El Gobierno acepta negociar las retenciones móviles

Sin que los ruralistas se hubiesen retirado del Ministerio de Economía, el Jefe de ministros, Alberto Fernández y el titular del Palacio de Hacienda, Carlos Fernández, salieron a hacer un raconto de las negociaciones hasta ayer, mientras aseguraron que el Gobierno acepta discutir la resolución 125, que puso en marcha las retenciones móviles.
De parte de las entidades asistieron a la reunión el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Luciano Miguens; de Confederaciones Rurales, Mario LLambías; de Coninagro, Fernando Giono, y de Federación Agraria, Eduardo Buzzi.

Los ruralistas, al momento de levantar el lockaut, sostuvieron que el esquema móvil era “la prioridad” en la nueva ronda de negociaciones, mientras aseguraron -de cara a la reunión de ayer- que un acuerdo estaba cerca, también advirtieron que no se irían sin avances.
Alberto Fernández señaló que la semana próxima los “equipos técnicos” trabajarán para solucionar los problemas que las retenciones móviles provocaron en los mercados de futuros. “El conflicto comenzó cuando se sancionaron las retenciones móviles por dos objeciones, porque no se discriminaba entre pequeños y grandes productores de soja y otros que tenían dificultades para producir la soja”, explicó Alberto Fernández. Además, dijo que se están solucionando las autorizaciones para exportar carnes y trigo, pero siempre “con el objetivo de garantizar la calidad y el precio de la carne”.

Sostuvo, además, que más de un millón de toneladas de trigo que “no se sabe dónde están”, y responsabilizó de ese hecho a la “elevada informalidad”. Por ello, Fernández manifestó su preocupación por la gran cantidad de productores que desarrollan sus actividades en negro, por lo que apenas se presentaron 114 a solicitar los reintegros para compensar el alza de retenciones a los pequeños productores, cuando estaba destinada para 60.000.

“Nos declaramos en sesión permanente”

Los ruralistas salieron del Ministerio de Economía bastante más tarde que los ministros, denunciando que el Gobierno “manipula la opinión pública” con “información falsa”, que no se “condice con la realidad de los productores argentinos”. Eduardo Buzzi agregó además que los dirigentes evaluaron “quedarse a dormir en el Ministerio” y que el Gobierno busca diferir la discusión. “Pero era necesario salir a explicar, a difundir por los medios la situación”. “Estamos en sesión permanente y vamos a trabajar con fuerza para el 25 de mayo (en Rosario)”, agregó el dirifente de Federación Agraria. Al tiempo dijo que "se torna cada vez más difícil que se pueda negociar el proximo lunes, pero están a tiempo de convocar mañana o el sábado". No obstante llamó a las bases a no “cortar las rutas”.

Buzzi fue el más duro de los dirigentes, no obstante los otros dirigentes coincidieron sobre “los malos tratos” recibidos por no dejar “entrar a los equipos técnicos” y la “decepción que provocó el no haber llegado a ningún acuerdo”.

Artículos destacados