Dólar y Leliq intensifican el debate preelectoral entre el Gobierno y la oposición

La moneda estadounidense para la venta al público superó ayer $45, según el promedio relevado por el Banco Central de la República Argentina (BCRA). Mientras, la tasa de interés de referencia ya superó 60%

En la recta final hacia las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), la cotización del dólar y la tasa de interés de las Letras de Liquidez (Leliq) comenzaron esta semana a instalarse en el centro del debate.
La discusión entre el oficialismo y la oposición comenzó el lunes y se intensificó ayer, en un contexto en el que el dólar para la venta al público superó $45 y la tasa de referencia llegó a 60,27%
Respecto de estas variables, el secretario General de la Presidencia, Fernando de Andreis, evaluó ayer que las declaraciones del candidato a presidente por el Frente de Todos, Alberto Fernández, realizadas en la jornada de lunes acerca de «dejar de pagar los intereses de las Leliq» estuvieron enmarcadas en la disputa por las próximas elecciones, a la vez que aseguró que no se registrará un salto del dólar luego del 11 de agosto.
En una rueda de prensa en Casa de Gobierno, luego de la reunión del gabinete nacional encabezada por el presidente Mauricio Macri, De Andreis expresó que las declaraciones de Fernández «están enmarcadas en cuestiones más de corte electoral y no tenemos mucho más para agregar en ese sentido».

Además, el funcionario aseguró que «están dadas las condiciones macroeconómicas para que eso no suceda», al responder si el Gobierno podía garantizar que no existirá próximamente una brusca devaluación, similar a la que aconteció ingresando al segundo trimestre de 2018.
«Estamos tranquilos -expresó- con el programa económico; viene haciendo un extraordinario trabajo el ministro (de Hacienda, Nicolás) Dujovne, y no esperamos mayores sobresaltos a lo largo del año». «Por primera vez en mucho tiempo hay superávit, ha bajado sensiblemente el déficit fiscal, así que estamos cumpliendo con todas las pautas del plan», enfatizó De Andreis.
«Hace varios meses que estamos atravesando una saludable tranquilidad en el mercado cambiario», insistió y analizó: «La parte más compleja de la crisis -que nos impactó de lleno el año pasado en los meses de abril y mayo- empezó a revertirse lentamente, si bien hay sectores y argentinos que siguen sufriendo esas consecuencias».
Asimismo, el funcionario señaló que «la baja de la inflación obviamente está vinculada a la tranquilidad cambiaria; ayuda muchísimo».

«Vemos que hay un pequeño y va a haber un pequeño movimiento diario del dólar en el orden de que empiece con cero, como la de ayer (por el lunes)», sostuvo en otro orden respecto del movimiento que ya se viene registrando desde el viernes pasado en la cotización de la moneda estadounidense. No obstante, De Andreis destacó que «no se ve que eso esté vinculado a ninguna declaración de nadie hoy».
«Por supuesto -agregó- que la incertidumbre electoral impacta sobre las decisiones económicas pero no vemos que algo puntual haya generado ningún cimbronazo», afirmó el funcionario, en una rueda de prensa con la ministra de Salud y Desarrollo Social, Carolina Stanley.
Por su parte, luego de estas declaraciones y en horas de la tarde, Alberto Fernández señaló en la red social Twitter que veía con preocupación que Guido Sandleris, el titular del Banco Central de la República Argentina (BCRA) “sigue subiendo la tasa de interés de las Leliq y ya supera el 60%. Eso aumenta las inconsistencias de la política monetaria y el volumen de Leliq. Por eso el dólar ya se vende arriba de $45”. A lo cual agregó que el funcionario nacional que implementó el actual esquema de política monetaria contractiva en octubre del año pasado “debería leer la Carta Orgánica del BCRA. Sus objetivos son ‘promover, en la medida de sus facultades y en el marco de las políticas establecidas por el Gobierno nacional, la estabilidad monetaria, la estabilidad financiera, el empleo y el desarrollo económico con equidad social’”.

Asimismo, expresó de manera enfática: “Ahora sabemos a qué se refería Guido Sandleris cuando hablaba de independencia del BCRA: quieren diseñar políticas independientes de las necesidades de millones de argentinos, de nuestras pymes, de nuestras grandes empresas, de la Argentina productiva” y aseguró que los integrantes del Gobierno nacional “mienten cuando dicen que las altas tasas de interés no tienen impacto presupuestario. Los títulos de deuda del Gobierno argentino (Lecap, Letes, etcétera) pagan altísimas tasas de interés por esta política económica”.
En contraposición a estas críticas, Fernández aseguró que la plataforma económica que impulsa el Frente de Todos “tendrá tasas de interés positivas para los ahorristas, muy lejos de estos niveles delirantes e insostenibles. Bajar las tasas también va a permitir que se recupere el crédito y se puedan reorientar recursos desde lo financiero a lo productivo”, y agregó que “bajar las tasas de interés que paga el Tesoro por sus títulos de deuda va a disminuir el costo financiero de los mismos, va a bajar el gasto en intereses y nos va a permitir aumentar el gasto en otras partidas sin modificar el déficit fiscal total”.

Martes
Mientras se sucedían ayer estas discusiones, el dólar subió ayer casi 13 centavos y volvió a superar la barrera de los $45 promedio para la venta al público, debido a la demanda de cobertura y por efecto fin de mes, según señalaron operadores de mercado. Así, la divisa estadounidense alcanzó los niveles en los que se ubicaba a mediados de junio pasado.
En el segmento minorista la divisa llegó a máximos de $45,40 en el Banco Galicia y mínimos de $44,40 en el caso del Hipotecario. Mientras, en el Banco Nación cerró en $44,85.
En tanto, en el segmento mayorista, la moneda extranjera finalizó a $43,93 para la venta, diez centavos arriba del final del lunes.
En este contexto, el volumen operado en el segmento de contado US$1.118 millones con US$30 millones negociados en el segmento de futuros del Mercado Abierto Electrónico (MAE).
Por su parte, la tasa de Leliq alcanzó ayer 60,27%, un rango que había abandonado a comienzo de julio cuando se inició una baja que llegó casi a 58% a mitad de este mes.

Artículos destacados