Desarrollistas cordobeses proyectan planes de cuotas para la clase media

En la Cámara de la Construcción local plantean la necesidad de un subsidio estatal para costear el plan. El asalariado promedio se encuentra todavía lejos de la casa propia.

Impulsada por el crecimiento de otros sectores de la economía, como la industria, el campo y el sector público, la actividad de la construcción creció en promedio más de 9% este año, según los datos brindados hasta la fecha por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

El sector de la construcción en Córdoba se ha visto principalmente motorizado este año por los excedentes provenientes de la industria, el agro y la obra pública.

En ese marco, mientras los industriales han elegido la inversión inmobiliaria como una de las vías para resguardar sus recursos de los efectos de la inflación, la clase media apostó más bien a la compra de bienes durables como automóviles, electrodomésticos y ladrillos para la construcción.

Esto porque el peso que representa la cuota de un crédito hipotecario con relación al ingreso de un trabajador significa una verdadera traba a la hora de pensar en adquirir la casa propia.

De hecho, esto implica que un trabajador cordobés del sector privado quien recibe un salario en blanco, debe destinar hoy un alto porcentaje de su sueldo al pago de una cuota crediticia si quiere adquirir una vivienda. Un matrimonio,por ejemplo, debería contar con unos 5 mil pesos de ingreso para soportar el peso de un hipotecario y el salario promedio de un trabajador del sector privado se ubica hoy en los 3 mil pesos.

Por ejemplo, mediante el préstamo “Tu Casa” que ofrece Bancor con una tasa de 7,02 % (con un CFT de 9,19 por ciento), la cuota de un crédito a 30 años de unos 187 mil pesos se ubica en 1.475 pesos mensuales.

Si bien existe una demanda en potencia, lo que falla es el financiamiento que no se acomoda a las posibilidades reales de los asalariados.

Financiamiento indexado
En respuesta a esta situación y con el objetivo de facilitar el acceso de la clase media a la compra de inmuebles, los empresarios de la construcción proyectan para el año próximo poder implementar planes de financiamiento, con una tasa variable en relación a la movilidad de los salarios.

Así lo explicó ayer a Comercio y Justicia el contador de la Cámara de la Construcción de Córdoba, Santiago Montoya, quien apuntó que se tomará como modelo “el esquema chileno” que recurre a los subsidios habitacionales del Estado.

En esa línea, Montoya señaló que el sistema local que se presentó como proyecto durante la última Convención de la Construcción funcionará como unidad de financiamiento, mediante un subsidio estatal que rondaría 20% del valor de la vivienda. “En caso de vender la propiedad el titular deberá cancelar el subsidio, por supuesto”, detalló el contador.

Por su parte, el presidente de Edisur, Horacio Parga, dijo que “son varias las empresas que están actuando para conformar un consorcio de costos” y poder así ofrecer planes largos para la adquisición de inmuebles.

A diferencia de la idea planteada por la Cámara, Parga señaló que las cuotas se acomodarán “a la variación de los costos de la construcción”.

Por su parte, Montoya remarcó que si bien “nadie quiere que le aumenten la cuota”, de acuerdo con el ritmo de la inflación “no hay sistema de financiamiento que aguante”. En esa línea, el contador de la Cámara que nuclea a los empresarios de la construcción indicó que en Córdoba concretamente “nadie se anima” todavía a ofrecer este tipo de planes sin indexación.

Desde el ámbito de las inmobiliarias, Claudia Barrientos, socia gerente de Hansen Barrientos, afirmó que es necesario apuntar a un sistema “que incluya al desarrollista y al Gobierno”, ya que hay que tener “espalda financiera” para soportarlo.

Sebastián Rivero, gerente comercial de Edisur, aseguró que “más que una preocupación”, resolver el escenario de esta demanda insatisfecha es hoy una “obsesión” para los empresarios del sector, con vistas a 2011.

Artículos destacados