Denuncian que autoridades consienten la venta ilegal

La Cámara de Comercio de Córdoba (CCC) denunció ayer que las autoridades, tanto municipales como provinciales, “consienten abiertamente” la venta ilegal en el centro de la ciudad.

“La comercialización ambulante en las calles crece sin pausa y acumula en el microcentro 67 puestos fijos ‘tolerados’ y más de 100 esporádicos o por horas”, lo que atenta directamente contra la actividad del sector, indicó la cámara mediante un comunicado.

Frente a esta situación, la comisión directiva de la CCC resolvió retirarse del ámbito que la misma entidad había promovido a fin de monitorear el problema y buscar soluciones consensuadas. Y de la que participaban distintos organismos municipales, las policías de la Provincia y Federal, la Aduana, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), entre otros.

“Nunca se pudieron concretar operativos eficientes para enfrentar el problema”, aseguraron.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

Cosa del pasado
A fines de septiembre, esta comisión multisectorial había lanzado el operativo denominado “pinza”, con el cual pretendían rastrillar el microcentro de la ciudad y avanzar sobre la venta ilegal, la ambulante, el contrabando y la falsificación de marca.

Sin embargo, y de acuerdo con el comunicado emitido por la CCC, no fueron “eficientes” y no terminaron con el problema. “No hay soluciones”, indicó a Comercio y Justicia Mario Campise, titular de la cámara sectorial.

“Seguiremos haciendo reclamos”, dijo al ser consultado respecto de cómo continuará la situación con vistas a su retiro del cuerpo que pretendía erradicar la venta ilegal. “Nosotros exigimos a la Comuna y a la Provincia que cumplan con lo que deben cumplir, porque no puede haber un puesto de venta ilegal en la puerta de los negocios que pagamos los impuestos”.

Al mismo tiempo, otro referente del sector aseguró que ninguna de las dos gestiones (la de Daniel Giacomino ni la de Juan Schiaretti) “están dispuestas a pagar el costo político que significaría impedir la venta a los ambulantes”.

A su vez, Campise explicó que los “carros azules” que funcionan como puestos fijos en la peatonal, fueron autorizados en anteriores administraciones comunales para que los explotaran personas no videntes. Sin embargo, “ahora no hay ninguno a cargo de esas personas, amén de que las autorizaciones caducaron hace mucho tiempo”.

Costos

A partir de un estudio realizado por el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), liderado por el economista Nadim Argañaraz, se comprobó que con la venta ilegal sólo del centro de la ciudad, la Provincia y la Comuna se pierden de recaudar $1.060 millones de pedos anuales en concepto de impuestos. Asimismo, el comercio se pierde de vender $ 2.200 millones anuales, que se vuelcan en el comercio ilegal.

“Con un excepcional movimiento de personas y creciente actividad comercial, en diciembre el centro desnuda una vez más la falta de previsión y escasa operatividad de la Municipalidad, de quien depende esencialmente el control de la vía pública”, dijo la CCC.

“Ya no hay límites para la variedad de productos que se comercializan, violando todas las normas impositivas, bromatológicas, de propiedad intelectual, aduaneras, de marcas y de actuación profesional vigentes”, puntualizó.

“El centro es un escenario donde se manifiesta la contradicción entre una permisiva hacia lo informal abiertamente consentida y aparatosos operativos d

Artículos destacados