El Mercosur debate hoy impacto de la crisis global

Los gobiernos del Mercosur buscarán hoy en Brasilia coordinar acciones ante la crisis financiera mundial, en una reunión de cancilleres, ministros de Hacienda y titulares de los bancos centrales en la que se pondrá a prueba la unidad del bloque.
La VII Reunión Extraordinaria del Consejo del Mercado Común fue convocada por Brasil, que ostenta la presidencia pro témpore del bloque regional, y tendrá como único punto en el orden del día la definición de mecanismos para dar respuestas ante la crisis global.
Fuentes gubernamentales indicaron que hoy viajarán a primera hora el canciller, Jorge Taiana, el ministro de Economía, Carlos Fernández, y el presidente del Banco Central, Martín Redrado, para participar del encuentro.
En tanto, los jefes de Estado decidirán acciones comunes en la Cumbre Iberoamericana, que se realizará el 30 y 31 en Salvador.

La fecha de la cumbre no es la que sugería la diplomacia argentina, que bregaba para que ésta se concretara, al menos, el 20. Pero con el presidente Luiz Inácio Lula da Silva de gira por el exterior, no hubo compatibilidad en las agendas para cerrarla antes.
La reunión se concretará en un escenario particular para las relaciones entre los países miembros del bloque. En el caso de la Argentina, será justo en momentos en que la Casa Rosada dispuso la puesta en marcha de fuertes controles que en los hechos constituyen medidas proteccionistas de la industria argentina para cubrirse del impacto comercial de la devaluación del real. Concretamente, mediante mecanismos administrativos que operarán como filtros el Gobierno podrá restringir el ingreso en el país de mercaderías consideradas “sensibles”.

Los productos brasileños en rubros como textiles y calzados son seguidos con lupa desde los despachos oficiales, pues una saturación de éstos a bajo costo repercutiría drásticamente en la actividad industrial local.
Más allá de estas prevenciones, la estrategia del Gobierno es aferrarse a Brasil para afrontar la crisis. En ese marco, el Gobierno pretende demorar lo máximo posible la aplicación de medidas para restringir el ingreso de productos de ese origen, a pesar de que existen mecanismos automáticos que lo habilitan para hacerlo y que está todo listo para comenzar.
Pero la Argentina difícilmente las aplicaría sin antes consensuar con Brasil su instrumentación.

Además de las diferentes posiciones con relación a ese tipo de medidas que tienen los dos mayores socios del Mercosur que está en proceso de adhesión, el encuentro será celebrado bajo la sombra de la reciente controversia entre la Argentina y Uruguay, originada después de que el gobierno uruguayo objetara la candidatura del ex presidente Néstor Kirchner a la presidencia de la Unión Sudamericana de Naciones (Unasur).
La negativa uruguaya, calificada como “agravio” por el gobierno de Cristina Kirchner, perjudicó aún más la ya deteriorada relación entre los países rioplatenses, que mantienen una dura disputa debido al bloqueo del puente internacional San Martín, en la frontera común, que llevan adelante los asambleístas entrerrianos contra la pastera Botnia.

Artículos destacados