El Gobierno decidió postergar el debate productivo

La convocatoria al diálogo anunciada la semana pasada por la presidenta Cristina Fernández comenzará por el debate sobre la reforma política y postergará para más adelante la discusión sobre cuestiones económicas y productivas. Así se conoció mediante el anuncio realizado ayer por el ministro del Interior, Florencio Randazzo, quien anticipó que la ronda de consultas a los partidos políticos comenzará mañana. La mayoría de la oposición confirmó que participará de las reunioes, pero consideró que debería comenzar por temas “más urgentes”.
Tras varios días de especulaciones, Randazzo anunció ayer finalmente el inicio de las consultas a las fuerzas con representación parlamentaria. La primera ronda reunirá a diez partidos políticos, de un total de cincuenta fuerzas que serán convocadas por el Gobierno. El encuentro tendrá lugar mañana, a partir de las 17, y Randazzo confirmó que encabezará esos encuentros que se efectuarán en Casa de Gobierno.

El ministro explicó que la iniciativa oficial “propone la realización de elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias para transparentar la selección de los candidatos y que eso no quede sólo en manos de los afiliados a los partidos, sino de todos los ciudadanos”.
Agregó que “la agenda apunta a escuchar sugerencias, recibir propuestas y analizar temas de consenso que apunten fundamentalmente a fortalecer el sistema electoral, además de otras cuestiones”.
El jefe de la cartera política no descartó la convocatoria a “otras fuerzas políticas que no tengan representación parlamentaria para que acerquen sus sugerencias”. Con respecto a otros tópicos a analizar durante la ronda, Randazzo adelantó que los temas de los gastos de campaña y la financiación de los partidos “también los tenemos en la agenda, para tratar de llegar a un sistema que sea equitativo y transparente para todos”.
Tras el anuncio de Radazzo, la mayoría de la oposición política confirmó su participación en las rondas de diálogo, pero se mostró con cautela respecto a la iniciativa y consideró que los debates deberían empezar con otros temas “prioritarios” y “más urgentes”, entre los que indicó los superpoderes, las retenciones, la coparticipación plena del impuesto al cheque, el incremento de la pobreza y la exclusión social.

El presidente del bloque PRO en Diputados, Federico Pinedo, anticipó que “participarán de una primera ronda”, pero consideró que la “reforma política es importante pero no urgente” y llamó a hablar temas “relacionados con las retenciones y el presupuesto”.
El gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, del Partido Socialista (PS), consideró que constituye un “espacio importantísimo para poder conversar, intercambiar ideas, buscar siempre soluciones”. De todas maneras, también reclamó abordar la “exclusión social” y “la pobreza”. El titular del PS y senador por Santa Fe, Rubén Giustiniani, aceptó la convocatoria al diálogo concretada por Randazzo y adelantó que la agrupación planteará el tema de “boleta única” para añadir a la agenda del Gobierno.
Entre los partidos, las principales objeciones sobre la convocatoria oficial la realizaron la Unión Cívica Radical (UCR) y la Coalición Cívica (CC).
La líder de la

Artículos destacados