Electrodomésticos: comercios en alerta por la baja en la facturación

CONSUMO. Entre enero y noviembre 2016 la compra de bienes durables bajo 4%.

Fedecom informó una baja de 7,6% interanual en las cantidades vendidas. En tanto, la Cámara de Artículos del Hogar enciende luces amarillas y asegura que la contracción de los montos comercializados en febrero fue de 30% en la Capital. Las razones obedecen al corte de los planes sin interés.

Entre los efectos causados por la devaluación desatada en enero pone en jaque a uno de los pilares sobre los que está cimentado el modelo económico nacional: el consumo interno. Esto es así debido a que el fin de los planes largos de financiación a tasa cero comenzó a sentirse en diferentes sectores del comercio como el de automóviles, motovehículos y ahora, los electrodomésticos.

Horacio Gavillón, director institucional de la Cámara de Comercio de Electrodomésticos y Afines de Córdoba, confirmó a Comercio y Justicia una caída de 30% en la facturación durante febrero pasado respecto de igual período del año anterior. “La situación es muy compleja y enciende luces amarillas en caso de que se prolongue en el tiempo”, agregó.

Al mismo tiempo, confirmó que, salvo algunas tarjetas de crédito locales, “prácticamente han desaparecido” los planes de 12 cuotas sin interés y, en contrapartida, las tasas que hoy se cobran llegan a 40%. “Es una situación preocupante, ya que este tipo de comercios concreta 70% de sus operaciones con financiación”, dijo.

Por su parte, la Federación Comercial de Córdoba (Fedecom), informó la semana pasada una caída de 7,6% interanual en las ventas de electrodomésticos, en toda la provincia (medida en unidades) respecto de igual mes del año pasado.

“Febrero ha sido un mes muy malo. No tengo precisiones respecto de la cantidad de ventas caídas en unidades. Sí que la baja en la facturación fue de 30%. Y marzo, por lo que viene siendo hasta ahora, no parece traer mejoras”, indicó Gavillón.

A ese respecto, indicó que los componentes que inciden en la concreción de operaciones comerciales de este tipo son dos: las expectativas económicas de los consumidores y la existencia de financiación. “Ninguno de los dos factores atraviesa su mejor momento”.

“Lo mejor que nos podría suceder es que el Gobierno nacional volviera a impulsar el consumo interno y que se estimularan las ventas con vistas al próximo Mundial de Fútbol”, agregó el director institucional de la cámara.

Artículos destacados