El rojo provincial bajó por primera vez desde la crisis

La deuda de la Provincia de Córdoba alcanzó al 30 de junio pasado a 7.987 millones de pesos, un 1,12% por debajo del pasivo registrado al cierre del primer trimestre y de esta manera quebró una evolución ascendente desde al menos 2001 a esta parte.
El cálculo que contempla el pasivo consolidado nominado en pesos y en dólares, más la deuda de la Agencia Córdoba Inversión y Financiamiento (ACIF), excluye la consideración de la denominada deuda flotante, que a junio pasado alcanzaba a $ 751,2 millones.
Efectivamente, de acuerdo a datos incluidos en la página web del Gobierno, la caída en el rojo no registra antecedentes ni siquiera en la comparación trimestre por trimestre desde el cierre de 2001, días antes de la caída de la convertibilidad.

Sin datos oficiales anteriores a ese período, el pasivo provincial creció sin pausas, primero por la devaluación y su impacto en la deuda en dólares y luego por la aplicación del Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER) en los pasivos refinanciados por el Gobierno nacional además, por cierto, de la deuda nueva asumida, por ejemplo, con organismos de crédito internacionales, por caso BID o Banco Mundial.
Según los datos oficiales, el rojo consolidado en pesos y dólares alcanzó a 6.694,4 millones, un 1,25% menor al 31 de marzo. En tanto, el pasivo de ACIF (créditos internacionales) trepó a $1.292,9 millones, un 0,5% por debajo de marzo pasado.

Deuda flotante

Diferente fue la evolución de las denominadas Obligaciones del Tesoro (deuda flotante). Ese pasivo que no es habitualmente considerado por el Gobierno provincial al hablar de la deuda pública, aunque en definitiva es una erogación a atender, se ubicó en 751,2 millones de pesos, un 35,6 por ciento más elevada a la del primer trimestre que ya de por sí fue alta: 554 millones de pesos.
Los pasivos asentados en ese rubro crecieron de manera sostenida desde 2001 hasta alcanzar un monto récord en junio pasado.
En ese concepto ingresan rubros como Personal (el pasivo asciende a 314 millones), Servicios no Personales (racionamiento en cocido, servicios públicos, seguros, publicidad, vigilancia, reparaciones, etc.), Transferencias para Erogaciones Corrientes (principalmente a comunas e instituciones de enseñanza) y para Trabajos Públicos en donde el pasivo al 31 de junio era de $102,2 millones.

El Gobierno aduce que ese pasivo no debe consolidarse porque, por caso en el rubro Personal, hay pagos periódicos que hacen variar el rojo mes a mes. No obstante y más allá de ese ítem, los números oficiales del pasivo flotante muestran una suba constante en cada una de las cuentas de inversión desde la crisis.
Por lo demás, la caída de la deuda provincial consolidada más el pasivo de ACIF debería aumentar en un plazo perentorio una vez que la Provincia suscriba el crédito de 100 millones de dólares con el Banco Mundial para obras viales, por citar sólo un caso.
Por el contrario, la deuda no debería subir por la emisión de un título cuya primera etapa sería de 250 millones de dólares sobre un total autorizado de 500 millones. Es que de acuerdo a la ley que avaló ese endeudamiento, la toma de fondos será para reestructurar parte del rojo existente o bien afrontar las exigencias del déficit de la Caja. La Provincia argumenta que ese pasivo en realidad es deuda de la Nación con Córdoba, por lo que no habrá aumento de la deuda.

Se desaceleran los envío

Artículos destacados