El municipio lanza nuevos planes de pago a plazo y con quita de intereses

PLANES EN MARCHA. La subsecretaría de Ingresos Públicos anticipó detalles de parte de los planes.

Habrá un régimen de cancelación de contado con interés de 1,2% mensual. Sólo regirá para el “pago en bloque” de ejercicios fiscales vencidos. En tanto, hoy se decidirá un esquema de cuotas, también con beneficios extra en intereses. Sigue vigente el régimen con TCM. Aguardan flujo de fondos para emisión de Letras para afrontar obligaciones corrientes.

La Municipalidad de Córdoba lanzará en las próximas horas una batería de beneficios para la cancelación de deudas tributarias como parte de una estrategia que busca apuntalar los recursos corrientes para hacer frente a obligaciones claves, entre ellas el pago del medio aguinaldo a los agentes públicos.

Las medidas fueron confirmadas a Comercio y Justicia por el secretario de Economía, Hugo Romero, y por la subsecretaria de Ingresos Públicos, Mónica Ferla.

A poco de haber concluido la mal llamada moratoria lanzada a fines de diciembre y que estuvo abierta hasta el 31 de marzo pasado, el municipio volverá a ofrecer facilidades de pago.

Se trata de instrumentos similares a los ya vigentes.

En primer término, ya está operativo un mecanismo de pago de contado con una quita de intereses por mora de 60 por ciento. Concretamente, esos pasivos posteriores al primero de enero de 2010 y a la fecha, pagarán un interés resarcitorio de 1,2 por ciento mensual frente a 3 por ciento que rige en condiciones normales.

En ese régimen, entrarán deudas tributarias en gestión administrativa y en Procuración.

Quedarán excluidas en principio las multas radicadas en el Tribunal de Faltas.

La particularidad del sistema es que exigirá el pago “en bloque”.

“El beneficio de quita de intereses sólo rige en tanto y en cuanto el contribuyente pague la anualidad completa que debe aunque no necesariamente toda la deuda”, explicó Ferla.

Así, si un deudor tiene pendientes dos cuotas del Inmobiliario de 2012, para acceder al beneficio de la quita, debe pagarlas en conjunto.

Si resuelve pagar toda la deuda de 2013, debe cancelarla toda.

Los bloques son anuales por lo que no se exige la regularización plena del pasivo existente, esto es todos los años juntos en caso de existir ese lastre.

En cuanto al capital, no tendrá quita alguna, confirmó Ferla.

En cuanto al plan de pago en cuotas, el detalle se conocerá hoy. No obstante, trascendió que incluirá la cancelación de las mismas deudas en pagos mensuales y con algún beneficio en los intereses por mora.

Los esquemas se suman al plan para cancelar pasivos con Títulos de Consolidación Municipal (TCM).

Se trata de un régimen vigente hace 30 días que permite pagar pasivos anteriores al 31 de diciembre de 2011 mediante esos títulos.

En rigor, ese mecanismo apunta principalmente a contribuyentes medianos y grandes.

Es que, salvo que los deudores hayan recibido los bonos como parte de pago por las acreencias que lograron consolidar con el municipio, el títulos sólo podrá obtenerse mediante una operación de compra en el Mercado de Valores en el cual los tenedores originales pueden negociarlos para hacerse de dinero en efectivo y no esperar el pago periódico de intereses y la amortización final de los instrumentos.

Hoy existe disponibilidad de títulos Clase B y C que incluso pueden negociarse por debajo de la par, por lo que quien cancele deudas con esos bonos podría lograr una fuerte reducción implícita del capital del pasivo.

Por lo demás, el plan de pagos que lanzará la administración municipal sería el cuarto en la gestión de Ramón Javier Mestre.

El primero se anunció a poco de asumir, en diciembre de 2011. En 2012 se lanzó otro para pago de contado y también en cuotas mientras que a fines del año pasado se dispuso un tercero que venció el 31 de marzo último.

En ese marco, hubo régimenes que se mantuvieron en el tiempo, por caso el que permite el pago en cuotas pero con prácticamente sin quitas de intereses y otro para pago de contado para deudas anteriores a 2010.

El último régimen vigente incluía una rebaja excepcional de recargos de hasta 80 por ciento por el pago de contado, si el contribuyente regularizaba la totalidad de la deuda existente hasta el 30 de noviembre de 2013.

También se podía obtener un plan de pago de hasta seis cuotas, con un interés de financiación del uno por ciento, conservando las ventajas. En este caso, el interesado debía efectuar un anticipo de 25 por ciento del monto total.

Las facilidades también alcanzaron al pago de multas aplicadas por el Tribunal de Faltas, para el caso de aquellas que estaban en Procuración al 30 de noviembre de 2013.
Por ese esquema se recaudaron cerca de 200 millones de pesos.

La intención del municipio es avanzar con esas herramientas para lograr liquidez de cara al pago del medio aguinaldo además de otras obligaciones pendientes con proveedores para las que, desde principios de año se vienen utilizando cheques de pago diferido.

“Vamos a apelar a diferentes herramientas de financiamiento principalmente para obras”, reiteró ayer Romero a este medio, ratificando así el concepto que ya había esbozado en una entrevista a poco de asumir, el 30 de abril pasado.

En cuanto a la emisión de Letras, confirmó que se concretaría a fines de junio una vez que se termine de cancelar una de las obligaciones emitidas con antelación. La salida al mercado aportaría 30 millones de pesos.

De acuerdo con la ejecución presupuestaria al 30 de abril pasado, el gasto en personal trepó a 1.030,7 millones de pesos, 51,6 por ciento de los 1.996,4 millones de pesos del compromiso total “depurado” para todas las áreas.

No obstante, la suba salarial pactada con el Sindicato Unión Obreros y Empleados Municipales (Suoem) a comienzos de año más el pago del medio aguinaldo de junio y más adelante de diciembre, seguramente llevarán esa participación a un porcentaje mayor, entre 55 y 60 por ciento.

Artículos destacados