Devaluación: confirman que fue mal negocio para 82% de las metalúrgicas

PANORAMA. Referentes de la industria metalúrgia y la automotriz plantearon un complejo escenario.

Señalados entre los sectores que solicitan permanentemente la suba del tipo de cambio, el último Observatorio de la Actividad que difundió la Cámara de Industriales Metalúrgicos y de Componentes de Córdoba (Cimcc) indicó que sólo 9% de los empresarios cordobeses se benefició con mayores márgenes comerciales.

La devaluación que implementó el Gobierno en el mes de enero no sólo no resolvió el problema de atraso cambiario que señalan como problemático diversos sectores de la actividad económica, sino que -concretamente- perjudicó a empresas metalúrgicas. Sus costos aumentaron rápidamente por el mayor tipo de cambio pero sus precios de venta no pudieron ser renegociados -al menos en la misma proporción- con sus clientes.

De acuerdo con los resultados que mostró el Observatorio de la Actividad Metalúrgica que realiza cada cuatro meses la consultora Economic Trends a solicitud de la Cámara de Industriales Metalúrgicos y de Componentes de Córdoba (Cimcc), 82% de los empresarios del sector que fueron consultados manifestó que su empresa se perjudicó con los aumentos de costos y sólo nueve por ciento informó un beneficio a raíz de mayores márgenes comerciales.

Gastón Utrera, director de la consultora, explicó que el atraso cambiario es uno de los grandes problemas que viene impactando sobre el sector. “A fines de abril, el promedio del tipo de cambio que los metalúrgicos cordobeses consideraban competitivo fue de 10,68 pesos, 33,5% por encima del cambio oficial al momento de la medición (ocho pesos), una brecha menor que el 37,5% registrado durante el tercer cuatrimestre de 2013 y el 43,3% registrado durante los dos primeros cuatrimestres de ese año”, indicó.

“El atraso cambiario no se soluciona con una devaluación. Se necesita una batería de medidas”, indicó el economista, enfatizando la cuestión inflacionaria y la de la presión impositiva entre de los de mayor incidencia.

“La presión impositiva que se ejerce sobre las empresas es un acto de delincuencia por parte del Gobierno nacional”, remató Emilio Etchegorry, presidente de la Cimcc, al ser consultado por Comercio y Justicia.

“La necesidad de una reforma tributaria en los tres estamentos de gobierno es muy grande”, agregó Francisco Vaccaro, del Foro Productivo de la Zona Norte, invitado a participar de la exposición del observatorio.

“Otro impacto negativo de la devaluación de enero se produjo sobre la cadena de pagos, ya que frente al temor de terminar cobrando precios por debajo del costo de reposición, los proveedores de insumos industriales comenzaron a exigir pago contado contra entrega de mercadería”, dijo Utrera. “Efectivamente, 83% de los metalúrgicos consultados manifestó que sus proveedores le acortaron los plazos de pago, frente a 15% que manifestó no haber enfrentado acortamientos de los plazos”, agregó.

En ese sentido, entre quienes indicaron que padecen un acortamiento de plazos de pago a proveedores, 60,2% manifestó haber logrado acomodar plazos de cobro de clientes, pero 32,5% manifestó que se vio obligado a salir a buscar fondos al mercado, justo cuando las tasas de interés subieron como consecuencia de la política monetaria impulsada por el Banco Central.

De la actividad y el empleo
El trabajo detalló además que, durante el primer cuatrimestre del año, 55% de las empresas metalúrgicas cordobesas tuvo un nivel de producción inferior al registrado un año atrás. “Se trata del mayor porcentaje de empresas con menor producción desde el segundo cuatrimestre de 2012”, remarcó Utrera.

Producto de ello, 37% de las firmas empleaba a una menor cantidad de trabajadores que un año atrás, porcentaje que también es el mayor desde el segundo cuatrimestre de 2012.

A su vez, entre enero y abril pasado, 75% de los empresarios consultados indicó haber tenido una menor rentabilidad que un año atrás. Esta cifra, sin embargo, es similar a las que se vienen registrando desde principios de 2012.

Expectativas
El Índice de Confianza Empresaria en el sector se mantuvo en un nivel similar al registrado a fines de 2013. Sin embargo, pese a ello empeoraron las expectativas sobre evolución de la economía. Por ejemplo, 77% de los entrevistados considera que la economía crecerá menos este año que en 2013. También aumentó el porcentaje que considera que la inflación será mayor, y el de los que considera probable una recesión. Ese porcentaje alcanzó 65% en abril de 2014, y había sido de 46,7% en diciembre de 2013 y de 46% en agosto de ese año.

Artículos destacados