Transporte: ya sin paros, Mestre espera a Ciudad de Córdoba y prepara plan B

MESTRE. El fondo previsto por el intendente para fomentar las inversiones es de 15 millones de pesos

La compañía tiene hasta hoy para presentar un plan de capitalización. De no ocurrir, la comuna podrá incautar las unidades y tomar a su cargo el servicio de manera temporaria y hasta tanto se resuelva un esquema definitivo. El intendente aseguró que la auditoría a la firma arrojó un quebranto de 75 millones, monto que debería obtener para equilibrar sus cuentas. El jefe comunal estuvo con De la Sota.

La Municipalidad de Córdoba emplazó a la empresa Ciudad de Córdoba hasta hoy para que presente un plan de capitalización, caso contrario podría retirarle la autorización precaria para prestar servicios en el transporte urbano y tomar a su cargo los corredores de manera temporaria y hasta tanto resuelva un esquema definitivo.

El dato que había sido anticipado ayer por Comercio y Justicia, fue confirmado por el intendente Ramón Javier Mestre aunque en este caso con fecha límite: hoy. En caso de no presentar la compañía un esquema de capitalización, el municipio podría caducar la licencia precaria.

“Vamos a esperar hasta mañana (por hoy). De todas formas, el municipio tiene los resortes correspondientes para garantizar la prestación del servicio en caso de que una empresa quede marginada”, reveló anoche a este medio el secretario de Transporte municipal, César Ferreyra.

De hecho, el artículo 41 de los pliegos de licitación señala que, “cuando mediaren circunstancias que determinaren la interrupción de los servicios, cualquiera sea la causa que las motive y sin perjuicio de la aplicación de las otras disposiciones que regulen el caso, la Municipalidad podrá asumir directamente o por terceros, la prestación de los servicios a fin de asegurar su continuidad.

En tal supuesto, podrá incautar temporariamente los vehículos, infraestructura, equipos y demás medios afectados a la prestación de los servicios en forma directa y sin necesidad de orden judicial”. De todas formas, Ferreyra evitó avanzar con mayores detalles y pidió aguardar hasta que se venzan los plazos anunciados por Mestre.

Intención de presentarse
En tanto, trascendió que Ciudad de Córdoba presentaría algún plan en la jornada de hoy. Con todo, no se conoce el tenor de esa documentación.

La situación de la empresa es complicada. Ayer, Mestre reveló que los resultados de la auditoría realizada por el municipio arrojaron cifras negativas. La compañía debería obtener fondos por unos $75 millones para poder asegurar su continuidad sin sobresaltos.

Desde la empresa se insiste en que la Municipalidad favoreció a Ersa y Autobuses con subsidios por $48 millones cuando se hicieron cargo de manera temporal de los corredores de la Tamse, y por eso pretenden un tratamiento similar. Piden también un plan de pagos para restituir los adelantos de fondos que les hiciera el municipio.

El reclamo de Ciudad de Córdoba de firmar un contrato de concesión definitivo con la comuna, al igual que el resto de las prestatarias, y particularmente la presión de los choferes de esa empresa para lograr ese objetivo, fue el hecho desencadenante de un paro que primero afectó a esa firma y luego se extendió al resto, por orden de UTA.

La medida fue declarada ilegal por el Ministerio de Trabajo de la Provincia a primera hora de ayer.

En tanto, pasado el mediodía y en rueda de prensa, Mestre intimó a las empresas a volver a prestar servicios bajo pena de quitarles la concesión. A su vez, las prestatarias quedaban habilitadas para eventualmente despedir con causa a los empleados. Paralelamente, emplazó a Ciudad de Córdoba a presentar un plan de capitalización en 24 horas.

La presión surtió efecto: minutos más tarde, los choferes de Ersa, Autobuses y Coniferal levantaron la medida; aunque fue con algunos percances por hechos de violencia contra los choferes, tema abordado anoche por Mestre en un encuentro con el gobernador José Manuel de la Sota. Pasadas las 20, también resolvieron retomar servicios desde las medianoche los empleados de Ciudad de Córdoba.

Paralelamente, trascendió que, tras declarar la ilegalidad, la cartera laboral giró las actuaciones a la Fiscalía para que resuelva eventuales imputaciones por desobediencia, tipificación que podría recaer sobre la cúpula de UTA.

Por lo demás, resta develar qué ocurrirá si eventualmente Ciudad de Córdoba dejara de prestar servicios. El municipio se haría cargo de manera coyuntural aunque no hay precisiones sobre el mediano plazo.

Si bien los pliegos así lo indican, no es seguro que los corredores queden para Ersa, segunda empresa en puntaje para ese grupo de servicios. La alternativa que más chances tienes es que se llame a una nueva licitación.

Artículos destacados