Cuota Hilton: la falta de reglamentación para asignar los cupos genera conflictos

Representantes de diversas entidades que nuclean a productores y exportadores de carnes refrigeradas de alta calidad (Cuota Hilton), alertaron sobre las complicaciones que genera la demora de la reglamentación para la asignación de los cupos de la presente campaña 2009-2010.
Es que la presidenta Cristina Fernández anunció el pasado 16 de julio un nuevo esquema de distribución para los despachos de las 28.000 toneladas que se exportan a la Unión Europea, y explicó que la asignación de los cupos a los frigoríficos o grupos de productores será “oportunamente distribuido mediante concurso público”.
El problema radica en que la actual campaña de envio de cortes Hilton comenzó el pasado 1º de julio, fecha desde la que, a raíz de la falta de reglamentación para la participación en la licitación, no se ha realizado ningún embarque libre de aranceles.

Nuevos requisitos

Según el decreto publicado en el Boletín Oficial tras el anuncio de la Presidenta, los criterios de evaluación ponderarán “la participación efectiva en el abastecimiento al mercado interno; los aportes y contribuciones al sistema de seguridad social, dentro del ciclo de exportación anterior; el precio promedio de exportación que surja de los antecedentes; los antecedentes de exportación; y el grado de cumplimiento de la cuota asignada”.

Competitividad

A más de 50 días del inicio de la actual campaña y cinco semanas del anuncio oficial, aún no hay reglamentación, ni adjudicación de cupos “a cuenta” del tonelaje final, que permita a las empresas o grupos de productores tener previsibilidad.
“La demora genera incertidumbre”, explicó a Comercio y Justicia el presidente de la Asociación de Frigoríficos e Industriales de la Carne de Córdoba (AFIC), Jorge Marcotegui. “Nada es más inconveniente que no estén establecida claramente las reglas de antemano”, concluyó.
Néstor Roulet, vicepresidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), fue más gráfico y explicó a este medio que la falta de reglamentación resulta en una baja de los precios de los novillos. “Ante la falta de competencia por estar cerradas las exportaciones de cortes de alta calidad, cae el precio de los novillos”, aseguró y agregó: “Lo que se pierde es competitividad”.

Sin embargo, según el sitio oficial del Mercado de Hacienda de Liniers, desde el 1º de julio pasado, inicio de la nueva campaña, el precio promedio del kilo de novillo osciló entre los $3,08 (15 de julio) y los $3,48 (11 de agosto).
Por su parte, Daniel Urcía, titular de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas, explicó que “la falta de reglamentación le resta competitividad a las empresas. Quita posibilidades de cerrar y concretar negocios”.
En la práctica, indicó, “implica que va a pasar julio y agosto sin haber podido exportar cortes Hilton”.
Pese al retraso, que parece no se prolongaría más allá de los primeros días de septiembre según pudo saber este medio, Urcía aseguró que el cumplimiento de las 28 ó 29 mil toneladas no corren riesgo. “Se puede hacer tranquilamente”, aseguró.

Desconfianza

El concurso público dado a conocer por la Presidenta genera en los dirigentes del

Artículos destacados