El Gobierno prevé duras negociaciones con Europa por el proteccionismo

En Madrid se relanzaron los debates entre el Mercosur y la Unión Europea por un tratado comercial, que comenzarán concretamente en julio. Optimismo y cautela en el Ejecutivo

Tras finalizar ayer la cumbre entre América Latina, el Caribe y la Unión Europea (UE), realizada en Madrid, distintos miembros del Gobierno nacional se mostraron optimistas con vistas al inicio de las negociaciones entre el Mercosur y Europa para alcanzar un acuerdo de libre comercio, las cuales arrancarán en julio. De todas maneras, auguraron también que las cuestiones del “proteccionismo” y “las asimetrías de desarrollo” serán los principales problemas a resolver entre ambos bloques y, en ese marco, pidieron discutir con “realismo” sobre ellos.

Los debates sobre un acuerdo de asociación entre el Mercosur y la UE se iniciaron en 1999, pero estuvieron paralizadas desde 2004 en el apartado relativo a la liberalización comercial, por las reticencias de Europa a ceder en el tema de los subsidios a su agricultura.

Al no llegar a un consenso en ese ámbito, ambas partes suspendieron las negociaciones a la espera de lo que ocurrirá en el seno de la Organización Mundial de Comercio (OMC) con la Ronda Multilateral de Doha, que actualmente también está estancada.

El pasado 4 de mayo, la Comisión Europea dio luz verde a las negociaciones con el Mercosur a pesar de la reticencia de algunos países, encabezados por Francia, que creen que un acuerdo  perjudicará a sus agricultores.

Con el relanzamiento de las negociaciones, se supone que la UE será más flexible. Pero todavía algunos países -como Francia, Austria, Polonia, Finlandia, Grecia, Hungría e Irlanda- se oponen a un acuerdo por fuera de Doha, inaceptable desde su perspectiva porque les implicaría ceder en el sensible tema agrícola, un sector con mucho peso en sus economías.

Pese a esta resistencia, el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró que “hay una inmensa cantidad de países de la Unión Europea que está a favor del relanzamiento de las negociaciones con el Mercosur”.

“Van a ser difíciles”

En Madrid, donde se dispuso la reanudación de las negociaciones entre ambos bloques a partir de la primera semana de julio, la presidenta Cristina Fernández anticipó que los debates “van a ser difíciles” pero que constituyen “un gran desafío”. Consideró que las dificultades surgirán “fundamentalmente porque se va poner en juego la tan meneada cuestión del proteccionismo, algo que muchas veces desde un reduccionismo mediático se enclava únicamente en una cuestión arancelaria o de aduanas”, opinó.

La mandataria reiteró su posición acerca de que esta cuestión debe abordarse “en todas sus formas”, sean éstas de carácter arancelario, en forma de subsidio, de promociones o extensiones fiscales, de promoción de exportaciones o de dumping. “Son distintas formas que contribuyen a crear proteccionismo y barreras muchas veces no tan visibles”, estimó.

Pidió además abandonar el “doble standard” con que, desde su perspectiva, se analiza el proteccionismo, mediante el cual “se les admite comportamientos a los más fuertes que son muy condenados cuando los ejercen países mucho más débiles”.

De esa manera, el Gobierno nacional dejó en claro que buscará un acuerdo entre el Mercosur y la UE, pero no a cualquier precio. De hecho, el canciller Jorge Taiana reconoció desde España que el bloque americano “está mejor posicionado para negociar” y se encuentra “más firme que en 2004, cuando se interrumpió la negociación”.

Por su parte, la ministra de Industria, Débora Giorgi, calculó que un acuerdo sería “el tratado de libre comercio más importante del mundo por sus números”, al fomentar el comercio entre dos bloques que suman “700 millones de habitantes y 2 trillones de dólares de productos brutos generados por ambas uniones aduaneras”.

Relaciones

En un acto en homenaje a Lula da Silva, realizado en Madrid, la presidenta Cristina Fernández señaló: “Puedo decirles que como Presidente a veces me llevo mucho mejor con algunos empresarios brasileños que con algunos de toda la vida”. Luego comentó, además, que eso le podría traer “muchos problemas en la Argentina”.

Artículos destacados