El Gobierno reabrió el canje de la deuda

El Gobierno reabrió hoy una nueva instancia de canje de deuda para los tenedores de títulos locales, que acumulan bonos por un total de 6.600 millones de dólares y que no ingresaron en la operatoria que se cerró a mediados de año.

La decisión fue recibida positivamente por el mercado, lo que determinó subas de hasta el 3 por ciento en los bonos y cupones más líquidos.

El plazo para ingresar a este canje vence el 30 de diciembre próximo y es «la última posibilidad» para los tenedores de deuda en default, afirmó el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, en diálogo con Télam.

Lorenzino indicó que el plazo tiene que ver con la suspensión de la ley cerrojo que vence el 31 de diciembre, y remarcó que pese a tratarse de una reapertura «local», puede participar cualquier tenedor de bonos a través de la Caja de Valores.

En la operatoria no participarán bancos del exterior en carácter de asesores financieros; sólo lo hará la Caja de Valores y cualquier bonista podrá participar a través de una operación diseñada a nivel local.

La decisión es un «gesto» hacia los tenedores de deuda en default que llevan más de diez años esperando que avancen los juicios elevados contra la Argentina por la declaración del default hecha a principios de 2002.

El secretario de Finanzas consideró que muchos de los tenedores individuales, hayan o no iniciado juicio, no tienen ahora la situación económica de los ’90, por lo que la propuesta debería resultarles atractiva.

El monto de deuda que resta canjear es de 6.600 millones de dólares. De ese total, alrededor de 4.000 millones están en manos de los denominados «fondos buitres», que se negaron reiteradamente a aceptar las condiciones argentinas para el canje y que llevan adelante juicios en tribunales internacionales.

Características

Para esta reapertura, el Gobierno nacional estableció características «similares» a quienes participaron del canje realizado en abril, aunque con ciertas «desventajas».

Al respecto, Lorenzino precisó que «conceptualmente se entrega el mismo paquete» pero el tenedor que adhirió en abril podía optar por un bono con descuento y recibía un pago de intereses en efectivo.

En cambio quienes adhieran ahora «sólo tienen la posibilidad de llevarse bonos sin descuento», señaló el funcionario.

La quita nominal sigue siendo de 66,7%, y la segunda diferencia pasa por los bonos Global 17, ya que quienes recibieron esos papeles en el canje anterior ya percibieron un cupón de interés.

Quien adhiera ahora a la propuesta de canje «recibe un Global 17 flamante», es decir que percibirá los cupones de interés hacia adelante y no hacia atrás.

Lorenzino remarcó que la propuesta no genera gastos extras al Estado ya que al trabajar con la Caja de Valores y el personal del Ministerio no hay gastos de comisiones ni honorarios a terceros.

Según la normativa publicada hoy, la medida se adoptó debido a que «algunos tenedores de títulos elegibles han manifestado no haber podido participar y han expresado su interés en canjear sus títulos en términos y condiciones similares a los ofrecidos en aquella transacción».

Por ello, se consideró «necesario, aún habiendo sido alto el nivel de aceptación involucrado en las operaciones de reestructuración ya realizadas, habilitar una nueva instancia de reestructuración».

«Y de esta forma, continuar normalizando las relaciones con los acreedores y adecuar los servicios de la deuda pública a las posibilidades de pago del Estado Nacional», agregó la norma en sus considerandos. (Télam)

Artículos destacados