El municipio profundiza embargos a deudores y acelera plazos de remates

La Municipalidad de Córdoba comenzará a trabar embargos a contribuyentes morosos sobre bienes que no necesariamente sean los generadores del pasivo, al tiempo que acelerará los plazos para la ejecución de deudores.
La decisión anticipada a Comercio y Justicia por el director de Procuración Fiscal, Damián López Brandenburg (foto), forma parte de la renovada embestida fiscal del municipio acentuada a partir la reciente llegada a la subdirección de Ingresos Públicos de Fidias Sanz.
La nueva estrategia recaudatoria quedará plasmada hoy en un acuerdo que firmarán el intendente Daniel Giacomino y el titular de la Agencia de Recaudación de la Provincia de Buenos Aires (Arba), Santiago Montoya (ver aparte).

Más allá de ese convenio, la intención de la comuna es profundizar las acciones tendientes al recupero de deuda, incluso la mora temprana.
En ese marco, el secretario de Economía, Miguel Pozzolo, anticipó a este medio que la idea es utilizar las herramientas fiscales vigentes para mejorar la performance recaudatoria.
Pozzolo receptó el miércoles pasado el informe de los principales lineamientos de gestión futura de Sanz. “La idea es profundizar todo lo que se viene haciendo. Sanz va a seguir más de cerca todo el proceso en marcha”, indicó el funcionario.
Por lo pronto, es inminente la salida a la calle de cuatro móviles por los barrios para distribuir estados de deuda además de operativos masivos con blackberrys que ahora apuntarán de lleno a Automotores.

Más de $300 millones

La intención oficial es acelerar todos los plazos para el recupero de deudas incluido el último eslabón de la cadena: la Procuración Fiscal.
Al respecto, López Brandenburg estimó en unos 300 millones de pesos el pasivo exigible en esa instancia (la deuda “sucia” suma más de 400 millones).
La estrategia en marcha incluirá, entre otros puntos, profundizar los embargos. “El patrimonio del deudor es prenda común de los acreedores”, resumió el funcionario.
En ese marco, se avanzará en el embargo de bienes que no necesariamente sean los que originaron el pasivo.
Al respecto, López Brandenburg citó el caso de una deudora del Tribunal de Faltas con domicilio en una localidad serrana. “El auto estaba radicado fuera de Córdoba y la propietaria vivía en las sierras. El procurador a cargo de cobrar la deuda trabó embargo sobre la vivienda previa autorización judicial”, recordó para citar un caso extremo.
La idea es ahora generalizar ese tipo de conductas en caso que resulten necesarias.

Podría ocurrir entonces que por una deuda, por ejemplo, de un vehículo, se recurra en casos especiales a trabar embargo sobre un bien diferente, por caso, un plasma.
La medida se emparenta con el denominado “método Montoya”, en alusión al recaudador bonaerense. La diferencia radicará en que mientras Montoya firma él mismo los oficios para los embargos, la comuna continuará recurriendo al juez a cargo.
“No vamos a utilizar los denominados superpoderes de los procuradores. Vamos a seguir recurriendo al juez para trabar el embargo o la inhibición correspondiente”, aseguró el funcionario.
El plan de acción también incluye la última instancia del proces

Artículos destacados