto de los comicios para junio “no va a cambiar demasiado las cosas, por lo menos para el campo. El humor del sector no va se va a modificar y tampoco el Gobierno quiere arreglar con nosotros”. Agregó además, como valoración positiva a la iniciativa del Ejecutivo, que “mientras antes se termine, mejor, porque dilatar esta situación hasta octubre sería un desastre”.

Por su lado, Rubén Martos, de la Federación Comercial de Córdoba (Fedecom), el adelanto electoral “es una decisión netamente política, con incidencia en la economía. Puede generar un parate en la actividad ante el temor a invertir que puede despertarse”. El dirigente consideró que “el Gobierno está evaluando que la crisis será mayor a medida que pasa el tiempo y que el adelanto de la fecha mejorará sus resultados electorales”.
Desde el Foro Productivo de la Zona Norte, Luis Esterlizi -secretario de la entidad- consideró que el anticipo electoral “no es útil para solucionar los problemas de la crisis, porque muchas instuticiones, organizaciones y partidos se verán atraídos por ese juego y vamos a dejar de lado la búsqueda de soluciones a la crisis”. El empresario buscó elevar la mirada por sobre la coyuntura particular y afirmó: “Lo necesario es convocar un comité de crisis o de emergencia donde estén todos los sectores para poder enfrentar sus consecuencias”.

Si sirve, bienvenido

Más cercano a las posiciones de la UIA, el titular de la regional local de Apyme, Eduardo Fernández, sostuvo: &ldquo

Artículos destacados