El Gobierno pone en la mira los envíos de alimentos de España

Luego de alguna apertura para el último mes del año, la Secretaría de Comercio volverá en enero con las limitaciones

Preocupado por el ingreso de artículos de España, el Gobierno pondrá en observación la importación y comercialización de chocolates, tomates, galletitas y aceite de oliva de ese país, entre otros sectores.

Después de alguna flexibilización en diciembre, con motivo de las fiestas, en enero volverán a aplicarse restricciones al ingreso de alimentos que compiten con la producción local. Así se lo anticipó el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, a diversos empresarios vinculados con el sector supermercadista, la importación y la distribución.

Los productos ibéricos ocupan un capítulo cada vez mayor entre las preocupaciones de Moreno. De la mano de la crisis española y una caída en la demanda, productores españoles se pusieron en contacto con supermercados argentinos para colocar sus saldos exportables.

Moreno sugirió a los supermercadistas “aprovechar ahora que la gente anda con ganas de comprar (por las fiestas). Véndanle ahora la chatarra extranjera”, comentó.

En la última semana el Secretario de Comercio Interior liberó de las restricciones “lo último que faltaba porque está contento con la Balanza Comercial”, explicó un directivo que fue convocado a una reunión con el funcionario.

Hay dos grandes grupos de productos que comenzarán a tener problemas para entrar al país después de año nuevo. En primer término, los que se producen en el ámbito local, como choclo, galletitas, duraznos y tomates. Y en segundo lugar una lista que ocupa una “zona gris”, porque no se producen en el país pero no son del agrado de Moreno. Por ejemplo, fideos de italianos, palmitos y de aceite de oliva español.

Objetivo
El objetivo de Moreno tuvo hasta ahora cierto éxito. Las grandes cadenas de supermercados -Walmart, Carrefour, Coto y Jumbo, entre otras-, que son importadoras directas, decidieron limitar sus compras en el exterior para evitar problemas. Su argumento se basa en una cuenta sencilla: los productos importados representan 1% en su facturación anual y no están dispuestos a pelearse por esa cifra.

Sin embargo, las trabas a las importaciones causaron múltiples cortocircuitos durante el año, en especial con Brasil. Por ello intervinieron las cámaras empresariales, entre ellos los exportadores de Córdoba que recordaron que las compras que se busca limitar no guardan relación con el amplio volumen de las exportasciones que se colocan, por ejemplo en Brasil. Cabe señalar que hasta octubre, de acuerdo con el Indec, el superávit acumulado fue de US$ 11.426 millones, muy por encima de los US$10.000 previstos por el ministro de Economía, Amado Boudou, a principios de año.

Artículos destacados