Desempleados: advierten que sólo 10% tuvo un trabajo “en blanco”

“El alto crecimiento económico es condición necesaria, pero no suficiente para disminuir el desempleo”, indicó ayer el Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa) al advertir que sólo uno de cada 10 de los desocupados tienen como antecedente haber ocupado un empleo formal en los últimos meses.

En ese marco, el centro de estudios reclamó políticas “acompañantes” para mejorar la “empleabilidad de la población” ya que, según los datos proporcionados por la Encuesta Permanente de Hogares que mide el Indec, 90% de los desempleados presenta “síntomas de severos problemas de empleabilidad”.

Según el organismo oficial, para el tercer trimestre de 2009, del millón de argentinos desempleados (nueve por ciento de la población económicamente activa), 264 mil son desempleados crónicos, o sea, hace más de un año que declaran estar buscando un empleo y no lo encuentran; 113 mil nunca trabajaron o trabajaron por última vez hace más de tres años, y 513 mil fueron, en su último empleo, trabajadores informales ya sea como no asalariados o asalariados «en negro».

Éstos son los datos que llevan a concluir a Idesa que el crecimiento económico del país no es condición suficiente para la generación de empleo digno.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

Para ello, hacen falta políticas que contrarresten la baja calidad de la inversión en capital humano, tanto en la “educación básica como en la capacitación para el trabajo”.

“Particularmente importante es la falta de vinculación de la educación media con el mundo laboral. En este sentido, por ejemplo, haber prácticamente eliminado el régimen de pasantías es una clara manifestación de que no se entiende la importancia de la vinculación entre la educación y el trabajo para una formación integral de los jóvenes”, indicó el informe.

Un segundo tema puesto de manifiesto por el centro de estudios son “las trabas” que enfrentan las empresas –sobre toda las más pequeñas– para contratar “en blanco” un trabajador.

“Las regulaciones vigentes se centran en proteger a los trabajadores ocupados, sin considerar la desprotección que ellas generan sobre los    desempleados”, puntualizó y detalló: “Ejemplos concretos son los excesivos requerimientos formales, los costos del despido muy altos e inciertos, la alta probabilidad de enfrentar juicios laborales y los muy elevados niveles de cargas sociales”.

Finalmente, un tercer tipo de intervención de importancia estratégica son los servicios de empleo.

En este sentido, Idesa indicó que no se trata sólo de crear la tradicional “bolsa de trabajo” sino de generar un esquema “más completo y sofisticado” que brinde al buscador de empleo “información, apoyo psicosocial y preparación para que cuente con estrategias eficaces de búsqueda de empleo”.

Al respecto, Idesa destacó que “los países que mejores resultados alcanzan” en materia de generación de empleos “en blanco” son los que “enfatizan los mecanismos para proteger a los trabajadores durante el desempleo y brindan condiciones para que las empresas generen masivamente empleos de calidad”.

“En la Argentina, en cambio, se sigue la estrategia contraria”, aseguró en centro de estudios. “Por eso, más allá de la evolución económica existe una enorme proporción de la fuerza de trabajo que permanece a perpetuidad en la exclusión laboral”.

Repunte
Los salarios crecieron 2% en promedio durante marzo

Los salarios tuvieron una mejora promedio de 2% en marzo respecto de febrero pasado, y en el primer trimestre del año se expandieron 4,7%, según informó ayer el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec). De esta manera, el indicador mostró el repunte más pronunciado desde que en julio del año pasado registró un alza mensual de 2,21%.
La actualización salarial oficial superó los índices de inflación que también mide el Indec de 1,1% para marzo y 3,5% para el trimestre.

En los últimos doce meses, es decir desde marzo del año pasado, el nivel promedio de las remuneraciones, mejoró 18,8%.

La mejora en el nivel de los salarios en el sector privado registrado alcanzó 2,25% en marzo respecto del mes anterior, 5,3% en el primer trimestre del año y 21,2% en los últimos doce meses.

En el sector de trabajadores en negro, el aumento fue de 0,38%, comparando marzo con febrero pasado, mientras que la suba en el primer trimestre llegó a 4,45% y a 17% en los últimos doce meses.

En el sector público, en tanto, las remuneraciones registraron un alza de 2,79%, efectuando la misma comparación, mientras que en el primer trimestre mejoraron 3,3% y 14,4%, en el último año.

Las cifras que difundió el organismo miden la evolución de los salarios pagados en la economía, sin tener en cuenta la cantidad de horas trabajadas, ausentismo y otros premios adicionales por productividad.

El nivel de remuneraciones no refleja aún los aumentos de las negociaciones paritarias de este año, que en su mayoría comenzaron a regir en abril o mayo.

Artículos destacados